Editorial
El hipnótico gobierno tero
Por Javier Correa
En la Argentina no se habla de lo importante. El sistema mediático, las redes y la oposición bailan al ritmo de Milei. Pero ya no es campaña, ahora las cosas están pasando. La mitad del país justifica el sufrimiento del presente en los errores del pasado.

Más que nunca, la batalla es por la agenda. Y solo hay un ganador. En el último año y medio fue Milei quien mejor entendió esto. El Presidente no elije lo que pensamos, pero sí sobre qué pensamos. Estamos ante un maravilloso caso de hipnosis gubernamental. Un Gobierno tero que con un mínimo esfuerzo intelectual grita por un lado para hacer las cosas por el otro.

La caída del consumo, la desregulación que impulsó la suba de precios a mayor velocidad, la licuación de las jubilaciones y la motosierra en las transferencias a gobernadores o en el presupuesto universitario son parte del paisaje argentino. Pero no son estos elementos los que nutren la mayoritaria conversación pública.

La vida argentina es eso que pasa mientras el ajuste y la recesión se va produciendo. En las investigaciones de opinión pública, especialmente en los grupos focales, la experiencia vivencial del ajuste es total. Pero lo que permea en la ciudadanía no son los deficientes resultados legislativos o la abrupta caída en la recaudación fiscal, sino lo superficial. Existe un mayor registro del conflicto que Milei mantuvo con Lali Espósito, que el mantenido con el Presidente de Colombia, o el que ya tuvo con la organización terrorista Hamas. La cultura popular evidentemente no es tan inútil.

Adorni, que tomó prestada cierta picardía de Carlos Corach, establece la agenda del día en su streaming matutino. Puede anunciar despidos masivos o jugar un rato. Se divierte porque puede. El bullyng estatal que vamos naturalizando puede incluir a China, a quien le agradeció un envío tardío de camiones para combatir el Covid. No fue Alberto Fernández quien corrigió esa información, sino la propia embajada del país asiático. Que la verdad no arruine un buen ajuste.

Nada de esto constituye un error. La provocación es un insumo gubernamental. El día de la mujer se vió y el 24 de marzo también. Él éxito no es tener razón, sino ocupar tiempo mediático y digital en una discusión que va a cumplir 50 años. En las redes fue una de las conversaciones más relevante del 2024. Según el informe de Ad hoc los términos más utilizados en la conversación fueron "memoria", "verdad", "justicia" o "nunca más". No fue "memoria completa", el concepto que intentó instalar el oficialismo. No importa. Nuevamente, no elijen qué pensamos, sino sobre qué. Es un montón.

El hipnótico gobierno tero

Así, el tero grita para distraer. Ya se sabe: grita en un lugar, pone los huevos en otro. Y distraer es más fácil que tener razón. No requiere de estética, ni de sintaxis, ni de mucha inteligencia porque no necesita de capacidad argumentativa. Bien lo sabe el ministro Caputo. Es más simple escandalizarse en televisión por el aumento de las prepagas, que explicar que su desregulación impulsó esos aumentos. El "ah pero casta" algún día será remera.

Con tanto grito del tero se pierde el criterio de noticia. La distracción, que utiliza la agresión como condimento esencial, se naturaliza y deja de ser novedad. Nido de ratas, corruptos, coimeros, parásitos o pauteros nutren la conversación política de Milei. Como no alcanza, la agresión se terceriza en otros autores. El tiempo es más eficiente si solo puede darle "me gusta" a posteos ajenos que alcanzan la fama con su beneplácito.

Esta violencia discursiva no es poética, ni siquiera ocurrente. No tiene la sofisticación de la ironía. Sin la necesidad de la argumentación, son muchos los que se pueden sumar al club de la agresión. El requisito para el ingreso es nulo. Valdés dice que se caga en Lousteau, Caputo le dice chichón del suelo a Grabois, Yacobitti propone pelear con Adorni y el vocero le propone jugar al Age of Empire. La Argentina infantiliza su debate público mientras ingresa en un terreno macroeconómico que no es joda.

