Rusia
Análisis: Cómo impacta en la economía de Rusia el éxito de la Sputnik
La vacuna podría incrementar más de 5% el volumen de exportaciones rusas y darle recursos para más inversiones estratégicas.

 La Sputnik V se encamina a generarle a Rusia al menos 10.000 millones de dólares de divisas este año y una cifra incalculable los próximos. Se trata de una especie de mina de oro farmacológico para esta economía emergente que podría dejar en el pasado episodios de inestabilidad cambiaria, en parte gracias a este nuevo flujo de divisas.

Los economistas advierten que no va a ser un boom de divisas, pero sí un flujo sostenido en el tiempo, ya que todo indica que las vacunas contra el coronavirus y sus nuevas cepas, pasarán a incorporarse al calendario anual como sucede con las de influenza. Tras el aval de la comunidad científica, la Sputnik quedó posicionada como una de las mejores del mundo, cuando se cruzan las variables de cobertura, efectos adversos leves, facilidad logística y precio accesible. Y no sólo eso, Rusia está fabricando otras tres vacunas.

"No veo un incremento acentuado y acelerado de las divisas en el corto plazo porque de hecho la vacuna está teniendo demoras en su producción y en su entrega, el efecto de corto plazo es más geopolítico que económico, aunque desde luego que en el mediano plazo el mayor volumen de divisas impacta en la estabilidad macroeconómica", dijo a este medio el especialista en comercio exterior Marcelo Elizondo.

No veo un incremento acelerado de divisas en el corto plazo porque la vacuna está teniendo demoras en su producción y entrega, el efecto de corto plazo es más geopolítico que económico, aunque desde luego que en el mediano plazo el mayor volumen de divisas impacta en la estabilidad macroeconómica.

En un primer momento, 500 millones de vacunas a diez dólares cada una de las dos dosis -que es la última capacidad instalada informada dentro de sus fronteras- le significaría un aumento del 2% de sus exportaciones este año. No obstante, hasta el momento Rusia ya tiene comprometidas ventas de vacunas para 1.200 millones de personas en base a los convenios firmados con más de cincuenta países, lo que elevaría sus exportaciones en un 5%, por encima de la marca de 2019. Por eso, Putin no deja de promover nuevos puntos de fabricación tanto dentro de Rusia como en el extranjero.

El área del Instituto Gamaleya de Moscú donde se desarrollo la Sputnik V.

"La restricción física es actualmente la mayor limitación. Parece que tienen dificultad para producir en el país más de mil millones de vacunas. Y los acuerdos que está firmando el Fondo soberano ruso con los laboratorios en el extranjero, les permitiría fabricar 500 millones más de vacunas en 2021, pero fuera de Rusia", dijo a LPO el economista Héctor Rubini.

Rusia ya acordó que la Sputnik V sea fabricada también en Corea del Sur, Brasil, India y Kazajstán. También se explora su producción en Argentina y en Alemania, país que podría abrirle las ventas a todo Europa.

Un dato que complejiza determinar el impacto en las finanzas públicas rusas de este descubrimiento es que se desconoce el porcentaje de las ganancias de las ventas que se va a llevar el fondo soberano ruso que financió la investigación para el desarrollo de la Sputnik.

No veo que el ingreso de más divisas por la Sputnik pueda generar a Rusia una enfermedad holandesa que afecte la viabilidad de otros sectores exportables. Eso requiere irresponsabilidad fiscal y Putin viene trabajando hace años en el orden macroeconómico. De hecho no se vio ese efecto ni con los mejores precios del petróleo.

Pero está claro que el Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF) será el que se haga con el grueso de las divisas que reciba la Federación Rusa por la venta de la vacuna al resto del mundo. Y precisamente por eso, Rubini no considera que esto pueda generar una rápida apreciación del rublo, pero sí darle más estabilidad.

"No veo que el ingreso de más divisas por la Sputnik pueda generar a Rusia una suerte de enfermedad holandesa que afecte la viabilidad de otros sectores exportables. Eso requiere de cierta irresponsabilidad fiscal y Putin viene trabajando hace varios años en el ordenamiento macroeconómico del estado ruso. Y de hecho no se vio ese efecto ni con los mejores precios del petróleo", afirmó el economista.

Cabe recordar que en 2018, Rusia vio a su moneda sacudirse entre la caída del precio internacional del gas y la suba de tasas de la Fed. Con la devaluación logró pasar de tener déficit a superávit fiscal del 1,9%, unos 32.000 millones de dólares. La crisis no encontró al país tan desprevenido porque ya en 2017 el gobierno había avanzado en la reducción del déficit, que en 2016 había sido del 3,7% del PBI.

El primer ministro y arquitecto de la modernización tributaria de Rusia, Mikhail Mishustin, llega a una reunión de gabinete.

