Editorial
Los Idus de marzo
Por Pablo Cano
En escasos 60 días de gobierno, el Presidente deja expuesta una constante orfandad política que lo pone no solo ante la disyuntiva de cómo seguir, sino la principal: ¿Con quiénes?

Si podría encontrarse un mérito en el accionar político de Javier Milei, este sería el desenfocar tanto el centro de gravitación de su gestión que ya nadie sabe que es lo que quiere y esto le permite navegar entre retóricas pobres y contradicciones flagrantes sin que le impacte de lleno -aún- la acumulación serial de crisis que se autoinflinge. Pero esta táctica, si es que fuera tal, se ha derretido en los 42° de térmica que tenía el barrio de Congreso el pasado miércoles y permite amojonar un período muy corto entre el discurso de Davos y la caída de la Ley Ómnibus que se arropó en un hashtag de X (#NoLaVen) y pretendió ser fundacional, y sólo fue una fundición lisa y llana.

En la ciudad Suiza, dónde Milei pretendió graduarse de nueva estrella del liberalismo con su disruptivo "Yo Acuso" dirigido a gente que no entiende de literatura, se vió el principio de este final: el Presidente no registra que es una victoria y que es una derrota en política. Como diría Pichetto, se trajo de Suiza los discursos pero ni una inversión para abrir una nueva panchería. En el Congreso, Milei vuelve a incurrir en el mismo error, entendió que era una victoria política la aprobación general cuando todos los alertas le decían claramente que le estaban dando tiempo para negociar sin que se note tanto el meollo de la cuestión (la caja de la nación y la caja de las provincias) mientras las agendas de profundidad ideológica se llevaban la marca. Ahora el Presidente está paseando su orfandad política llorando junto a su rabino en el muro de los lamentos...un Presidente al que le voltean su primera ley está queriendo decirle a Israel que cuenten con él para derrotar a Hamas, probablemente la larga contemplación de la historia que tiene el pueblo judío le hará pasar más suave el papelón al que ha decidido someterse.

Sin embargo, lo más grave es la dilución del contexto (llámese capital político o simple fortuna) que implica la absorción de la crisis que hace la sociedad con un nivel de tolerancia inédito. Se corta la asistencia a los comedores pero hasta ahora no ha habido una movida importante contra los supermercados ni mucho menos se han registrado saqueos. Aumenta el transporte considerablemente y nadie ha quemado ni un colectivo, por el contrario, se hacen 5 cuadras de cola con 37° para registrar la SUBE. La inflación se viene comiendo el poder adquisitivo de trabajadores y jubilados y hasta ahora hubo una sola movilización fuerte (el 24/01) y un cacerolazo mas o menos significativo. La gente, transversalmente, viene masticando el ajuste feroz de manera ejemplar ¿realmente hay una conciencia social que este esfuerzo sobrehumano es necesario? ¿o simplemente el músculo social está en reposo acumulando hasta que el cauce se desborde de manera incontenible?. Ésta es la cuestión que un estadista con olfato debería estar preguntándose de manera constante. El Presidente ha decidido soslayar tal dilema y asume que tiene el crédito y la obligación de ir a fondo con un programa que -hasta ahora- solo muestra una liberalización de los precios y el muñequeo financiero de Caputo que el país ya ha probado con el resultado que todos conocemos. Si el Presidente también tiene problemas para deshilar que es acompañamiento de lo que es apatía, puede que esté apresurando el calendario de su tiempo histórico al, como dicen los mejicanos, "rascarle los huevos al tigre".

En escasos 60 días de gobierno, el Presidente deja expuesta una constante orfandad política que lo pone no solo ante la disyuntiva de cómo seguir, sino la principal...con quienes?

El esfuerzo que hace el único vector orgánico y organizado de La Libertar Avanza -los twiteros- por agitar el enemigo entre la casta y el kirchnerismo son otra muestra del extravío. Milei sucumbió en el Congreso arropado por los propios. El peronismo (en todas sus variantes) administra como puede su crisis de conducción siendo por sí un mérito que pueda cohesionar un número importante de legisladores pero que no domina ninguna cámara...el "Ah, pero el kirchnerismo" va a funcionar hasta el próximo aumento de las naftas.

