México
López Obrador agrava la disputa con Slim y lo acusa de negociados con Peña Nieto
Esta vez fue por los contratos de su firma Carso para construir gasoductos a precios "leoninos" según la CFE.

Una nueva prueba para aquellos que no están convencidos. La relación entre Andrés Manuel López Obrador y Carlos Slim atraviesa su peor momento en años, como anticipó LPO tiempo atrás. El rol del empresario en el encendido lobby a favor del aeropuerto de Texcoco confirmó la durísima acusación que el Presidente repite ante su círculo más íntimo: desde su óptica, el dueño de Grupo Carso nunca dejó de ser el agente financiero de Carlos Salinas de Gortari.

Los cruces mediáticos, y cada vez menos sutiles, se repitieron esta mañana, esta vez en medio de las acusaciones que hace la 4T sobre una suerte de asociación ilícita -e inmoral, en palabras de AMLO- entre los funcionarios del sector eléctrico público y las compañías privadas. Por eso, esta mañana se leyó un primer listado de ex directivos de la CFE que luego pasaron del otro lado del mostrador. "Imperó el influyentismo con contratos leoninos", acusó el tabasqueño.

El nuevo señalamiento contra Slim fue, esta vez, al denunciar públicamente que Grupo Carso figura entre las empresas que, a decir de las autoridades energéticas, tienen siete gasoductos frenados en el país y cuya inversión le está significando gastos millonarios a la CFE. Según su director, Manuel Bartlett, estos podrían llevar a la empresa productiva a la quiebra.

"México paga miles de millones de dólares por siete gasoductos que están detenidos a causa de contratos hechos por la política neoliberal, que casi acabó con la CFE. De tal manera que se encarecieron los costos de la energía y la empresa del Estado mexicano hoy aporta sólo el 50 por ciento", dijo el Presidente este lunes en su conferencia matutina.

Contacto en Madrid: tres ex presidentes mexicanos en el centro de intrigas contra López Obrador

Explicó que, por el alquiler de estos ductos varados, la firma eléctrica ya tiene una serie de penas absurdas: por ejemplo, el año pasado, pagó 5 mil millones de pesos en concepto de penalidades. Por el alquiler, agregó Bartlett, la comisión de electricidad tendría que pagar hasta 70 mil millones de dólares en 25 años, de los cuales 62,000 millones de pesos ya se han pagado desde 2015. "De continuar estos contratos, CFE está en una posición de quiebra", argumentó.

Bartlett, expuso que dentro de los contratos se establece que "cualquier causa de fuerza mayor que impida a esa empresa continuar esa construcción le obliga a la CFE a pagar una pena como si estuviera recibiendo el gas sin recibirlo". El director de la empresa eléctrica confirmó entonces que las firmas propietarias de estos ductos detenidos -y con los cuales se buscará un acuerdo para que voluntariamente revisen los contratos- son: Carso, IEnova y Transcanadá.

En repetidas ocasiones, el mandatario federal apeló a la buena voluntad de los empresarios para poder revisar con ellos estos contratos, sin embargo, son ya evidentes las enemistades con Slim, una relación de la cual se benefició mucho el magnate durante el gobierno capitalino de López Obrador pero que marcó una clara distancia con la cancelación del aeropuerto de Texcoco.

Hay que recordar que el momento de quiebre fue en plena campaña, cuando el magnate hizo unainusual aparición con la prensa, una conferencia en la que se enfocó a la defensa del nuevo aeropuerto. "El costo del nuevo aeropuerto no es más que el de una refinería", dijo entonces el empresario cuya inversión estaba en riesgo, figurando como el último elemento para desatar la tensión con el equipo de López Obrador.

Desde entonces aparecen dimes y diretes, entre acercamientos del propio dueño de otras firmas, como América Móvil, que pasó de advertir durante épocas de campaña que podría haber inestabilidad económica de triunfar López Obrador, a comprometerse a seguir invirtiendo con este Gobierno.

Sin embargo, un episodio de fuerte oposición se abrió en los medios de comunicación, pues como reveló LPO, en Palacio Nacional se instaló la idea de que el empresario estaría detrás de los últimos cambios en la línea editorial de Grupo Reforma, ahora dirigido por Juan Pardinas, cuyo discurso siempre ha sido crítico al ahora jefe del Ejecutivo.

Y la mención contra Slim no se limitó a Carso. En la conferencia matutina también se involucró a Alfredo Elias Ayub, entre los ex funcionarios que ahora están involucrados en empresas privadas de energía. Se trata del hermano mayor de Arturo Elías Ayub, yerno de Slim. La pelea crece. ¿Habrá respuesta del magnate?

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.