Si la caída de la inflación se sigue produciendo a costa de la caída del consumo, y eso genera menor recaudación, ¿cuándo, y sobre todo cómo, se va a producir el repunte? Si el salario real se sigue depreciando, y hay consenso sobre el atraso cambiario, ¿cómo nos volvemos más competitivos sin generar más pobreza? ¿Qué país del mundo pudo retomar la senda del crecimiento desde una crisis con más mercado y menos Estado? Por último, si la inflación baja, ¿la sociedad aplaude? ¿O si la baja se produce en el desierto del desempleo vamos a las puertas de una nueva frustración?

El tero grita para distraer. Ya se sabe: grita en un lugar, pone los huevos en otro. Y distraer es más fácil que tener razón. No requiere de estética, ni de sintaxis, ni de mucha inteligencia porque no necesita de capacidad argumentativa. Bien lo sabe el ministro Caputo. Es más simple escandalizarse en televisión por el aumento de las prepagas, que explicar que su desregulación impulsó esos aumentos. El "ah pero casta" algún día será remera

Como se suele decir, este es un país que nunca te aburre, quizás ahí también está el problema. El entretenimiento es total. Así seguimos contestando los gritos del tero, sin importar en donde está poniendo los huevos.

El semáforo no tiene verde

El tablero de control de la Argentina titila por todos lados. La relación del Gobierno con el resto de la política aún no tiene goles. El vínculo con los gobernadores y con el Congreso Nacional mantiene altas dosis de agresividad y aún no tiene éxito para mostrar.

En caso de aprobarse lo que queda de la Ley Ómnibus será justamente un acuerdo. El Gobierno podrá mostrar un éxito parlamentario. Para evitar la vergüenza de haber negociado dirá que le ganó a la casta, que les torció el brazo o figuras similares. La oposición, que quiere dejar de ser el chivo expiatorio de las torpezas políticas del oficialismo, prefiere que empiece el juego. Dirá que ya no tienen excusas y que ahora es tiempo de gobernar. Pasaron 4 meses, este párrafo podría haber servido hace dos.

En el plano externo hay que prestarle atención al FMI. Si ya estamos en ese fatídico punto en el que la macro depende nuevamente de un préstamo no lo sabemos. Por lo pronto el organismo internacional le pide al Gobierno que afloje con el ajuste, no por buenos, sino por insostenible. Entre lo poco sustentable que parece la relación con el Congreso y lo volátil que puede ser el humor social el organismo internacional plantea, con su típico eufemismo, sus preocupaciones. Mientras tanto el proceso de seducción con EEUU pierde sutilezas. Lo que falta saber es qué ganamos, y sobre todo, qué perdemos.

Por su parte, el mercado sonríe. Lógico, el Estado, esa "organización criminal" está siendo eficazmente combatida. Se despide a sus miembros y se la desfinancia. La recaudación cae estrepitosamente. Al mercado no le preocupa la deuda en dólares que se acumula por importaciones, la dependencia de más financiamiento con el FMI o la tensión social. Como con Macri, si esto se descalabra, ellos ya no estarán aquí.

El Estado, esa "organización criminal" está siendo eficazmente combatida. Se despide a sus miembros y se la desfinancia. La recaudación cae estrepitosamente. Al mercado no le preocupa la deuda en dólares que se acumula por importaciones, la dependencia de más financiamiento con el FMI o la tensión social. Como con Macri, si esto se descalabra, ellos ya no estarán aquí

La microeconomía sufre los embates del ajuste. La caída del consumo ya es un dato consolidado y la caída del empleo es lo que sigue. Quien tiene plata en el colchón la va sacando, con cuidado, porque los niveles de inseguridad aumentan en los países en crisis. En este estado de las cosas, bien vale mirar la relación con los adherentes del Gobierno, su mayor fuente de poder.

La imagen del Gobierno es el indicador que no debe caer, y en efecto, no cae en concordancia con los inquietantes números de la economía. La caída de estos indicadores sin sustento político tiene efectos políticos y sociales inmediatos. Si la gente putea, la política se pondrá aún más agresiva y la viabilidad económica se tornará aún más complicada. Pero los datos están en Corea del Centro, ni tan bien, ni tan mal.