La particular situación del entramado político argentino que dejó las elecciones del año pasado obligan mucho mas a pensar a cómo se arma el oficialismo a quién es la oposición, ya que ésta se va a definir por la primera. Y la singularidad de Milei puso a todas las variables de la oposición - a excepción del peronismo- en un estado de "filo oficialistas" que parecía el decurso natural del nuevo entramado político hasta las próximas elecciones pero que la impronta de Milei decidió detonar antes que termine su primer verano de gestión. A golpe de vista Milei ya no cuenta con algunos propios -como Carolina Piparo, su candidata a gobernadora por BsAs- hay dudas que se dejan correr alrededor del círculo de su Vicepresidenta y aquella dialéctica de palomas y halcones que tanto agitaba Milei en tiempos de candidato parece estar averiada cómo para hacer un corte previsible entre unos y otros. Milei enfrenta el crucial mes de marzo teniendo que responderse una pregunta central ¿con quienes voy a gobernar?

Plebiscito y DNU son herramientas que puede usar un Presidente con el consenso que se construye con la billetera: "Plata no Hay", ergo, sólo hay una pared allí por más que desde alguna señal de medios amiga o una operación en redes sueñe con una "Plaza del Sí"

Marzo aparece como el próximo test para el gobierno. La inflación hará su impacto de lleno con tarifas e inicios de clases (empezarán las clases?) y será más claro si los dólares de la soja se liquidan a 800 y pico o si el campo agitan una nueva devaluación. Y si en marzo el gobierno no tiene todos los casilleros cubiertos y un nuevo acuerdo político que le dé sustentabilidad, a la crisis política y económica se le sumará la crisis de gestión que en estos meses viene asordinada por el sopor del verano.

2500 años atrás, en otro marzo, la historia señala que Julio Cesar se dirigió al lugar de su muerte -el Senado Romano- con muchas señales que le anticipaban una desgracia. No fueron sus enemigos quienes lo emboscaron, sino que fue una conspiración construida entre sus aliados e incluso leales amigos que entendían que las prácticas del Cesar estaban horadando irremediablemente las bases de la República. Los autores del magnicidio -al menos una mayoría de ellos- estaban convencidos que había un bien superior que tutelar. Todo esto sucedió en el transcurso de la festividad de los Idus de marzo (alrededor del 15 del mes en el actual calendario gregoriano)

El Presidente debería revisar esta historia, un poco para morigerar su pulsión a dividir el mundo entre leales y traidores, y otro poco para entender que aún el enorme Julio Cesar debió atender a las señales que le presagiaban un mal destino. Contrariamente a lo que puede suponerse, son muchos los que están esperando que reaccione para acompañarlo.

Pero también, debe haber otros que están esperando que su rasgo mesiánico lo siga conduciendo a una debacle anunciada. En el medio, una enorme sociedad sigue esperando la promesa de ser, al fin, un país normal.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
  • 4
    maríaluján
    Hace 13 días
    13:39
    Interesantes reflexiones...
    Responder
  • 3
    alberto carbone
    Hace 21 días
    10:34
    ¿Se vuelve del ridículo?

    ¡Cuánto tiempo más llevará!

    por Alberto Carbone

    La Vicepresidenta de la Nación aparece en un video en sus redes fungiendo como Wonder Woman.
    Hoy 09 de febrero!.
    En este momento Milei está haciendo el papelón del Siglo festejando su bar mitzvah en Jerusalén.


    Cómo puede ser que no haya alguien que le diga a esta piba que también ella está quedando como una estúpida?.

    ¿Está rodeada solamente con gente como ella?
    La situación es tan infantil que se me ocurre ahora pensar que las redes que figuran a nombre de esta mujer deben estar en manos
    de un idiota como ellos o sencillamente en poder del enemigo.

