Roe vs Wade
"Detrás del fallo de la Corte está el poder conservador blanco evangélico y cristiano"
Elizabeth Estrada es mexicana y trabaja como gerente de campo del Instituto de Latinas para la Justicia Reproductiva. En diálogo exclusivo con LPO, advierte que habrá más violencia en las clínicas y cuenta la estrategia migrante para desafiar la decisión del máximo tribunal.

 Elizabeth Estrada nació en México pero vive en Estados Unidos desde que tiene 4 años. A esa edad, su familia se mudó a Atlanta, Georgia, y allí fue criada en un ambiente "muy latino", donde afuera de la casa se comunicaban en inglés, pero adentro seguían hablando en español. Como inmigrante, comenzó a participar de las movilizaciones contra las leyes de los años 2000 y se encontró con que, detrás del spotlight donde aparecían los hombres, siempre había mujeres que organizaban. A los 21 años, lejos de su país de origen, tuvo que hacerse un aborto en una clínica y esa experiencia la marcó para siempre. Desde entonces, dice, se convirtió en una "jodona feminista". 

Hoy es gerente de campo y abogacía del Instituto Nacional de Latinas para la Justicia Reproductiva, la organización que integra desde hace casi una década y se dedica a cubrir las necesidades de las migrantes. Trabaja en Nueva York, vive en el Bronx y dirige las campañas, los esfuerzos y las iniciativas del Instituto en uno de los estados que protege el derecho a la interrupción voluntaria del embarazo. En dialogo exclusivo con LPO, Estrada advierte que el fallo de la Corte Suprema va a generar violencia y afirma que las latinas deben recuperar la experiencia de las mujeres que lucharon por legalizar el aborto en los años setenta. Además, asegura que van a seguir garantizando los recursos para las personas que lo necesiten y advierte que detrás del fallo de la Corte Suprema está el poder de lobby del supremacismo blanco cristiano y evangelista.  

En desafío a la Corte, ahora Newsom quiere que California consagre el derecho al aborto en la Constitución

Desde el Instituto dijeron desde el primer momento que las mujeres latinas van a ser las más afectadas o van a estar entre las más afectadas por el fallo de la Corte Suprema. ¿Por qué?

Te puedo decir que las mujeres latinas son el grupo más grande que recibe el menor procedimiento preventivo. Entonces, mensualmente, anualmente, tú vas a tu ginecólogo para que te hagan un examen general, pero muchas personas latinas o son inmigrantes o quizás no tienen cobertura de seguro que cubra esas sesiones preventivas. Si vemos eso en relación a otras secciones del cuidado de salud, vamos a ver también las barreras para las comunidades latinas y negras. Estamos viendo Estados, donde las restricciones ya son efectivas, como Mississippi, como Texas. Texas tiene la población latina más grande de los Estados Unidos. Creo que viene después de Los Ángeles y luego Nueva York. Entonces estas comunidades altamente latinas ya vienen padeciendo restricciones.

¿Dónde está hoy el centro de la actividad del Instituto de Latinas?

Si estamos hablando de localización, la mayoría de nuestras activistas en Texas están localizados en el Valle del Río Grande, que está en la frontera con México. En esos lugares, no hay centros de salud. Nosotras estamos localizadas en áreas donde no hay acceso a la salud, quizás somos personas que trabajamos por horas en un Mcdonalds, o en organizaciones donde no te ofrecen la seguranza; somos altamente low income, nuestros ingresos no nos dan a veces ni para pagar renta y estamos viendo la inflación que sube todas las rentas en todos los Estados Unidos. En este contexto, estamos viendo que las latinas están decidiendo entre ir al ginecólogo para hacer su papanicolau anual o pagar la renta. Y esas decisiones no deben ser así. No hay igualdad, no hay equidad en el acceso a la salud para los latinos y migrantes. Si ya no tenemos para prevención, ¿cómo es que vamos a ceder si en nuestros estados donde estamos, como en Texas, La Florida y Virginia no garantizan el derecho al aborto?

El gobernador Abbott no solo tiene una legislación muy restrictiva que prohíbe el derecho al aborto sino que en algún momento insinuó que a las mujeres que viven en Texas les van a impedir a otros estados para que no accedan a un aborto. ¿Qué posibilidad tienen las mujeres que viven en esos estados?

