Editorial
¿Qué quiere Milei?
Por Javier Correa
Existe una notable contradicción entre los objetivos que plantea el Gobierno y las herramientas que utiliza. El aceleracionismo que pregona, tambien apura las reacciones de la realidad y de los demás actores de poder. La inmunidad social se pone a prueba.

Aunque el círculo rojo se esfuerce en interpretar o sobre-interpretar no le encuentra el agujero al mate. No sabe exactamente qué quiere el Presidente. Sabe lo que dice y sabe lo que hace, pero no hay match.

Es un problema actitudinal, porque Milei cede, pero no afloja. Sacó el capítulo fiscal de la Ley Ómnibus, entre otros, y aceptó innumerables modificaciones. Mientras perdía 1,5 % del PBI de ajuste en esa cesión, aumentó el 100 % de la Tarjeta Alimentar. Inmediatamente acude a una entrevista con Patricia Janiot y dice "no estoy dispuesto a negociar nada". La periodista le hace saber que ya negoció. Milei responde que solo aceptaron mejoras. Hay algo que el Presidente no negocia ni con la realidad: el valor simbólico de estar siempre contra los demás. La imagen es más que nunca un tema de Estado.

Esta claro que la triada diagnóstico-herramientas y objetivo no está en armonía. Quizás percibimos un autoboicot permanente porque no vemos nitidez en los objetivos del Gobierno. Se puede ver el diagnóstico y las herramientas, pero no el fin. Repasemos: el diagnóstico que tiene Milei sobre la realidad argentina es ampliamente compartido. Intereses particulares por sobre los generales, actores de poder enquistados con enorme capacidad de lobby, fracaso económico y político de más de una década, despilfarro e ineficiencia del Estado y una decadencia a baño María que justamente llegó a tal hartazgo que puso por primera vez en nuestra historia a un outsider en la Casa Rosada.

Por otra parte, las herramientas. Podemos aburrir con datos conocidos: un tercio del electorado, escasa representación parlamentaria, ningún gobernador ni partido político tradicional que amplie el sustento gubernamental. También funcionarios inexpertos en el complicado arte de manejar la cosa pública pincelan un paisaje bastante descriptivo. ¿Milei quiere con ese diagnóstico y esas herramientas cambiar el mundo? Ese es el objetivo que no cuadra.

Una hipótesis es que quiera tener razón. ¿Solo eso? No son pocos los que se preguntan si el Gobierno realmente quiere sacar su ley y el DNU. Cuando vemos las provocaciones, no solo innecesarias, sino contraproducentes, incluso contra aquellos que quieren ayudar, las dudas crecen. Si la única intención es exponer a la política como corporación, sí podría ser un camino adecuado. La verdad es un bien en desuso. Un fracaso parlamentario bien podría venderse como "los palos en la rueda de la casta política".

Una mirada más benevolente y desesperada por comprender diría que el Gobierno padece de una especie de hiperfocus. La hiperconcentración es exacerbar el foco en un objetivo de manera tan intensa que solo es posible si logramos abstraernos del entorno. ¿Cuál es el foco? ¿Bajar el déficit o tener razón?

Si el foco está puesto en el déficit fiscal el problema tiene varios abordajes. ¿Qué sigue después? ¿Bajar la inflación? En este caso, ¿cuál es el punto de equilibrio? Porque sabemos que la inflación en el cementerio es tendiente a cero. Si la inflación baja pero la actividad económica se derrumba, ¿se cumple el objetivo? Si fijamos la atención en único punto, quizás tengamos problemas en el camino, y también en la llegada.

Si efectivamente el objetivo es aprobar la ley para bajar el déficit y luego bajar la inflación, hay más malas noticias. La anatomía digital de Milei tampoco colabora con las herramientas que necesita. Si solo quiere tener razón, si. Al analizar sus posteos en Instagram de diciembre y enero, vemos que el 48 % son un autoelogio, el 8 % son memes agresivos y el 14 % son de perros y leones. Muchos de sus funcionarios lo imitan, en vez de complementarlo. Alguien podría decirles que este Gobierno podrá funcionar bien a pesar de Milei, no gracias a él. Esto requiere de otro tipo de ayuda.

El otro problema sobre el objetivo del déficit fiscal y la baja de la inflación, es la realidad: como dijimos, la caída del paquete fiscal le impide al gobierno reducir el gasto en 1,5 % del PBI. El déficit no se negocia, lo cual genera cierto consenso, ahora la pregunta es, si con viento a favor en el parlamento hubo que retroceder ¿contra quién va ahora para mantener sus metas? Otra pregunta pertinente, ¿ahora va a ser más fácil o más difícil?

Con este modelo de conducción, este sistema de toma de decisiones, esta autopercepción de inmunidad social y este autorreconocimiento de superioridad, no solo moral, sino intelectual, áspera será la pelea contra el mundo. Aunque Milei tenga razón, quizás ese sea su consuelo, o su único objetivo.

No hay manera (así)

Como en un simulador de vuelo que recrea condiciones extremas para entrenar a los pilotos, Milei ingresa variables a la realidad argentina que hacen mucho más complicada su conducción. En la jerga es pegarse un tiro en el pie. Si bien Mauricio Macri y Alberto Fernández hicieron de la autoflagelación un modo de gobierno, en esta nueva aventura se está destrabando el nivel Dios. O fuerzas del Cielo.

El Presidente cree que juega solo, pero no es así. El aceleracionismo que plantea también acelera variables que no controla: van mucho más rápido los precios, la recesión se profundizó antes de lo previsto, su imagen cae y la casta política se le planta. Es lógico. Parte del sistema político quiere ir en auxilio del ganador, pero hasta los colaboracionistas son repelidos con profunda agresividad. Es el caso de Rodrigo De Loredo que soporta estoicamente los agravios y que se ejemplifica en un meme viral. "Agarrame que le voto todo" dice la ocurrencia.

