ArcelorMittal
Por la crisis energética, un gigante del acero propone un ERTE para 8.000 empleados
Es la primera gran foto del escenario de conflictividad laboral que se avecina en España y Europa. La multinacional ArcelorMittal pretende suspender a toda su plantilla hasta el 31 de diciembre de 2023.

La crisis energética empieza a impactar en el empleo, el eslabón más débil y delicado de una bola de nieve que parece imparable: costes de gas y electricidad exorbitados, parálisis industrial, reducción de turnos y -por último- trabajadores en la calle. 

En las últimas horas,  la dirección de ArcelorMittal, multinacional que cotiza en el Ibex y que cuenta con 11 plantas en España, propuso a los sindicatos con representación en la empresa un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) por "causas productivas" para todos sus centros en la península (a excepción de Condesa) con vigencia hasta el 31 de diciembre de 2023.

De prosperar, esta medida de flexibilización laboral, que habilita a las empresas a reducir o suspender los contratos de trabajo en contextos de crisis, afectaría a 8 mil operarios. Sería la primera foto de un escenario que temen empresarios e industriales españoles para 2023: un masivo impacto de la crisis en las fuentes laborales. 

España deberá reducir su consumo eléctrico obligado por los recortes de la Unión Europea

La empresa ha aducido cuatro argumentos para aplicar esta medida: la guerra en Ucrania, la caída de la demanda de pedidos, el coste de la energía y el aumento de las importaciones de países extracomunitarios. El segundo punto es el más delicado y sensible. 

A principio de mes, la compañía anunció la parada temporal de uno de sus hornos de la planta de Gijón por una situación "muy adversa" del mercado del acero en Europa, que ya sufre una parálisis productiva del 50% producto de los altos costes energéticos, principal materia prima de una industria muy intensiva.

La crisis energética empieza a impactar en el empleo, el eslabón más débil y delicado de una bola de nieve que parece imparable: costes de gas y electricidad exorbitados, parálisis industrial, reducción de turnos y -por último- trabajadores en la calle 

Las máximas autoridades de la Unión Europea recibieron días atrás un carta firmada por 40 directores ejecutivos de grupos metalúrgicos advirtiendo la "situación asfixiante del sector" y el impacto directo en el empleo.

La UE reconoce que la crisis energética va a crear "tensiones sociales" por la inflación

"Estamos profundamente preocupados de que el invierno que se avecina pueda dar un golpe decisivo a muchas de nuestras operaciones, y hacemos un llamado a los líderes de la UE y de los Estados miembros para que tomen medidas de emergencia para preservar sus industrias estratégicas de uso intensivo de electricidad y evitar la pérdida permanente de puestos de trabajo", rezaba la misiva. 

 El presidente de ArcelorMittal, Lakshmi Mittal. La multinacional lanzó un ERTE para todas sus plantas en España.

Las industrias del metal y el acero están, a juicio de los empresarios, "al borde de un invierno de vida o muerte para muchas operaciones". ArcelorMittal es la primera firma que traslada la crisis a las fuentes laborales, pero los recortes productivos están extendidos por todo el sector. 

Las renovables en jaque por la parálisis de la industria metalúrgica de la UE: "El invierno será de vida o muerte"

En el último mes, la metalúrgica Ferroatlántica paró los dos hornos que tenía en funcionamiento en su fábrica de Cantabria (ya había detenido el de A Coruña); y Azuliber, uno de los principales productores de arcilla del grupo Pamesa, comunicó el cese total de su producción. El diagnóstico de ambas direcciones: los números empiezan a no cerrar por los precios de la energía y la contracción del mercado a causa de la inflación.

Reinosa Forgings & Castings, uno de los principales fabricantes mundiales de grandes piezas forjadas y fundidas, con sede en Cantabria, también evalúa el camino del ERTE tras parar su producción de acero. El incremento de los costes energéticos -aduce la empresa- ya supone el 70% del gasto mensual.

Para evitar este "efecto cascada" en materia de empleo, el Gobierno anunció que toda la industria de cogeneración -aquella que genera parte de la energía que produce- va a estar cubierta por el tope de gas. De momento, sin esta herramienta, los ERTES empiezan a multiplicarse en otros sectores

La fecha hasta la que ArcelorMittal quiere extender el ERTE (diciembre 2023) es un indicio de las oscuras perspectivas del sector para el próximo año. Esta industria entiende que la crisis energética tendrá un impacto de largo plazo. 

Los sindicatos rechazan de plano una medida que "sin justificación" pretende "aplicarse a toda la plantilla". "El año 2021 fue extraordinario para Arcelor Mittal. La produccion en los cinco continentes le ha permitido obtener unos beneficios de 13.000 millones de euros y tener carga de trabajo. Por eso, la propuesta de la direccion es desproporcionada", respondieron los representantes de Eusko Langileen Alkartasuna-Solidaridad de los Trabajadores Vascos. 

La industria del fertilizante respira con el tope de gas, pero advierte que la seguridad alimentaria está en riesgo

Para evitar este "efecto cascada" en materia de empleo, el Gobierno anunció que toda la industria de cogeneración -aquella que genera parte de la energía que produce- va a estar cubierta por el tope de gas. De momento, sin esta herramienta, los ERTES empiezan a multiplicarse en otros sectores, como, por ejemplo, el azulejo.

El impacto de la crisis energética en el empleo también empieza a repercutir con fuerza en la mediana y pequeña empresa. "Vamos camino a cierres temporales. Por el coste energético, muchos sectores empiezan a no ser rentables", le reconoció días atrás a LPO Francisco Vidal, director de Economía de Cepyme

La firma Roca Tiles, ubicada en la comunidad valenciana, tomó este mismo camino. "Estamos como casi el 99 por ciento de las empresas de la zona, con un ERTE que se aplica en función de la apertura del cierre de hornos, porque a veces fabricar sale más caro que no vender", explican fuentes de esta empresa, según cita La Vanguardia. Actualmente la planta está funcionando al 60%, por lo que la situación afecta a un tercio de la plantilla: más de 200 trabajadores.

UGT admite que, en materia de ERTES, se están "sumando muchas empresas". Hasta junio eran más de 30 en este sector. El "goteo" de expedientes temporales que empezó tras la guerra empieza a transformarse un "hilo de agua", grafican desde los sindicatos.

Moncloa confirma su giro energético y llena sus reservas de gas gracias a Rusia y Estados Unidos 

El impacto de la crisis energética en el empleo también empieza a repercutir con fuerza en la mediana y pequeña empresa. "Vamos camino a cierres temporales. Por el coste energético, muchos sectores empiezan a no ser rentables", le reconoció días atrás a LPO Francisco Vidal, director de Economía de Cepyme.

La confederación prefiere, por el momento, ser "cautelosa" respecto a la proyección del empleo, que "seguramente" se verá afectado por la deceleración de la actividad económica. "Hoy hay mucha incertidumbre, prudencia y cautela. Impacto en el empleo va a haber. La magnitud, no la sabemos". La pyme española tiene hoy un promedio de 3,7 empleados.


Temas de la nota:
Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.