Energía
Análisis: Las propuestas de AMLO con Biden obligarían a Nahle a reabrir permisos en CRE y Cenace
De los cinco planteamientos de cooperación que propuso mandatario, tres fueron sobre temas energéticos. Los cuestionamientos del mercado.

Durante su encuentro con Joe Biden, el Presidente Andrés Manuel López Obrador presentó cuatro propuestas para enfrentar la inflación, tres de ellas estuvieron enfocadas en temas energéticos. Su materialización ya genera diversas expectativas en el mercado, pues en principio implicaría un giro en la política energética que hasta ahora ha llevado la 4T, con una mayor apertura a privados.

Como se planteó desde un principio, López Obrador centró la discusión en dos temáticas: enfrentar la inflación, cuyas presiones provienen principalmente de la escalada en precios de energéticos y alimentos; e impulsar la regulación y descriminalización de la migración. El espacio fue aprovechado por el mandatario para promover las medidas de contención de precios en gasolinas y producción petrolera, planteando una serie de propuestas cuya materialización resulta retadora desde el mercado.

En el primer punto, además de urgir al Congreso a aprobar la propuesta de Biden de suspender temporalmente el impuesto federal a las gasolinas, presumió que gracias a los bajos precios en México, la población estadounidense está cruzando la frontera para cargar sus tanques, por lo que planteó el compromiso de aumentar los inventarios y garantizar al doble el abasto de este combustible.

AMLO apoyó el plan de Biden para subsidiar gasolinas: "Muchos cruzan a México para cargar el tanque" 

Expertos consultados con LPO coinciden que este primer planteamiento resulta inviable ya que "los números no le dan al sistema de refinación", pues actualmente las refinerías no están funcionando en la capacidad proyectada que sería del 80% e inclusive los últimos datos de junio revelan una caída.

Tampoco hay una expectativa más optimista para el mediano plazo. Gonzalo Monroy, analista del sector, explica que no es claro que Dos Bocas vaya a empezar a refinar en seis meses -tiempo en que el gobierno afirma que podría terminar el periodo de pruebas- por lo que un atraso dificultaría las metas de autosuficiencia energética. También genera incertidumbre los impactos que tendrá en esta obra la baja de calificación a la nota de Pemex por parte de Moody's. Por otro lado, advierte que lo procesado en Deer Park, por ubicarse en Texas, se seguirá contabilizando como importación.

Por su parte, el experto Santiago Arroyo señala las implicaciones de este compromiso para las medidas regulatorias en el sector, pues implicaría flexibilizar los permisos para importar petrolíferos. Vale recordar las acciones tomadas por la Sener, a cargo de Rocío Nahle en la política de almacenamiento mínimo de petrolíferos, buscando controlar este sector frenando permisos. Su materialización, por lo tanto, recaería en un giro en esta postura.

Otro de los puntos propuestos por López Obrador abre la expectativa de una reapertura para el mercado eléctrico. El solo planteamiento es entendido por los expertos como un triunfo del cabildeo del equipo estadounidense, que ha presionado fuertemente por las políticas para este sector, incluso aunque no fue aprobada la reforma eléctrica. Vale señalar también que ayer hubo un encuentro con John Kerry. 

Rocío Nahle y Andrés Manuel López Obrador

En su propuesta, López Obrador habló de iniciar un plan de inversión privada y pública entre los dos países para producir bienes que fortalezcan nuestros mercados y se eviten importaciones de otras regiones o continentes. Habló de establecer con inversionistas estadounidenses plantas de licuefacción de gas y de fertilizantes, y seguir impulsando la creación de parques solares en Sonora y otros estados fronterizos con el respaldo de termoeléctricas y el tendido de líneas de transmisión para producir energía en el mercado interno y exportar a estados vecinos como Texas, Nuevo México, Arizona y California.

De nueva cuenta, para los expertos esta propuesta implicaría un giro inmediato en las acciones que han estado tomando la CRE y Cenace para frenar permisos en materia de inversiones en el sector eléctrico y en particular sobre energías limpias.

Finalmente, López Obrador también planteó poner a disposición del gobierno de EU más de mil kilómetros de gasoductos a lo largo de la frontera sur con México para transportar gas de Texas a Nuevo México, Arizona y California por un volumen capaz de generar hasta 750 MW de energía eléctrica y abastecer a 3 millones de personas, aproximadamente. Esta acaso la medida menos atractiva para Biden, pues cuentan con mucha mayor infraestructura que México.

El recorte de Moody's a la calificación de México alcanza también a Pemex y CFE

Fuera de esta propuesta, las dos anteriores podrían resultar mucho más atractivas para Biden y se alinean al cabildeo que los funcionarios han hecho en Estados Unidos. En el mercado genera expectativas de que pudiera verse materializado ese giro pues, como recuerda Arroyo, en los últimos días el comisionado de la CRE, Guillermo Pineda ha hablado en recientemente en diversos foros de meter el acelerador a la regulación y emisión de permisos.

A cambio, detrás de estos posicionamientos que tienen un fuerte peso en el corazón de la política energética de López Obrador, está la intención de lograr triunfos en materia migratoria, asunto que abarcó solo el último punto del mandatario mexicano, pidiendo visas temporales de trabajo.

Temas de la nota:
Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.