En adición de no tener acceso al cuidado de salud preventivo, también somos vigiladas: la policía siempre está en nuestras vecindades. Estamos hablando en Texas respecto a esta situación específica, donde es costumbre tener checkpoints donde oficiales de migraciones te paran para entrar a una ciudad o al ir a otro lugar del estado, especialmente en el Valle, cada 10 o 20 millas hay una parada. Si pensamos cómo las personas inmigrantes, cómo los latinos que no tienen papeles, cómo no tienen para pagar el gas, que está muy alto, estas restricciones que ya están imponiendo barreras para el cuidado de la salud en comunidades que ya tienen mucha presencia policial o de inmigración, sigue siendo otro golpe. Es otro golpe contra nuestra comunidad. Una comunidad que ya se siente oprimida. Eso es en lo inmediato, no puedes ni viajar en tu propio estado si no tienes licencia, porque no tienes papeles. Y eso está diciendo Abbot, que está armando a la sociedad, haciendo vigilantes. En esta póliza SB 8 crea una situación en la que residentes regulares pueden llamar y decir "está persona está abortando", "esto es ilegal", esas son las armas que están creando en nuestra sociedad. Estamos viendo una gran arma, yo digo, no física, pero una gran arma en poner en las comunidades a uno en contra del otro.

En adición de no tener acceso al cuidado de salud preventivo, también somos vigiladas: la policía siempre está en nuestras vecindades. En Texas, es costumbre tener checkpoints donde oficiales de migraciones te paran para entrar a una ciudad o al ir a otro lugar del estado. En el Valle, cada 10 o 20 millas hay una parada.

Después de que se conoció el borrador del juez Alito, hubo una oleada de legislación en distintos estados para hacer más restrictiva. ¿Qué piensan ustedes que puede ahora? ¿Qué puede pasar a nivel social, a nivel político, a nivel de vida de las mujeres latinas, de las mujeres en general?

Violencia. Yo tengo una década en este trabajo de justicia reproductiva, he sido acompañadora de clínicas, he trabajado como voluntaria en la línea que ofrece fondos para personas que necesitan ayuda financiera para recibir un aborto, y también en abogacía. Lo que vimos en las clínicas desde que se conoció el borrador de la Corte es que ya reciben amenazas violentas, hay personas que son antiaborto que se quedan afuera de la clínica para acosar a las personas que están entrando a las clínicas. Vamos a ver encarcelación, vamos a ver situaciones como las que están pasando en El Salvador, donde están arrestando y metiendo en la cárcel a las personas que por las circunstancias de su embarazo, que no necesariamente están autocuidando su embarazo, auto terminando su embarazo, pero están teniendo abortos espontáneos, que elles no necesariamente provocaron, van a ser arrestadas y encarceladas. Es mi gran temor y lo estamos viendo desde ahorita en lugares como Texas con Lizelle Herrera que la encarcelaron porque tuvo un aborto espontáneo, no sabemos exactamente, pero el punto es que el caso de Lizelle, al fin del día, era su derecho a la privacidad decidir cómo iba a crecer o no crecer su familia. Pero por las restricciones que avanzaron en Texas, la arrestaron, después la dejaron ir porque sabían que las multas, por las razones que la encarcelaron, no iban a tener sustancia para ser alzados por la Corte.

Nuestras comunidades ya son muy vigiladas por la policía y afectadas por las malas decisiones de la Corte, y el movimiento para la salud y la justicia reproductiva ya es atacado, físicamente, digitalmente. Esto va a empoderar a las personas antiaborto, a las fanáticas, que quieren imponer sus y sus ideales en las otras personas. Eso va a subir y las personas van a ser encarceladas, multadas, lo que va a impactar en nuestras comunidades latinas y negras más que nada.

¿Qué formas de resistencia tienen las mujeres frente al fallo? ¿Qué tipo de acción piensan que es necesario promover ahora?