Una sistematización de la aprobación de gobierno realizada por la consultora Barda comparó el indicador a 100 días en las últimas 4 presidencias. El Gobierno de Milei registra una aprobación del 53 % a tres meses de su asunción. Alta, pero la más baja comparada con Cristina (60 %), Macri (59 %) y Alberto (67 %). La última encuesta de la Universidad de San Andrés va en el mismo sentido. Mide la satisfacción con la marcha general de las cosas a 90 días de la asunción. Ese indicador sube de 11 % a 32 %. El pico de Macri fue de 53 % y el de Alberto 57 %.

La misma encuesta registra que la aprobación sobre el Gobierno de Milei llega a 51 %, pero la aprobación con la marcha de la economía es del 38 %. Esa es la brecha que también importa. Esos indicadores se unen tarde o temprano, para arriba o para abajo.

Otro comportamiento a observar: la preocupación por la inflación cae en marzo, pero en el mismo mes aumenta la preocupación por los bajos salarios. Falta confirmar si este dato es aislado o será tendencia. Si baja la inflación, pero no aumentan los salarios y baja el empleo, es posible que la sociedad le corra el arco al Gobierno. Al final, no hay cosa que le venga bien.

En este tablero sí hay una nítida luz verde. Sigue siendo un pasado profundamente rentable para la narrativa del Gobierno y una oposición deshilachada, sin liderazgo, sin contenido, sin credibilidad ni creatividad. Hace 15 años la oposición se juntaba para dar un dato de inflación que el Gobierno negaba. Hace 10 años los periodistas se juntaban para gritar "queremos preguntar". Hoy, peronistas y radicales no se animan a votar juntos porque tienen miedo de quedar señalados, mientras el Presidente camina descalzo sobre un colchón de vidrios. Así están los dos partidos históricos de la Argentina que se acostumbraron a depender de lo que hacen los demás. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
  • 3
    aristoteles
    11/04/24
    19:25
    Este artículo es exactamente lo que vengo diciendo. Una oposición que fulminó al pais cuando fue gobierno y hoy es un rejuntado de monstruos dentro de una bolsa de gatos. La renovadción es BOUDU Y DEVIDO, JUAAAAAA
    Responder
  • 2
    aristoteles
    11/04/24
    19:23
    Es correcto lo del Tero... En un paisucho con estos socialdemocratas chotos que hundieron el pais no queda otra estrategia que la del tero
    Responder
  • 1
    el domador
    09/04/24
    19:54
    Buen análisis.
    Responder
Más de Javier Correa

La tribunización del debate público

Por Javier Correa
Un Gobierno elegido por los enojados, coopera para enojar a los de enfrente. La conversación se baña en emocionalidad negativa y el estado del debate público se pauperiza. Un país sin lugar para los neutros.

El problema con la intensidad

Por Javier Correa
Intensidad y aislamiento. No solo es la fórmula algorítmica que condiciona nuestro comportamiento en las redes sociales, sino que es el modelo de conducción política de Milei. El problema reside, como siempre, en los resultados.

¿Qué quiere Milei?

Por Javier Correa
Existe una notable contradicción entre los objetivos que plantea el Gobierno y las herramientas que utiliza. El aceleracionismo que pregona, tambien apura las reacciones de la realidad y de los demás actores de poder. La inmunidad social se pone a prueba.

La construcción simbólica y la no praxis política

Por Javier Correa
Milei prioriza su construcción simbólica por sobre la construcción política. Lo hace en un sistema político culpógeno al que el concepto "casta" lo paraliza. El riesgo del desgaste que no se advierte.

El instinto de supervivencia le ganó a la motosierra

Por Javier Correa
El punto de inflexión del gobierno está al inicio del mandato. Pragmatismo comunicacional y político para cumplir promesas de campaña. El interrogante es la paciencia popular.

Los hartos vs los asustados en la clásica grieta argentina

Por Javier Correa
La reconfiguración de Milei modificó la oferta electoral. En la grieta que nunca se fue, el miedo y el hartazgo tendrán un papel central. La suerte de Massa se enfrenta a Macri, el padre del antiperonismo que volvió a hacerse cargo de su criatura.