Veracruz
López Obrador enfrenta una crisis política por su respuesta a la masacre del Viernes Santo
La matanza ocurrió en el estado de Veracruz que gobierna su fuerza. El presidente se enojo por las críticas.

López Obrador quedó atrapado en una seria crisis política por la matanza del Viernes Santo en el estado de Veracruz, que provocó la muerte de catorce personas luego que un comando armado arribara a un salón de fiestas ubicado en la ciudad portuaria de Minatitlán. En el lugar se registraron 13 decesos, incluido un bebé de un año. Más tarde, uno de los cuatro lesionados perdió la vida.

De acuerdo con el reporte inicial de la Secretaría de Seguridad Pública de Veracruz, un comando armado arribó al lugar cerca de las nueve de la noche preguntando por un hombre apodado "El Beky", dueño del bar. Cinco mujeres, siete hombres y el menor de edad fueron usados como "escudos humanos" cuando comenzó la balacera, contaron testigos del enfrentamiento.

Este sábado, tras conocerse a profundidad los detalles de la tragedia, la indignación se dejó sentir en las redes sociales, donde los usuarios hicieron hincapié en el partido al que pertenecen tanto el alcalde de Minatitlán como el gobernador de Veracruz: Morena. Se trata de la fuerza política creada por López Obrador. Por lo que en torno a las etiquetas #AMLORenuncia y #VeracruzEstadoFallido, se congregó la exigencia por seguridad y justicia. 

La respuesta del presidente de México en la misma red social, lejos de calmar las protestas, la encendió aún más. Aunque el presidente no se refirió directamente al hecho, en la red lo interpretaron así.

Luego de ese tuit el presidente permaneció en silencio hasta este domingo cuando encabezó un acto en el mismo estado de Veracruz y al referirse a la masacre eligió culpar por la misma a la "cochina herencia" de los gobiernos anteriores.

En su discurso, López Obrador hizo un repaso histórico de las cuatro gestas heroicas que transitaron los veracruzanos, con invasiones de españoles, franceses y estadounidenses. Entonces, recordó la labor patriótica de las fuerzas armadas, a quienes aprovechó para pedirles ayuda en la actual crisis de seguridad.

"Ya no tenemos esas agresiones externas", dijo el Presidente, al justificar que un gran números de soldados y marinos pasen a la nueva Guardia Nacional, para entonces ocuparse de tareas de seguridad pública. En ese marco, hizo una breve referencia a la matanza de Minatitlán: "Vamos a serenar al país. Duele mucho enterarse de las noticias como estos asesinatos. Todo este fruto podrido, todo esto que heredamos de la aplicación de una política económica anti-popular y entreguista. Lo único que les importaba era saquear, robar. El gobierno no estaba hecho para servir al pueblo, sino un facilitador para la corrupción".

Y agregó: "Todavía tenemos que enfrentar esa inercia, esa mala herencia, ese fruto podrido, ese cochinero que nos dejaron. Pero vamos a limpiar al país. Se va a acabar la corrupción, se va a acabar la impunidad, va a haber justicia. Me canso, ganso".

Como sea, la masacre es parte de una tremenda escalada de violencia que sufre México y que lejos de atenuarse se agravó desde que López Obrador está en el poder, algo que este sábado se encargaron de recordarle sus antecesores del derechista PAN, Vicente Fóx y Felipe Calderón, habitualmente señalado como el hombre que incendió México, por haber sido quien inició la guerra al narco, que disparó la ultraviolencia.

Es que López Obrador fue muy crítico con la política de seguridad de sus antecesores -incluido Peña Nieto- y durante la campaña propuso una amnistía a capos narcos y la legalización casi total de las drogas, pero cuando llegó al poder esas ideas quedaron en el camino y se abrazó con fuerza a los operativos policiales del Ejército y la Marina, piedra angular de la guerra al narco de Calderón que continúo Peña Nieto. El único cambio real hasta ahora ha sido la disminución de capturas de capos narco y cierta retórico que declara el fin a la guerra al narco. Pero la violencia lejos de bajar subió.