Las mujeres feministas y mujeres luchando por la justicia reproductiva siempre nos hemos cuidado entre nosotras, siempre hemos encontrado formas para que esos recursos lleguen a las comunidades más impactadas, ya sea en secreto, ya sea que le enviemos pastillas por correo a quienes lo necesiten. Aunque legislen contra ese acceso, nosotras siempre vamos a encontrar una manera para que lleguen esa información y esos recursos a las comunidades que lo necesitan, aunque una Corte nos prohíba eso. Eso es lo primero que quiero decir. En Nueva York, existe el Fondo de Aborto de Nueva York, en Texas tienen Frontera Fund, en La Florida también tienen un Fondo, lo mismo en Virginia. Cada Estado tiene un Fondo que te puede ayudar financieramente o si tienes que viajar. Desde septiembre del año pasado, cuando se dictó la ley SB 8 en Texas, hemos visto que muchas personas comenzaron a viajar a Nueva York para recibir sus procedimientos. Hay fondos y fuentes de acceso. No solo para pagar un procedimiento sino también para ayuda práctica: si necesitas un ride de la clínica, si necesitas pagar un hotel, te quedas en mi casa. Ya hay redes fuertes que son muy luchonas, que han estado efectivas desde antes de Roe y podemos ver la experiencia de los grupos de los años setenta, donde las mujeres sabían cómo autocuidarse y autoterminar sus embarazos. Tenemos que regresar a eso, quizás al silencio un poco en términos de cómo hacer el aborto directamente.

"Tenemos la gran oportunidad de crear un movimiento multiétnico y multigeneracional a favor de la libertad"

¿Cuál es el mensaje que le dan a quienes no se ven directamente involucradas por esta problemática?

Muchas personas que están leyendo esta entrevista quizás están pensando ¿Qué puedo hacer si no soy activista? Y lo que pueden hacer es en la cena de esta noche compartirles a tus padres, tu pareja y tus amigos por qué tu apoyas el aborto y en esa mesa podemos abrir el corazón y la mente de nuestros seres queridos. Si conoces a alguien, usa mi historia, usa la historia que yo compartí, que Eli en Georgia tuvo un aborto y eso la activó. Todos podemos ayudar a desestigmatizar el aborto. Decir: es solamente un procedimiento y las personas merecen autodeterminar si quieren o no tener una familia o cuándo quieren tener una familia y que puedan ser padres en un ambiente seguro, donde puedan crecer los niños que deciden por su propia voluntad. No todos vamos a estar marchando o litigando en los tribunales, no todos vamos a estar en una pantalla compartiendo nuestras historias, pero sí podemos hablar con nuestros queridos y eso cambia poquito a poquito.

 Esto va a empoderar a las personas antiaborto, a las fanáticas, que quieren imponer sus y sus ideales en las otras personas. Eso va a subir y las personas van a ser encarceladas, multadas, lo que va a impactar en nuestras comunidades latinas y negras más que nada. 

¿Qué sucedió en los meses que fueron desde que se conoció el borrador hasta el fallo de la Corte? ¿Descubrieron o aprendieron algo desde el Instituto de Latinas? ¿Pasó algo nuevo?

Lo que paso nuevo y me llena de esperanza es que muchas personas se quisieron unir, se registraron y se conectaron en los estados donde tenemos presencia. Lo que también vimos es que había mucha misinformation y muchos pensaban que ya el aborto estaba prohibido en todo el país. Por eso, organizaremos nuestras propias cadenas de WhatsApp y les decíamos a nuestros contactos: no veas Univisión, no veas Telemundo, porque ellos no siempre ayudan para aclarar las cosas y ofrecen las noticias con vallas. Somos las personas que estamos en el campo, por eso pensamos que es tan importante organizarse en cada comunidad.

¿Cómo se vinculan actualmente con las mujeres latinas? ¿Cuál es la vinculación hasta este fallo del que ahora se habla? ¿Cuál es el centro del vínculo con las mujeres latinas?