    Ahora bien, Dígame:
    ¿Quién los votó?
    Quiénes son los culpables?

    Porque decididamente nosotros NO tenemos nada que ver en este entuerto. ¿Advierte que el país está quedando como una inmundicia?.
    ¿Observó las caras, los gestos de quienes alzan a Milei por los aires para celebrarlo?.
    ¿Qué me dice?. ¿No notó nada?. Dígame.
    Ahhh. ¿Usted solamente votó?.
    ¿Y votó como me imagino?.

    Ojo. Esperen que hay más cositas.

    ¿Vieron el corto de TN sobre Mileinetor?.
    ¡¡¡Mírenlo!!!!!!
    Reproducen una secuencia en la cual el exterminador avanza contra sus agresores a pesar de la violencia balística y concluye asesinándolos a todos y cada uno.
    Pero mírelo. Porque TN le pone el nombre a cada muerto del exterminador.
    Menciona uno por uno a Diputados Nacionales y Gobernadores.
    Mírelo y saque sus propias conclusiones.
    Haga un esfuerzo. Es menos doloroso que haberlo votado al Peloduro.
    Con respecto a ello quiero desear de todo corazón que ojalá cada uno de quienes votaron o apoyaron de una u otra manera al novato con prepucio lo terminen padeciendo.

    ¡¡Porque nosotros NO tenemos la culpa!!

    Por esa razón seguiremos repitiendo las palabras que lanzara a la eternidad el gran Don Miguel de Cervantes Saavedra, el Manco de Lepanto.
    ?Cosas Veredes Sancho que non Saperes?
    Responder
  • 2
    rosiki
    Hace 23 días
    23:00
    Aprendan a conjugar los verbos o contraten editores que sepan corregir. No sé puede arrancar una nota confundiendo un condicional con un potencial. Es imposible seguir leyendo después de
    Responder
  • 1
    gabrielaa
    Hace 23 días
    20:26
    "2500 años atrás, en otro marzo, la historia señala que Julio Cesar se dirigió al lugar de su muerte -el Senado Romano- con muchas señales que le anticipaban una desgracia. No fueron sus enemigos quienes lo emboscaron, sino que fue una conspiración construida entre sus aliados e incluso leales amigos que entendían que las prácticas del Cesar estaban horadando irremediablemente las bases de la República. Los autores del magnicidio -al menos una mayoría de ellos- estaban convencidos que había un bien superior que tutelar. Todo esto sucedió en el transcurso de la festividad de los Idus de marzo (alrededor del 15 del mes en el actual calendario gregoriano)". Es también lo que yo creo. La pelea no será exclusivamente en la calle. Serán los propios o si se quiere la casta propia la que lo va a "correr" a Milei del escenario político....
    Responder
Más de Pablo Cano

Milei: La Profecía, la Suspensión y el Prejuicio

Por Pablo Cano
La incapacidad de los profesionales de la política pone al libertario a las puertas de Balcarce 50.

Es la política, estúpido

Por Pablo Cano
Las elecciones en Santa Fe actúan como un revulsivo en varios aspectos de la política nacional.

Goodbye Néstor

Por Pablo Cano
Cristina se despidió de los restos del proceso político que protagonizó junto con el verdadero factótum de ese tiempo histórico, Néstor Kirchner.

Las vallas y la lapicera

Por Pablo Cano
Larreta acaba de mandar un aviso fulminante para sus aspiraciones políticas: es un Alberto Fernández en potencia.

(Lo que no hay) En la puerta de la aduana

Por Pablo Cano
No son pocos los que se tientan en narrar la etapa germinal de la historia argentina como una sucesión de hechos empujados por dos motores: el contrabando y la disputa por la renta de la "ciudad-puerto".

El Fantasma de la Lista 3 acecha al peronismo

Por Pablo Cano
Si este zafarrancho que el Frente de Todos está haciendo frente a los ojos de sus votantes termina mal, lo que está en juego no es el legado de nadie, sino la pérdida de fe en el peronismo como intérprete de las clases populares.