En ese sentido, este fin de semana, López Obrador enfrentó otro revés: el Secretariado Ejecutivo de Seguridad Nacional publicó las cifras de homicidios actualizadas al 31 de marzo. Con más de 8,700 asesinatos, se trata del primer trimestre más violento en toda la historia de México, o al menos desde que se tiene registro de los índices delictivos. Con respecto a 2018, hubo un incremento de 8%.

"'Sube a 14 cifra de muertos en Minatitlán' 'Hallan cuerpo embolsado en Edomex' 'Asesinan a pintor y su familia en SLP' El primer trimestre de AMLO ha sido el inicio más violento de los últimos sexenios Esta es la realidad! Mientras, López atacando, denigrando, MINTIENDO", agregó el expresidente Vicente Fox en Twitter.

Veracruz es en efecto uno de los estados más peligrosos de México con el récord de periodistas asesinados. Durante el gobierno de Peña Nieto estuvo a cargo de Javier Duarte, que inició su mandato como uno de los jóvenes brillantes de la nueva generación del PRI que rodeaban al ex presidente y terminó preso y hundido en un estado descontrolado de violencia y corrupción. López Obrador lo tomó como ejemplo de todo lo que no funciona en la política mexicana y apoyó la candidatura de Cuitláhuac García, quien terminó ganando, en medio de promesas de barrer con ambas pestes.

El ex presidente Felipe Calderón no perdió la oportunidad de devolver gentilezas: "aclarando: 'el régimen corrupto', cómo le llama, ahora son ellos".

Ante esta polémica, el secretario de Seguridad, Alfonso Durazo, trató de poner paños fríos: "En este desafío debemos trascender diferencias democráticas legítimas e impulsar un espacio para coincidencias sin regateos de todos los poderes y niveles de gobierno del Estado mexicano. Tal es el enfoque que impulsamos. Toda participación es bienvenida".

"En el fondo de la violencia está la ruptura, con efectos e inercias acumulados por décadas, de nuestro tejido social. La estrategia es avanzar hacia su regeneración y cancelar la corrupción que, desde el poder, ha amparado a los grupos criminales y permitido su impunidad", analizó.

La cabaña de Minatitlan donde ocurrió la masacre.

El planteo del secretario de Seguridad de López Obrador también fue replicado. "Pide Durazo 'trascender diferencias democráticas legítimas' tras la matanza de Minatitlán. AMLO dice: 'La única doctrina de los conservadores es la hipocresía'". aseguró el periodista Sergio Sarmiento. 

El académico Isaac Katz subrayó: "El régimen corrupto al cual se refiere es el mismo que gobierna desde el 1 de diciembre de 2018. La matanza de Minatitlán, 19 de abril de 2019, fue 'under your watch'. Asuman su responsabilidad y dejen de culpar al pasado". Mientras que el líder nacional del PRD, Fernando Belaunzarán: "'Los gobiernos municipal, estatal y federal son de Morena, pero la responsabilidad por la tragedia de Minatitlán es de mis adversarios que callaron como momias'. #AsiHabloPejetustra".

En medio de las reacciones y de que Proceso informara que las camionetas en viajaba el grupo armado aparecieron incendiadas en las inmediaciones del Puente Coatzacoalcos 2, trascendió que empresarios y dirigentes de distintas organizaciones sindicales de Minatitlán realizarán una marcha por la paz el próximo martes 23 de abril a las 17:00 horas.


Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
2
Bueno mas alla del desastre que es amlo, los payasos del PRI gobernaron cien años y amlo desde hace 4 meses
Quien es el repsonsable
PRI, equivalente a corruptela
1
Se llega la hora del final para esta luz de fosforo progre berreta y barata en mexico