El modelo del Instituto se organiza localmente. Por principio, empezamos organizando las comunidades en donde vivimos, porque reconocemos que la pelea, la lucha por la justicia reproductiva empieza en nuestras propias vecindades. Y dentro de estas vecindades, ciudades y estados, nos conectamos con mujeres latinas pero no solamente con ellas, también tenemos en Nueva York afroamericanas, afrocaribeñas. Y nos conectamos porque usualmente somos la segunda parada después de un Plan Parenthood. Muchas personas oyen de nosotros después de haberse unido a un evento que tienen nuestros socios relacionados a la justicia reproductiva y reconocen que quizás en esos espacios no hay mujeres de color. No hay ambientes donde ellas puedan compartir culturalmente lo que el Instituto de latinas da para nuestra comunidad. Entonces creamos espacios seguros donde las personas pueden traer toda su cultura, todo lo que son, las que sean queer, feministas, y no solamente trabajamos con mujeres. Trabajamos con personas no binarias, hombres también, porque sí tienen un cupo en este movimiento. Inicialmente nosotros le damos una cara al movimiento de la justicia reproductiva que no es blanca y que crea un espacio culturalmente apropiado para que las personas puedan ver su voz y su cara en este movimiento. Los ataques a la justicia reproductiva siempre nos caen más duro en las inmigrantes, en las latinas, en las mujeres negras.

Detrás del fallo, está el poder evangélico conservador cristiano blanco. Las personas que participaron de la insurrección del 6 de enero y las que están manifestando afuera de las clínicas, son las mismas. Hay una marea verde pero también hay una marea blanca conservadora evangelista y cristiana. 

¿Cuál ha sido la reacción de las activistas latinas?

Las vimos muy preocupadas, las vimos tristes, nerviosas, con mucha ansiedad y entonces pensamos que había que volver a tomar fuerzas y pensar que esta lucha es quizás de por vida. Las personas del movimiento antiaborto han luchado desde los años setenta, desde que salió el fallo de Roe están luchando para acabarlo y ahora están ganando. Entonces, les decíamos a las activistas: nosotros tenemos que saber que esta es una lucha por el largo plazo y no nos podemos quemar en estar viendo las noticias todos los días y estar marchando todos los días. Ese es solamente un aspecto de la larga línea de nuestra estrategia. Tenemos que pegar en leyes y legislaciones locales, estatales, federales, las votaciones y también en las conversaciones que tenemos. Ahora que el fallo llegó, vamos a tener que dar mucho de nuestro esfuerzo.

¿Quién es el poder que está detrás del fallo? ¿quiénes son los que motorizaron esta decisión de la Corte?

En mi opinión, muchos de los lobistas que estuvieron hablando con legisladores están muy centrados en el cristianismo y el evangelismo blanco. En la presidencia de Obama hubo una reacción de este grupo conservador religioso, de supremacía blanca, que se encabronó con el primer presidente negro de Estados Unidos y se opuso a muchas de sus iniciativas. Esa gente encontró con Trump su revancha. Ahora también vamos a haber ataques al matrimonio gay. En mi opinión es el poder evangélico conservador cristiano blanco. Cuando vemos a las personas que participaron de la insurrección del 6 de enero y vemos a las que están manifestando afuera de las clínicas, vemos que son las mismas personas. Hay una marea verde pero también hay una marea blanca conservadora evangelista y cristiana. Contra eso estamos peleando y por eso el Instituto de Latinas es único porque nosotros vemos en nuestras propias familias que están viendo el avance religioso y están pensando que quizás es bueno porque piensan que muchos de nuestros valores están ahí.

¿Cómo impacta en el escenario político? Por un lado, algunos lo ven como una oportunidad para los demócratas y un bumerán para los republicanos, pero por el otro el gobierno de Biden aparece como un espectador impotente ante las decisiones de la Corte.

Las encuestas que hemos hecho muestran que el 80% de los latinos apoyan el derecho de una persona a decidir por sí misma en el caso de un embarazo pero también estamos viendo que muchas personas se están sintiendo menos alineados con los demócratas por las razones que tu marcas y por un presidente que aparece como un espectador. No hay palabra mejor. También hay líderes demócratas como Chuck Summer que ayudaría a prevenir las restricciones pero no lo acompañan. Los demócratas ahorita tienen la mayoría pero no están usando su poder al servicio de la gente y nos están diciendo que hay que votarlos en noviembre porque están del lado de las mujeres. ¿Pero qué les están diciendo a las mujeres que necesitan un aborto antes de noviembre?

Temas de la nota:
Post a comment
To submit your comment, you must confirm that you have read and accepted the terms regulation and LPO conditions
Comments
The comments published are the sole responsibility of their authors and the consequences derived from them may be subject to the corresponding legal sanctions. Any user who includes any comment in violation of the terms and conditions regulation in their messages will be eliminated and disabled to comment again.