La urgencia del Gobierno también aceleró la protesta en la calle. Que la CGT sea vocera del descontento es una buena noticia para el oficialismo. Pero también era una buena noticia para el Macrismo cuando Cristina hacía sus apariciones públicas allá por 2016. Insuflar coraje en el enemigo es una pésima idea. La justicia también se vio obligada a apurar algunas resoluciones que no ayudan a los intereses libertarios. Los medios y periodistas también son recurrentes actores que Milei reprende.

Con respecto a los gobernadores, a quienes amenaza en On y en Off, Milei propone una relación tercerizada. El nexo sería (depende cuando leas esta columna) con su Ministro del Interior, al que contradice por redes y luego respalda en reuniones de gabinete. Es probable que Francos necesite respaldo real, no comunicacional. Los jefes provinciales no hablan con el Presidente, es mucha casta, aunque en todos los casos (excepto Mendoza y Santa Cruz) ellos tengan más votos en sus respectivas provincias. En el plano internacional el plan parece el mismo. Contra todos en Davos y jugando al filo con China. También saludó al Presidente de Colombia a quien acusó de asesino. No es tan grave. Bullrich hoy es su Ministra.

¿Qué quiere Milei?

En menos de dos meses gastó capital político, no tiene aprobada su ley y la que salga será una sombra de la original. El DNU aún puede ser rechazado. La justicia ya tiene fallos en contra de capítulos enteros. La relación con el sistema político, al que necesita para gobernar, es pésima, pero desmejorando. La sociedad entrará en modo ON en marzo, o antes, pero ya mira de reojo. Sus votantes se amparan en los nuevos "ah pero...". Hay plafón ahí porque la frase se va llenando con Cristina, Alberto, Massa, Máximo... y sigue. Lo importante, la micro, no la macro: un jubilado que tenga prepaga, ya no podrá pagarla si liberan sus precios. Para muestra, un botón.

La hiperactividad de Milei también se traslada a las redes. Desde la cuenta del Presidente se puede apreciar su pulsión por estar online. En 24 hs puede acumular 4 reacciones por hora contando reposteos y "me gusta". Es mucho si consideramos que en algún momento duerme. El problema es que su propensión a la agresión tambien sigue en esta dimensión: RT a un posteo que trata de cabeceador de fetos a Lousteau. Otro RT al posteo que acusa de extorsionadores al bloque dialoguista. "Me gusta" en un posteo que trata de kichneristas a Pichetto, Monzó y Massot. También pelea con Lali Espósito y con Adrián Suar. Es todo al mismo tiempo.

¿Qué quiere Milei?

Su entorno se mileiza. Su Ministro de Economía, que no goza del respeto político de la casta, discute por redes con Pichetto en medio de los avances en la negociación por la Ley Ómnibus. A las pocas horas el Ministro debe bajar el paquete fiscal que él mismo había agregado a la biblia de Sturzenegger. Caputo podrá ser el Messi de las finanzas, pero es el Eber Ludueña de la política.

En un sistema de contrapesos, creado para limitar abusos de poder y estimular la negociación ¿cómo subsiste un presidente que con solo 30 % de apoyo electoral genuino quiere cambiar las reglas denostando, incluso, a aquellos que quieren ayudarlo? Mafalda, en uno de sus tantos clásicos, decía "sonamos muchachos! Resulta que si uno no se apura a cambiar el mundo, después es el mundo el que lo cambia a uno!".

El Presidente se está apurando a cambiar un mundo que no entiende ni quiere. Es posible que si no genera las condiciones para hacerlo, ese mundo le muestre a él sus propias limitaciones. Porque así como estamos, no hay manera. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
  • 1
    gabrielaa
    10/02/24
    17:32
    Muy buen análisis. Sin embargo, son demasiadas palabras que se pueden resumir en: Milei es un loco y un narcisista incorregible....
    Responder
Más de Javier Correa

Gobernar en carencia del prójimo

Por Javier Correa
Un Gobierno que no registra al otro. Justamente el objeto de la acción gubernamental. Los efectos directos de la ausencia de empatía en el manejo de la cosa pública. ¿Se puede gobernar un país sin mirar lo que hay adentro?

La tribunización del debate público

Por Javier Correa
Un Gobierno elegido por los enojados, coopera para enojar a los de enfrente. La conversación se baña en emocionalidad negativa y el estado del debate público se pauperiza. Un país sin lugar para los neutros.

El hipnótico gobierno tero

Por Javier Correa
En la Argentina no se habla de lo importante. El sistema mediático, las redes y la oposición bailan al ritmo de Milei. Pero ya no es campaña, ahora las cosas están pasando. La mitad del país justifica el sufrimiento del presente en los errores del pasado.

El problema con la intensidad

Por Javier Correa
Intensidad y aislamiento. No solo es la fórmula algorítmica que condiciona nuestro comportamiento en las redes sociales, sino que es el modelo de conducción política de Milei. El problema reside, como siempre, en los resultados.

La construcción simbólica y la no praxis política

Por Javier Correa
Milei prioriza su construcción simbólica por sobre la construcción política. Lo hace en un sistema político culpógeno al que el concepto "casta" lo paraliza. El riesgo del desgaste que no se advierte.

El instinto de supervivencia le ganó a la motosierra

Por Javier Correa
El punto de inflexión del gobierno está al inicio del mandato. Pragmatismo comunicacional y político para cumplir promesas de campaña. El interrogante es la paciencia popular.