Dólar
Los anuncios de Caputo no evitaron que el riesgo país se dispare al nivel más alto de la época Macri
La desconfianza del mercado puede costarle al Banco Central el control de la política monetaria si la inflación supera la meta acordada con el FMI.

El mismo día en el que llegó la misión del FMI a Buenos Aires, el riesgo país argentino se disparó a 748 puntos básicos y el dólar se disparó hasta alcanzar su récord histórico de $30,68. En respuesta, el Banco Central y el Ministerio de Hacienda anunciaron una serie de medidas: fin de las subastas diarias de los dólares del Tesoro, desarme de 300.000 millones de pesos en Lebacs mediante un canje de Letras y la venta de 500 millones de dólares de las Reservas Internaciones para intentar contener este martes la disparada de la divisa.

En respuesta a la pérdida del 2,5% del peso frente al dólar, los bonos nacionales se derrumbaron hasta 8,1%, los ADR's de acciones argentinas se desplomaron hasta 8,7% y el Merval acotó su caída a 2,8% en pesos. Y todo esto de la mano de la suba de los Credit Default Swaps (CDS) a niveles que no se observaban desde 2016. En efecto, el riesgo país, llegó a 748 puntos básicos, el más alto de la era Macri.

La delicada situación financiera argentina por su déficit estructural de cuenta corriente y el rojo de las cuentas públicas se deterioró a pasos agigantados con el escándalo de los cuadernos, que hizo prever en el mercado una recesión similar al mejor estilo "Lava Jato", y la no renovación de casi la mitad de los 800 millones de dólares de Letras del Tesoro que vencían la semana pasada, lo que generó un susto en los mercados.

Advierten que mayor coordinación en el equipo económico podría haber moderado el salto del riesgo país

Es que, una parte no despreciable del programa financiero de Nicolás Dujovne para cumplir con la meta fiscal acordada con el FMI descansa sobre el supuesto de que quincenalmente, el Ministerio de Hacienda logre renovar la totalidad de los vencimientos de estos instrumentos de deuda en dólares de corto plazo. Con esto, las necesidades financieras complementarias al crédito del FMI en el año 2019 no llegarían a los 8.000 millones de dólares.

Según explicó a LPO, el economista en jefe de la consultora EcoGo, Federico Furiase, esta creciente desconfianza en la capacidad del Estado de enfrentar sus compromisos obedece a que "además, del frente político por la recesión y el ajuste, y la perseverancia de los desequilibros estructurales de la economía, falta plata para que cierre el programa económico. Incluso bajo fuertes supuestos como que se renueve el 50% de las Letes y se logre cumplir con la meta fiscal, siguen faltando al menos 11.500 millones de dólares. Lo que sucede es que el mercado saca cuentas, ve que no el programa no cierra y te pasa factura en el riesgo país".

La aceleración del riesgo país por arriba de los 700 puntos implica un cierre de facto de los mercados para la Argentina -tengamos presente que el riesgo país turco está en 615 puntos y su Banco Central tiene 1,2 veces más dólares que el argentino-, lo que aumenta las expectativas de devaluación y por ende la tasa de interés. Estas dos golpean a la economía real porque por un lado prolongan la recesión y, por otro, presionan sobre los precios. Y esto, a su vez, complica el panorama político ante un mercado que considera que el "riesgo Cristina" es igual al "riesgo default", lo que recursivamente hace crecer el riesgo país. Un círculo vicioso.

"La principal corrida no está en el dólar sino en el riesgo país, el Gobierno necesita una línea de liquidez contingente para desterrar las dudas en torno al cierre del programa financiero en general y el roll over de las Letes en particular, para salir del círculo vicioso, antes que usar más dólares de las reservas para contener la presión cambiaria derivada del desarme de Lebacs. Liquidez mata solvencia: 'Show me the money' se llama la obra", sintetizó Furiase.

Dólar: ¿La Argentina necesita otro paquete de rescate?

Frente a esta situación y con la disparada del dólar, Hacienda informó que dejaría de vender los dólares del préstamo Stand-by en el mercado cambiario hasta tanto tuviera necesidades de pesos. Esta decisión de preservar la liquidez en moneda fuerte para evacuar dudas sobre la capacidad de pago del Tesoro puede generar tranquilidad en el corto plazo en los tenedores de estos títulos, aunque siga sin respuesta la forma en la que Dujovne hará que cierren los números.

Pero por otra parte, como advierte el economista y director de la consultora Epyca, Martín Kalos: "Al no darle esa liquidez al mercado de dólares, se está propiciando un escenario en el que pueda reiniciarse la corrida. Y que puede desatarse de inmediato con esta salida masiva de Lebacs. Pareciera que se está generando un escenario de riesgo con el que el Gobierno se siente cómodo, porque necesita más devaluación para poder cumplir con la reducción del déficit fiscal, que el FMI considera la madre de todo los males, pese a que esto pueda complicar la inflación en el corto plazo".

Esto abre un nuevo interrogante sobre la factibilidad de cerrar el año con una recesión moderada si las tasas de interés se prolongan elevadas por lo que resta del año. Como explicó Kalos a LPO, "La macroeconomía que se viene se va a estar redifiniendo hasta tanto se haya dejado atrás la corrida cambiaria. De momento, con la inflación arriba del 29% interanual, ya estamos por fuera de los márgenes del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional y por eso cada medida del Banco Central debe ser consultada con el FMI. Pero si pasamos el 32% de inflación interanual -y pasado mañana el Indec dirá a cuánto se fue la inflación, pero de momento estimaciones privadas la ubican en torno a 30,7%-, directamente pasaremos a tener que pedir la aprobación del FMI".

"No me parece menor ni meramente simbólico que si la inflación es superada por escasos puntos, el FMI pase a tomar control de la política monetaria. Más porque a este ritmo de aceleración del dólar y de los precios, en breve vamos a estar coqueteando con ese número. Este mes no, porque la recesión está acotando el efecto pleno del pass through", advirtió Kalos.

Por todo esto, para Furiase "aunque es positivo que el Caputo haya conseguido un waiver con el FMI para usar 500 millones de dólares de reservas, es crucial un shock de confianza en las expectativas que permita revertir el círculo vicioso en el que cayó la macroeconomía. Creo que no alcanza con el programa de desarme de Lebacs y la mayor venta de dólares de reservas del BCRA, hay que atacar el principal problema que tiene que ver con el cierre del programa financiero y el refinanciamiento de las letras en dólares del Tesoro, que es lo que te pasa factura en el riesgo país y en el dólar".

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
3
Como persona interesada en el estudio de la macroeconomía, entiendo que en materia económica, un problema estructural no se puede solucionar con una decisión económica superficial !!!!!!!!!!
2
Donde estan Hernan Iglesias y Nicolas Pechersky? Por favor que aparezcan, el pais necesita nenes bien que se hacen los cancheritos más que nunca, el destino de la nación depende de ellos
1
Caputo es sólo el presidente del BCRA. No se le puede pedir más ni tiene atribuciones para hacer más de lo que hace. El problema está en el P.E. Tenemos a un presidente que, en medio de una crisis grave, se dedica a "timbrear". Dónde está Macri? Aún está timbreando en lugar de reestructurar drásticamente su gabinete (despido de Peña incluido) y nombrar de una vez por todas a un Ministro de Economía calificado?