Congreso
Cambios en el mapa electoral aseguran que Nueva York aportará mayoría demócrata al Congreso
Los demócratas pretenden controlar 22 de los 26 escaños de la Cámara de Representantes de Nueva York en un esfuerzo por aumentar sus posibilidades de retener el control del Congreso

 Las elecciones de noviembre son clave para el control del Congreso y Nueva York puede decantar la balanza ante la previsión de malos resultados para los demócratas. La actual delegación en el congreso procedente de Nueva York la forman 27 miembros, 19 demócratas y 8 republicanos.

Nueva York perderá un escaño en el Congreso como resultado de los cambios de población nacional a pesar de crecer más del 4 por ciento durante la última década. Como consecuencia, Nueva York aportará 26 congresistas, y con los cambios de distrito que pretenden los demócratas, 22 de los 26 distritos propuestos se decantarían al partido demócrata teniendo en cuenta los resultados de las pasadas elecciones presidenciales.

A principios de febrero, catorce demandantes presentaron una querella judicial contra la gobernadora Kathy Hochul y el rediseño del mapa electoral de Nueva York llamado a favorecer la presencia de su partido en el Capitolio nacional. Tras el rechazo de la propuesta, la gobernadora Hochul debe presentar hasta el 11 de abril una redefinición del mapa electoral de distritos.

Escuadrones anti armas y un ejercito de drones, la receta de Adams para frenar la ola de crímenes en Nueva YorkEste jueves la división de apelaciones realizará una audiencia sobre si la suspensión debe permanecer en vigor y se espera una decisión para el final del día. Uno de los demandantes, el portavoz republicano John Faso se manifestó crítico con las intenciones de retrasar la decisión: "Los demócratas quieren ralentizar el proceso judicial para poder llevar a cabo las elecciones según estos mapas inconstitucionales".

El juez de la Corte Suprema del condado Steuben, Patrick McAllister, determinó que se actuó de forma inconstitucional en el proceso y por eso descartó los mapas del Senado, la Asamblea y la Cámara de Representantes. El juez manifestó que "parte del problema es que estos mapas estaban anulados... por no seguir el proceso constitucional de tener mapas bipartidistas presentados por la comisión independiente de redistribución de distritos". 

En Nueva York, la redefinición del mapa electoral supone aumentar la contundente mayoría demócrata en proporción 7 a 1 en cuanto a electores registrados. Pero a fin de cuentas se trata de 26 asientos de los 435 que van a estar en juego en el Congreso. Y las apuestas se decantan por una victoria del Partido Republicano, recuperando el control de una, si no ambas, cámaras

Las batallas por la redistribución electoral tienen distintos matices según el estado al que se le preste atención. A nivel nacional, los demócratas habían acusado a los republicanos de suprimir el voto de las minorías. 

El ejemplo más notorio es Texas, donde defensores de los derechos electorales latinos demandaron al gobernador Greg Abbott y al secretario de estado de Texas por aprobar límites políticos que tienen como objetivo mantener a los republicanos en el poder durante la próxima década, diluyendo deliberadamente el poder político de los votantes afroamericanos y hispanos.

Nueva York aportará 26 miembros al Congreso sobre 435 y se espera que los demócratas pierdan el control de ambas cámaras

Tradicionalmente, el Partido Demócrata ha sido el que más ha criticado el uso por parte de los republicanos de la táctica conocida como "gerrymandering", es decir, el rediseño caprichoso de mapas electorales para favorecer los intereses de un bando, a veces creando distritos con extrañas formas que permitan concentrar o separar los votos de ciertas minorías o colectivos. 

En esta ocasión se han invertido los papeles, con el Partido Republicano acusando a sus rivales de ignorar los derechos de los votantes y buscar sólo consolidar su poder. 

Nueva York perderá un escaño en el Congreso como resultado de los cambios de población nacional a pesar de crecer más del 4 por ciento durante la última década. Como consecuencia, aportará 26 congresistas, y con los cambios de distrito que pretenden los demócratas, 22 de los 26 distritos propuestos se decantarían al partido demócrata teniendo en cuenta los resultados de las pasadas elecciones presidenciales

En Nueva York, la redefinición del mapa electoral supone aumentar la contundente mayoría demócrata en proporción 7 a 1 en cuanto a electores registrados. Pero a fin de cuentas se trata de 26 asientos de los 435 que van a estar en juego en el Congreso. Y las apuestas se decantan por una victoria del Partido Republicano, recuperando el control de una, si no ambas, cámaras.

Ocho meses pueden ser toda una vida en política pero la tradición demuestra que el partido al que pertenezca el presidente pierde asientos en las llamadas midterms, al funcionar como una especie de referendo al presidente. Biden tiene un porcentaje de aprobación del 40% según una encuesta de la NBC ante el conflicto de Ucrania y la inflación, comparado al 41% que tenía Trump en 2018.

Actualmente los demócratas disponen de 222 asientos en el Congreso y 31 de los actuales congresistas han anunciado que no van a presentarse a la reelección, lo que facilita victorias republicanas según la teoría que es mas fácil ganar un asiento que no ocupa ningún candidato.

Temas de la nota:
Post a comment
To submit your comment, you must confirm that you have read and accepted the terms regulation and LPO conditions
Comments
The comments published are the sole responsibility of their authors and the consequences derived from them may be subject to the corresponding legal sanctions. Any user who includes any comment in violation of the terms and conditions regulation in their messages will be eliminated and disabled to comment again.