Brasil
Policía y crimen organizado en Brasil
Por Marco Bastos
La represión de la policía de Río de Janeiro a los hinchas argentinos en la final de la Libertadores y el partido de Argentina con Brasil expone una forma de operar que excede al deporte.

 La policía en Brasil es violenta, hace poco trabajo de inteligencia y está contaminada por el crimen organizado. Por supuesto, hay policías honestos y bien preparados, pero eso no cambia el panorama general.

En Brasil hay por lo menos 54 cuerpos de policía diferentes. Cada uno de los 26 estados (provincias en Argentina) y el Distrito Federal tiene dos cuerpos de policía: uno civil y otro militar. Los gobernadores son responsables de estos cuerpos de policía.

Digo "por lo menos" porque las grandes ciudades tienen sus propias Guardias Municipales pero que no pueden utilizar armas de fuego. Estos guardias se dedican al "mantenimiento del orden" y utilizan material no letal (spray de pimienta y teasers). Los políticos de derecha, normalmente ex policías, llevan años presionando para que las Guardias Municipales también utilice fusiles como la policía.

Lula y falta de poder real

También existe la Policía Federal de Carreteras y la Policía Federal (el "FBI" brasileño) que tiene competencias en investigaciones judiciales. Es decir, hay decenas de policías y ninguna coordinación entre ellas. ¿Hay alguna posibilidad de que funcione?

Volviendo a los estados, la policía civil debería investigar los delitos, pero de cada 100 asesinatos en Brasil, 67 nunca se solucionan. Si eres negro, pobre o de las favelas, diría que la probabilidad es casi nula. Rio de Janeiro es el estado que menos soluciona asesinatos.

La policía militar es responsable de la vigilancia y la represión. Consiguen reprimir bastante bien, especialmente si eres negro, pobre, vives en una favela o eres argentino en el Maracaná. Se da aquí una paradoja. Se suele asociar a la policía con el racismo estructural, pero la mayoría de los soldados de la policía militar son negros y morenos.

Aunque existe, en teoría, una diferencia de alcance entre la policía civil (investigación) y la policía militar (represión), la policía civil también cuenta con batallones armados con fusiles, carros blindados y fusiles utilizados en guerras. Como ya he dicho, no existe coordinación entre las policías. De hecho, en el estado de Río ni siquiera hay un secretario de seguridad pública que dirija ambos cuerpos policiales. El comandante de cada fuerza policial está al mando de sus respectivas tropas.

Una diferencia importante entre la policía de Brasil y la de Argentina es que la ley que rige la policía brasileña fue redactada durante la dictadura y nunca ha sido modificada por la democracia. Las policías militares estatales en Brasil son consideradas por ley como "fuerzas auxiliares" de las Fuerzas Armadas. Esta ley fue escrita en 1967 con la idea del enemigo interno (los comunistas). La doctrina policial es la misma y esto se traslada a la formación de los policías y a cómo se ven a sí mismos. 

La policía militar es responsable de la vigilancia y la represión. Consiguen reprimir bastante bien, especialmente si eres negro, pobre, vives en una favela o eres argentino en el Maracaná. Se da aquí una paradoja. Se suele asociar a la policía con el racismo estructural, pero la mayoría de los soldados de la policía militar son negros y morenos

La policía subordinada a la mentalidad militar es una de las deudas pendientes de la joven democracia brasileña. Otra deuda de la democracia en Brasil es que los crímenes de lesa humanidad cometidos por la dictadura militar civil nunca fueron juzgados porque hubo una amnistía general.

Es probable que exista una fuerte correlación entre el hecho de que la democracia brasileña no haya castigado a los torturadores ni subordinado a los policías a la autoridad civil. El 8 de enero de este año, la policía del Distrito Federal guardó silencio ante la turba que atacó los palacios de la Presidencia de la República, del Congreso y de la Corte Suprema. Esas personas pedían un golpe de Estado con la connivencia de la policía.

Vigilia contra la represión en las favelas.

Volviendo a Río de Janeiro, la policía militar que rompió la cabeza a algunos hinchas argentinos está subordinada, en teoría, al gobernador del estado, Claudio Castro. En teoría, porque la disciplina es débil en el cuerpo, contaminado por el crimen organizado. Milicias fundadas por policías dominan aproximadamente el 60% del territorio carioca, principalmente en las zonas norte y oeste, fuera de la vista de los turistas. Estas milicias extorsionan a comerciantes y residentes, trafican con armas y drogas, e incluso se dedican a la prostitución infantil.

