Frontera Sur
En campaña para ocupar el lugar de Pelosi, el republicano McCarthy exige desde El Paso la renuncia de Mayorkas
Eligió cuestionar la política fronteriza de Biden para ganar adhesiones en su carrera parlamentaria. La respuesta de Mayorkas y el debate entre los demócratas.

Kevin McCarthy viajó casi 2000 millas desde Washington hasta la localidad de El Paso para encontrar un lugar que le garantizara un eco nacional más potente. El líder del Partido Republicano en la Cámara de Representantes, que busca ocupar el lugar vacante de Nancy Pelosi, decidió trasladarse hasta el sur de Texas para elevar su voz y reclamar la renuncia del secretario de Seguridad Nacional Alejandro Mayorkas. McCarthy afirmó que su intención era expresarle "gratitud" a la patrulla fronteriza y advertirle a Joe Biden que usarán el poder de citación para reforzar la seguridad en la frontera. Pero una vez en la localidad que limita con Ciudad Juárez aprovechó para castigar a Mayorkas, el hombre que tiene la responsabilidad de ordenar una frontera ingobernable.

La jugada de McCarthy es personal pero también partidaria. Pasada la campaña electoral, los republicanos vuelven a apuntar contra el presidente con un tema que sigue sin solución y acusan a la administración Biden de "socavar activamente" la aplicación de la ley de inmigración. La Patrulla Fronteriza registró su número más alto de arrestos de inmigrantes en la frontera suroeste el mes pasado, con casi 2,4 millones de encuentros en el año fiscal.

McCarthy llegó a El Paso acompañado por un grupo de representantes republicanos, la mayoría de Texas. Entre ellos se destacaban los tejanos Tony Gonzalez, Dan Crenshaw, Brian Babin y August Pfluger. Desde la frontera, McCarthy reclamó la renuncia de Mayorkas y amenazó con iniciar investigaciones en su contra el año que podrían derivar en un juicio político el año que viene. "Si el secretario Mayorkas no renuncia, los republicanos de la Cámara investigarán cada orden, cada acción y cada falla para determinar si podemos iniciar investigaciones de juicio político", afirmó.

La estrategia de McCarthy para unificar a los republicanos y arrebatarle a Pelosi la Cámara de Representantes

La incursión del californiano McCarthy en el sur de Texas confirma dos movimientos al mismo tiempo: su intención de confirmarse como líder parlamentario y la decisión de los republicanos de seguir apuntando sus cañones contra la política fronteriza de los demócratas.

"Si el secretario Mayorkas no renuncia, los republicanos de la Cámara investigarán cada orden, cada acción y cada falla para determinar si podemos iniciar investigaciones de juicio político". 

Se trata del tercer viaje de McCarthy a la zona desde que Biden asumió el gobierno y es el primero desde que fue nominado para ocupar el lugar que acaba de dejar Pelosi y convertirse en presidente del próximo Congreso por el sector de los republicanos que lo apoya. En un partido dividido por el liderazgo de un Donald Trump que aparece debilitado, si quiere ser elegido para reemplazar a Pelosi, McCarthy tendrá que convencer al menos a una parte de los 31 republicanos que votaron en su contra para que cambien de opinión en enero.

Kevin McCarthy y los representantes republicanos, en el límite de El Paso y Ciudad Juárez.

En una carta a sus colegas republicanos la semana pasada, McCarthy consideró que la frontera sur es el tema más importante que enfrenta el nuevo Congreso. La jugada del líder republicano se dio justo antes del Día de Acción de Gracias y es una confirmación de que los republicanos no piensan ceder en su campaña para golpear a Biden donde más le duele.

Los republicanos quieren echar al jefe de la política fronteriza de Biden

McCarthy no es el primero que dispara contra Mayorkas. El senador Ted Cruz le escribió el mes pasado al secretario de Seguridad con la misma consigna: el juicio político es su destino si no se reducen los cruces ilegales.

En un comunicado el martes, el Departamento de Seguridad Nacional dijo que Mayorkas no tiene la intención de renunciar y se enorgullece de avanzar en la misión del departamento. "El Departamento continuará nuestro trabajo para hacer cumplir nuestras leyes y asegurar nuestra frontera, mientras construye un sistema de inmigración seguro, ordenado y humano", dijo el comunicado. "Los miembros del Congreso pueden hacer algo mejor que señalar con el dedo a otra persona; deberían sentarse a la mesa y trabajar en soluciones para nuestro sistema roto y leyes obsoletas, que no han sido revisadas en más de 40 años", agregaron.

Sin embargo, así como existen demócratas de Texas que desestiman la gira fronteriza del martes calificándola de alarmismo y xenofobia, hay otros que coinciden con las críticas republicanas y expresan preocupación por la situación en la zonas que limitan con México.

Los estafados por Biden: así viven los migrantes en los refugios de frontera 

Los republicanos fronterizos de Texas reclaman desde hace tiempo mayores recursos para los agentes de la Patrulla Fronteriza. El representante Crenshaw pretende ser el presidente del Comité de Seguridad Nacional de la Cámara a partir del año próximo y supervisar los asuntos de seguridad fronteriza.

La jugada de McCarthy es personal pero también partidaria. Pasada la campaña electoral, los republicanos vuelven a apuntar contra el presidente con un tema que sigue sin solución.  

Además, exigen a Biden que reinstale dos de los pilares de la política fronteriza de Trump, el Programa Quédate en México y el Título 42. Por debilidad propia y fallos judiciales que se lo impidieron, Biden no terminó de desmontar por completo la política de Trump y el resultado es un estadio intermedio que tampoco resulta eficaz para hacer frente a la presión migratoria. Actualmente, los solicitantes de asilo pueden ingresar a los Estados Unidos para esperar sus audiencias judiciales, que pueden ser años después de su primera entrada. 

Mientras los fiscales generales republicanos insisten en mantener el Título 42, una orden judicial podría levantar el Título 42 a finales del próximo mes, algo que en su origen estaba previsto para mayo pasado. "Ahora que el Título 42 puede terminar, nos estamos preparando para un tsunami", dijo McCarthy en El Paso.

Según publicó Texas Tribune, mientras el líder republicano y el resto de los representantes hablaban ante los medios, un grupo de migrantes alojados en tiendas de campaña a lo largo del río en Ciudad Juárez, agitaron los brazos hacia él con un mensaje que no esperaba. "Déjanos entrar" y "queremos trabajar", gritaron en español.


Temas de la nota:
Post a comment
To submit your comment, you must confirm that you have read and accepted the terms regulation and LPO conditions
Comments
The comments published are the sole responsibility of their authors and the consequences derived from them may be subject to the corresponding legal sanctions. Any user who includes any comment in violation of the terms and conditions regulation in their messages will be eliminated and disabled to comment again.