Republicanos
Murdoch cierra el año en alta tensión con Trump y Fox News profundiza el operativo despegue
El magnate que se alinea con los republicanos habilitó a su imperio mediatico para tratar con distancia e ironía a Trump. Adios a las denuncias de fraude y apoyo a DeSantis.

Las elecciones fueron el punto de quiebre. Apenas unas horas después de que los resultados comenzaran a indicar que los principales candidatos de Donald Trump habían fracasado, los medios de Rupert Murdoch reaccionaron con despecho. Después de haber sido el living en el que los trumpistas se sentían como en su casa y se expresaban sin que nadie los contradijera, Fox News desplegó toda su potencia para cuestionar al ex presidente, The Wall Street Journal empezó a desligarse de su destino y New York Post comenzó a ironizar sobre su noche negra.

El imperio mediático del magnate australiano confirmó en apenas unas horas que la paciencia con Trump se había agotado y que no era negocio seguir apoyando a un candidato que pierde más de lo que gana. La aparente ruptura sin retorno no sólo da cuenta de una sociedad prolongada que parece llegar a su fin sino de un dato clave de cara a la batalla interna del Partido Republicano para definir quién será el próximo candidato a presidente en 2024.

Con Fox a la cabeza, los medios de Murdoch ya decidieron despegar del ex presidente y empezaron a promocionar a otros republicanos que tienen aspiraciones de llegar a la Casa Blanca. El primero de todos, Ron DeSantis, que fue asociado a la palabra "futuro" en la tapa del New York Post al día siguiente de la derrota de Trump en las legislativas de noviembre.

Furioso porque lo abandonan, Trump acusa de panqueques a Fox News y The Wall Street Journal 

La distancia no fue absolutamente repentina sino parte de una serie de cortocircuitos que se profundizaron a medida que Trump se debilitaba. Así como durante su presidencia el líder republicano podía contar con varios presentadores destacados en Fox News y columnistas en el New York Post y el Wall Street Journal, a medida que su mandato llegaba a su fin, Trump decidió ventilar sus frustraciones con Murdoch. 

La tensión se incrementó cuando Fox llamó por teléfono a Joe Biden en la noche de su triunfo presidencial. Unos días después, Murdoch dio la primera definición fuerte de que su proyecto no se agotaba en Trump. "Es crucial que los conservadores desempeñen un papel activo y contundente en ese debate, pero eso no sucederá si el presidente Trump se mantiene enfocado en el pasado. El pasado es el pasado, y el país ahora está en una competencia para definir el futuro", dijo en la reunión anual de accionistas de News Corp después del triunfo demócrata.

La aparente ruptura sin retorno no sólo da cuenta de una sociedad que parece llegar a su fin sino de un dato clave de cara a la batalla interna del Partido Republicano para definir el próximo candidato a presidente. 

Titulado "Cómo el imperio mediático de Murdoch se volvió contra Trump en 2022", un reciente informe The Hill recordó que en los últimos dos años Fox News dejó de transmitir los actos y discursos de Trump de principio a fin como hacía antes y solo hizo una excepción, el 16 de noviembre, cuando anunció su nueva candidatura a la Casa Blanca en 2024.

Ahora, tras la derrota legislativa, el matrimonio de ayer da signos de haber terminado en divorcio. De acuerdo a algunos estudios recientes, Fox no solo es la preferida de los republicanos: sigue siendo la cadena de cable más potente y es vista -por morbo o por necesidad- por una porción importante de demócratas e independientes.

Trump y Murdoch, cuando eran aliados de hierro. 

En las últimas semanas dos datos confirmaron que Murdoch se desentiende del destino de Trump y ya no lo protege. El presentador de Fox News, Sean Hannity , admitió bajo juramento en el Tribunal Superior de Delaware que "no creía" ni por "un segundo" que hubiera un fraude electoral masivo en las elecciones de 2020. Lo hizo en el marco de una demanda por difamación de $1.6 mil millones que la empresa Dominion Voting Systems contra Fox News. 

Dominion Voting Systems era la dueña de las máquinas de votación que se usaron en los comicios y había sido acusada por el trumpismo de ser parte de la operación para robarle la elección al ex presidente. Después de las elecciones que dieron triunfador a Biden, el equipo legal de Trump y los aliados del expresidente aparecieron en Fox News denunciando fraude y acusando a las máquinas de votación.

El otro dato fue el tiro por elevación del popular presentador supremacista de Fox, Tucker Carlson, que apuntó sus cañones contra la titular del Comité Nacional Republicano Ronna McDaniel. La jefa formal de los republicanos responde a Trump y se propone ir en busca de su cuarto mandato en la elección interna del próximo 27 de enero, pero enfrenta críticas durísimas de los sectores de ultraderecha que han sido aliados históricos de Trump.

Biden rompe su alianza con la CNN y Trump tienta a la cadena para que ocupe el lugar de Fox

Hace dos semanas, desde el escenario en la conferencia de Turning Point USA, en Phoenix, Carlson disparó contra McDaniel. "Estás volando en aviones privados con el dinero que, como dulces y aterrorizados votantes republicanos, te han enviado desde el centro del país. Y estás perdiendo elecciones. Si ganas las elecciones, bueno, podemos hablar de eso. Si estás perdiendo, sal. No podemos recompensar la incompetencia", dijo.

Carlson apoya para el cargo a Harmeet Dhillon, una integrante del comité nacional republicano que proviene de California y también ha sido abogada de derecho electoral de Trump. Carlos y Dhillon se conocen desde la década de 1990, cuando trabajaban como editores asistentes en la revista "Policy Review" de Heritage Foundation. Además, la presentadora amiga de Trump Laura Ingraham, quien asistió a las mismas facultades de pregrado y derecho que Dhillon, la llevó a su programa de Fox News y pidió un "cambio de guardia" en la RNC. Las críticas son a McDaniel pero no pueden desligarse del fracaso de Trump.

Algunos analistas advierten que la tensión entre el imperio mediático de Murdoch y Trump es circunstancial y no necesariamente definitiva. Dependerá, piensan, de la capacidad que tenga el ex presidente de renacer de sus cenizas.

Fox todavía emplea a una serie de colaboradores y expertos que formaron parte de la administración de Trump o estuvieron estrechamente alineados con el expresidente, como Kellyanne Conway, Kayleigh McEnany y Larry Kudlow. Además, le da aires a algunos expertos alineados con el trumpismo que prefieren omitir los cuestionamientos a Trump y apuntar sus cañones contra el liderazgo republicano en Washington, en especial el Senado, Mitch McConnell.

Sin embargo, las críticas públicas del ex presidente a Fox y The Wall Street Journal dan cuenta de su disgusto con la cobertura que dejó de protegerlo en todas las líneas y ahora busca mostrarse distante de cara al futuro. Trump no menciona a Murdoch en sus cuestionamientos a la cadena de noticias y al diario económico, pero sabe que detrás del operativo despegue está la decisión del magnate: alejarse del fracaso electoral de su histórico aliado y abrirle el juego a sus rivales para que pasen a liderar el Partido Republicano.

Temas de la nota:
Post a comment
To submit your comment, you must confirm that you have read and accepted the terms regulation and LPO conditions
Comments
The comments published are the sole responsibility of their authors and the consequences derived from them may be subject to the corresponding legal sanctions. Any user who includes any comment in violation of the terms and conditions regulation in their messages will be eliminated and disabled to comment again.