Editorial
El ajuste de Milei que (aún) paga Alberto
Por Leandro Bruni
La percepción negativa que aún persiste respecto a los resultados de la gestión de Alberto es lo que hoy, en gran parte, explica que, a pesar de las medidas de ajuste tomadas por el Presidente, un porcentaje considerable de la sociedad lo siga respaldando.

En la década de 1960 los sociólogos Peter Berger y Thomas Luckmann publicaron uno de los libros más influyentes de la disciplina. La construcción social de la realidad sintetizó que, en opinión pública, la realidad no está hecha de objetos, leyes, economía, ni autoridades. La realidad es una construcción social basada en la percepción que las personas forman a partir de -como diría el sociólogo Manuel Mora y Araujo- la conversación que circula en el día a día. Las cosas son como los individuos las perciben. Si creen que la economía va mal, es así; Si creen que el responsable es el gobierno anterior, también es así. El desafío de la política es entender esta dinámica para alcanzar y mantenerse en el gobierno. Si la desconoce o la enfrenta, tendrá los días contados.

El principal contrato electoral de Javier Milei con los argentinos se basó en dos pilares. Por un lado, 7 de cada 10 argentinos querían un cambio; lo más distinto que se pudiese respecto a quienes gobernaron desde 2019. En segundo lugar, los votantes aceptaron que un ajuste era necesario, pero votaron a Milei para que ese ajuste lo pague la casta. Este último matiz fue un contraste respecto a la otra candidata que expresaba un cambio. En grupos focales preelectorales, la percepción de cambio estaba clarísima en ambos candidatos; sin embargo, a la hora de preguntarles por el ajuste, los participantes decían que Patricia Bullrich ajustaría a todas las personas, mientras que Milei solo "a la política, a la casta, a los mismos de siempre". Algo de esto se reveló en el reciente estudio publicado por GOP y Trespuntozero en el cual, entre quienes sí están de acuerdo con el ajuste, el 65% dijo que "no debería afectar a personas como yo". En otras palabras, el ajuste es necesario, pero no ajustarme a mí. Con los primeros estudios de opinión pública a días de haber comenzado el gobierno y habiéndose tomado ya algunas medidas económicas, el 75% de las personas ya está convencida de que el ajuste lo va a pagar la gente, mientras que 45,6% (aún) cree que lo va a pagar la política. Si el primer número sube, y el segundo baja, la base de sustanciación electoral de Milei se verá defraudada.

La percepción negativa que aún persiste respecto a los resultados de la gestión de Alberto Fernández es lo que hoy, en gran parte, explica que, a pesar de las medidas de ajuste tomadas por el Presidente, un porcentaje considerable de la sociedad lo siga respaldando. Cuando se les preguntó a los argentinos quién es el responsable del aumento de los precios en los últimos 10 días, solo 3 de cada 10 respondieron Milei, mientras que casi la mitad dijo Alberto Fernández. Como evidencia el estudio de Zuban Córdoba, es esperable que entre los votantes de Milei más del 90% considere que el responsable es Alberto, y que entre los votantes de Massa el 70% crea que el responsable es Milei. Son votantes convencidos y cuya opinión es más difícil (aunque no imposible) de cambiar. Lo interesante -y que debería preocupar al equipo del libertario- está en la percepción de responsabilidad hacia Milei entre quienes en las generales votaron a Schiaretti (57,6%) y votantes en blanco en el balotaje (37,9%). Ahí hay un votante que contener.

En estos primeros días de gestión y sobre todo a la luz de los primeros sondeos, es evidente que la idea de que es necesario un ajuste para luego estar mejor, se convirtió en una máxima aceptada y apoyada por un importante sector de la sociedad (50%); sumado a ello, 47,5% considera que la única manera de hacerlo es a través de una política de shock. Los vientos de la opinión pública parecieran continuar favorables al Presidente y su luna de miel. El interrogante es qué ocurrirá cuando las primeras facturas de luz, agua y gas lleguen a los hogares, cuando el aumento anunciado para el transporte público se materialice y, como también anticipó Milei, se experimente un vertiginoso aumento en la inflación en los próximos meses, combinándolo con un enfriamiento de la economía, es decir congelamiento de salarios, reducción del consumo y quizás desempleo.

El gobierno de Milei se enfrenta con semanas decisivas. El desafío por estos días no es aumentar la base electoral, sino evitar desconectarse con sus votantes. Como señala el último informe de Circuitos, 36% de los argentinos consideran que los principales beneficiarios de las medidas del Presidente son los grandes empresarios, mientras que 61% creen que los principales perjudicados son los trabajadores. Apenas 15% creen que la casta está siendo perjudicada. Incluso mirando a los votantes duros de Milei, solo 33% creen que sí se está afectando a la casta. La alarma debería estar puesta en contener la percepción de los votantes blandos, aquellos que entre las generales y el balotaje decidieron apoyarlo pero que no necesariamente apoyan todas las medidas: apenas 1,8% considera que se está afectando a la casta y 68% cree que se está afectando a los trabajadores.

Es muy probable que, ante ajustes como los que el Ejecutivo pregona por estos días y que tarde o temprano se sentirán en los bolsillos, se les ofrezca a los electores simbolismos para sostener el ánimo y mantener viva la motivación originaria del voto. Si el gobierno pierde la identidad de cambio y de anticasta, el castillo de naipes se derrumbará tan vertiginosamente como lo ha sido el ascenso del propio Milei.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
Más de Leandro Bruni

Cuánto durará la luna de miel de Milei

Por Leandro Bruni
El interrogante que se nos plantea para los próximos meses es si Milei va a poder sostener este concepto de "cambio" o si la cada vez más liquida opinión pública le dará la espalda.

Los 5 terrenos de batallas en las campañas del 2023

Por Leandro Bruni
Los argentinos tomaron muchas decisiones políticas y el agotamiento de una temporada de sobreexposición a información política se nota en el humor social.

Massa no puede ganar, pero Milei puede perder

Por Leandro Bruni
Es tan importante persistir en la cada vez más difícil tarea de seguir sumando votos, como en intentar que el adversario pierda alguno de los suyos.

Los 3 errores a evitar en las estrategias de balotaje

Por Leandro Bruni
El que se confíe que esto ya terminó, lo más probable es que pierda.

Las dos ausencias que perjudican a Bullrich

Por Leandro Bruni
El 40% de quienes votaron a Larreta están migrando hacia candidatos de otros espacios.

En la época de las pasiones tristes, la política se olvidó del futuro

Por Leandro Bruni
Los electores están votando para adelante, buscando futuro y una esperanza que los conmueva.