Las milicias tienen poder político. El diputado estatal más votado de Río, Marcio Canela, tiene conexiones con una milicia. Canela es aliado del gobernador Castro. El antiguo jefe de la policía civil de Castro (Allan Turnowski) estaba vinculado a la mafia del juego ilegal. 

La policía militar que rompió la cabeza a algunos hinchas argentinos está subordinada, en teoría, al gobernador del estado, Claudio Castro. En teoría, porque la disciplina es débil en el cuerpo, contaminado por el crimen organizado

Castro llegó a gobernador casi por casualidad. Fue el único que aceptó ser vicepresidente de un loco que dijo, con años de anticipación, que ganaría las elecciones. Tal vez los cariocas y los argentinos tengan que empezar a tomarse en serio a los locos que dicen que van a ganar las elecciones con años de antelación.

El loco de Río de Janeiro era Wilson Witzel, un outsider que prometia acabar con la delincuencia y la corrupción. Fue elegido en la ola de Bolsonaro en 2018. Witzel fue destituido en 2020 por corrupción en la compra de suministros médicos durante la pandemia. Castro asumió y, sin fuerza propia, repartió poder en la Asamblea Legislativa para sobrevivir políticamente.

En Brasilia, Lula no parece tratar la seguridad pública como una prioridad. La izquierda siempre ha perdido frente a la derecha en esta cuestión y carece de una narrativa sobre el problema. 

El tercer gobierno de Lula retoma programas de los dos gobiernos anteriores. En el primer gobierno de Lula, el entonces jefe de gabinete José Dirceu, del PT, archivó la idea de que el gobierno federal se involucrara en cuestiones de seguridad pública porque era un problema de los gobernadores y no quería malas noticias para el gobierno federal. 

Dirceu murió políticamente por acusaciones de corrupción. En 2023, el nuevo jefe de gabinete es Rui Costa, del PT, ex gobernador del estado de Bahía, que tiene uno de los mayores índices de letalidad de Brasil. Rui Costa dijo que la policía bahiana sólo mata a bandidos. La legislación brasileña no prevé la pena de muerte.

La violencia policial en Río de Janeiro es un problema que se esconde dentro de un laberinto: falta de inversión en operaciones de inteligencia, el continente que produce la cocaína del mundo, racismo estructural, una democracia que nunca ha sometido a las fuerzas de seguridad y la captura del Estado por el crimen organizado. Es un problema complejo que no resolverá un solo gobierno.

La última encuesta Atlas muestra que, por primera vez desde que empezó el gobierno, el rechazo a Lula es superior a la aprobación. La delincuencia es uno de los principales motivos de insatisfacción. Corresponde a Lula y al PT no restarle importancia.

 Un riesgo para Lula en los próximos tres años es que el empeoramiento de la seguridad facilite la elección de un outsider en 2026. Bolsonaro ha sido inhabilitado por difundir noticias falsas sobre las urnas electrónicas (con la ayuda de Fernando Cerimedo), pero su apoyo todavía puede ser importante.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
Más de Marco Bastos
La doble moral de Lula

La doble moral de Lula

Por Marco Bastos
Lula critica a Israel y posa de líder moral mientras defiende a Nicolás Maduro y Vladimir Putin y se reúne con dictadores africanos.
Lula quiere reindustrializar Brasil, pero el motor económico es el campo bolsonarista

Lula quiere reindustrializar Brasil, pero el motor económico es el campo bolsonarista

Por Marco Bastos
El sector del agro apoyó a Bolsonaro en 2018 y 2022 y es el motor del crecimiento de Brasil. La incómoda relación con Lula y los límites del nuevo plan de industrialización que lanzó el presidente.
7 pasos para construir un candidato

7 pasos para construir un candidato

Por Marco Bastos
El equipo que trabajó con Lula en la campaña de 2022 y hoy asesora a Sergio Massa expuso el método brasileño para derrotar a Bolsonaro.
Lula y las contradicciones del "sur global"

Lula y las contradicciones del "sur global"

Por Marco Bastos
La estrategia de Lula por liderar un sector del sistema internacional lo aleja de la posibilidad de resolver problemas reales y concretos por el que fue elegido para volver a la presidencia.
La muerte del Lava Jato

La muerte del Lava Jato

Por Marcos Bastos
Cinco años después de su apogeo, Bolsonaro está fuera de juego, Dallagnol prófugo y Moro con riesgo de ser destituido de su cargo de Senador.

Los problemas que unen a Lula y Petro

Por Marco Bastos
Dos líderes de izquierda con Congreso de derecha y desafíos de seguridad, ambiental y económico por delante.