"En teoría el grueso de los dólares los va a recibir el Fondo soberano que hace inversiones estratégicas, pero no vuelca las divisas en el mercado de cambios. A esas divisas no tienen acceso ni el Tesoro ni el Banco Central de Rusia, por lo que el impacto no lo veo por el lado cambiario ni el gasto público, sino por la mayor capacidad de inversión estratégica en satélites, seguridad e infraestructura", agregó Rubini.

"Una parte de las ganancias va a ir a las empresas, pero hay que entender que si bien la economía rusa dejó de ser socialista igual sigue teniendo un importante tutelaje del Estado y el Banco Central es lo suficientemente robusto como para administrar las reservas sin que esto afecte el tipo de cambio. Pero no todas las ganancias van a ir a Rusia, buena parte van a quedar en los lugares donde se fabrique", acotó Elizondo.

En teoría el grueso de los dólares los va a recibir el Fondo soberano que hace inversiones estratégicas, pero no vuelca las divisas en el mercado de cambios. A esas divisas no tienen acceso ni el Tesoro ni el Banco Central, por lo que el impacto no lo veo por el lado cambiario ni el gasto público, sino por la mayor inversión estratégica en satélites, seguridad e infraestructura.

Así y todo el mercado potencial para la Sputnik y las próximas vacunas rusas son los 7.700 millones de habitantes que tiene el planeta y que probablemente cada año o cada dos, tengan que darse un refuerzo. Y en este sentido, la Sputnik tiene ventajas en muchos frentes y podría ampliar su participación en el mercado desde el piso del 16,5% actual. Por empezar, es de las más económicas del mercado, a veinte dólares ambas dosis, sale la mitad que los 40 de la vacuna de Pfizer, menos de la mitad que los 64 dólares de la de Moderna y los 60 de la china Sinopharm, aunque más que los casi 7 dólares de la vacuna de Oxford y AstraZeneca.

En su versión liofilizada -es decir en polvo para hidratar en el lugar de destino- se puede trasladar y conservar entre 2 y 8 grados centígrados y de esta forma cualquier heladera doméstica o comercial sirve para su almacenamiento, lo que reduce de forma drástica el costo de la logística respecto de otras vacunas que requieren trasladarse a 40 grados bajo cero o menos. Desde este punto de vista, directamente es la única que se podría administrar en vastas regiones del planeta que por la falta de infraestructura tienen restricciones materiales para la refrigeración.

En un comienzo los países que acordaron con Rusia fueron los de los ex satélites de la Unión Soviética como Bielorrusia, Kazajstán y varios allegados estratégicos como Irán, Venezuela y Argentina. Pero luego se sumaron de varias partes más del mundo como Egipto o más recientemente Paraguay, Perú o Hungría. "El mercado más grande, China, por ahora de importarle vacunas a Rusia no dijo nada, Japón, Australia tampoco e India está comprando varias vacunas y tiene su propia producción", recordó Rubini.

La canciller alemana Angela Merkel.

El mercado europeo de 450 millones de habitantes que se le abre tras el giro de Merkel respecto de la vacuna, también podría generarle otro punto adicional de sus exportaciones en los próximos años, más si se tiene en cuenta que se estima que sea necesaria una dosis de refuerzo cada dos años. La autorización de Hungría para su inoculación sugiere que la llegada de la Sputnik al viejo continente podría darse más temprano que tarde.

Exclusivo: La pelea Merkel-Von der Leyen por la Sputnik V

En este sentido, la traba comunitaria está dada por el requerimiento de la fabricación local y por lo pronto Sputnik no tiene convenio con un laboratorio en la UE que la fabrique. Pero los incentivos persisten para que se comience a vacunar cuanto antes: se demostró que no tiene efectos adversos severos -aunque puede generar síntomas similares a los de un cuadro gripal por uno o dos días- y su eficacia supera el 90%.



Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
3
Jaja, y bueno, hay que preocuparse por la economía de la " madre patria", aquí como fieles alumnos de las pasadas glorias del régimen soviético del siglo pasado nos esmeramos en seguir a rajatabla el manual de procedimientos, pero el "pequeño problema" es que estamos en el 2021 y hay que ver si la gilada se lo banca.... jajajaja
2
Igual que en China.

Chbc, por que solo el gobierno ruso elaboro una vacuna, en el resto de los paises, fueron privados. Analfabeto.
1
Solo Rusia les importa? Para que preocuparnos por estado unidos, Inglaterra, china, si esos países no son los que llevan la ?libertad? y ?democracia? a países ricos en recursos naturales a punta de pistola u con millones de muertos por fuego amigo o daño colateral. Esos países cobran impuestos por astrazeneca, pfizer y moderna. Con eso no les
Importa que hacen? Berreta, muy berreta y predecible LPO, como se nota quien te banca!