Editorial
Massa en el ojo de la tormenta
Por Gonzalo Arias
Con estos niveles de incertidumbre, incapacidad para estabilizar las variables económicas, y un imprevisible proceso electoral en ciernes, los que pueden se cubren ante la potencial debacle.

Tras el tan inexorable como esperado renunciamiento de Alberto Fernández a su plan reeleccionista, toda la atención y la presión está puesta sobre la figura de Sergio Massa. Si bien ahora sí el tigrense parece haberse liberado finalmente de toda interferencia u obstáculo para el ejercicio pleno de los "superpoderes" con los que se anunció su desembarco al gobierno, parece haberse quedado al mismo tiempo sin más válvulas que le permitan disipar las altas presiones que operan sobre las principales variables de la economía.

Es lo que Massa siempre quiso, aunque seguramente llega en el momento más complicado e inoportuno para sus aspiraciones personales. Si el "superministro" especulaba en intentar una aventura electoral proyectando la imagen de "piloto de tormentas" de una gestión que se había quedado sin respuestas y posicionándose como garante frente a la amenaza de un potencial colapso, el líder del Frente Renovador se quedó sólo en el ojo de la tormenta.

Una verdadera tormenta perfecta, que ya no puede presentar como ajena ofreciendo fusibles ni excusas que lo liberen de la responsabilidad directa por el manejo de la crisis, y que amenaza con arrastrarlo a un prematuro retiro de los primeros planos junto a la cabeza del gobierno que supuestamente llegó para salvar.

Como ha venido siendo ya recurrente a lo largo de una gestión plagada tanto de errores no forzados como de "fuego amigo", el presidente muestra una asombrosa fidelidad a su histórica falta de timing. Habiendo sostenido por meses su delirante proyecto reeleccionista al solo efecto de irritar a quien le permitió sentarse en el "sillón de Rivadavia", aún a sabiendas de las tensiones adicionales que ello generaba al interior de la precaria coalición oficialista, optó por blanquear lo que era a todas luces inevitable en el peor momento posible. Debió saber que al abrazar el inevitable "síndrome del pato rengo" no solo asumía la licuación de su propio poder, sino que dejaba expuesta a la gestión de Massa, ya sin ningún pararrayos que aguantara al menos parte de la actividad eléctrica durante la tormenta.

El siempre voluntarista y pragmático ministro parece haberse quedado sin tiempo para su tan mentado "plan aguantar". Si Massa y su círculo rojo creían que la salida del incómodo jefe de asesores presidencial permitiría frenar la corrida cambiaria, la realidad demostró ser mucho más compleja. No solo el gobierno parece haber perdido la confianza de los mercados, sino también el propio Massa, que otrora supo capitalizar su buena sintonía con el establishment financiero local e internacional como un activo que solo él podía aportar como garantía de gobernabilidad.

El dólar sigue su imparable escalada aún tras varios días de la salida del "entrometido" Aracre y del renunciamiento de Alberto, y la brecha cambiaria alcanza niveles difíciles de sostener. El presidente, cada vez más alejado de la realidad, se encargó de culpar a la "derecha": un argumento tan ambiguo como anacrónico. No es una cuestión de derechas o izquierdas, sino de confianza. Con estos niveles de incertidumbre, incapacidad para estabilizar las variables económicas, y un imprevisible proceso electoral en ciernes, los que pueden se cubren ante la potencial debacle. Dejando los juicios morales a un lado, es una situación lógica en el marco de un mundo capitalista.

Y todo ello sucede en un contexto en donde el equipo económico parece haberse quedado sin herramientas de peso para enfrentar la magnitud de la corrida. A tal punto de que la suerte de Massa -al menos en el corto plazo- parece estar atada hoy exclusivamente a dos actores con los que puede negociar pero que no controla: el campo y el FMI.

En el primer caso, el panorama es desalentador. Lo liquidado en virtud del nuevo "dólar soja" estará por debajo del 50% de los 5 mil millones que esperaba Massa. Aquí ya no solo incide el incentivo negativo que implica una brecha cambiaria superior al 100% y la perspectiva de una posible devaluación futura, sino también los efectos de la sequía sobre la actual campaña y la desfavorable situación en materia de precios.

En lo que respecta al Fondo, Massa parece albergar alguna expectativa. Por lo pronto, cuando el dólar informal parecía encaminarse a perforar los 500 pesos, desde el FMI se hizo circular en los medios que ya se estaba negociando una revisión del acuerdo. Una gentileza para el ministro, que en estos días estará viajando a Washington con el objetivo de conseguir un adelanto de los desembolsos previstos para más adelante. Ahora bien, aún en el caso de que el organismo acceda, una pregunta se impone: ¿cuál será la condición que exigirá el Fondo? Y, en concreto, ¿pedirá una devaluación? La respuesta no es menor, no solo por el impacto que ello podría tener en el plano económico, sino porque ello podría enterrar definitivamente las chances electorales del oficialismo.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
Más de Gonzalo Arias

Elefantes con pies de barro

Por Gonzalo Arias
Si bien la caída de la inflación de abril, que se profundizaría en mayo, forma parte de las "promesas" del gobierno, al mismo tiempo entraña riesgos para el cumplimiento del equilibrio fiscal, uno de los "caballitos de batalla" del presidente

La hora del Senado

Por Gonzalo Arias
La crisis que atraviesan los partidos tradicionales, que tanto benefició a Milei, hoy conspira contra las negociaciones por la ley ómnibus.

Una primera victoria

Por Gonzalo Arias
Sin grandes sorpresas, confirmando las proyecciones de los últimos días, y tras una maratónica sesión, el gobierno logró finalmente aprobar en la Cámara de Diputados tanto la nueva y acotada versión de la Ley de Bases como el paquete impositivo.

Difiriendo expectativas

Por Gonzalo Arias
Resulta muy arriesgado intentar renovar expectativas a partir de supuestos logros en el plano financiero cuando no se perciben en el horizonte cercano mejoras palpables en la economía real.

Un nuevo round

Por Gonzalo Arias
Aun cuando tanto desde el gobierno como desde la oposición "dialoguista" se percibe un clima más favorable para su aprobación, el oficialismo no ha logrado disipar la incertidumbre.

La oposición, entre las urgencias y el tiempo

Por Gonzalo Arias
El virtual abandono de funciones estatales básicas como la salud y la educación, podría incidir pronto en la temperatura social.