Republicanos
El líder del Senado vuelve a desafiar a Trump y escala el conflicto con el establishment partidario
El republicano McConnell anunció el apoyo a una ley demócrata en respuesta al ataque al Capitolio. Brutal pelea por los candidatos para noviembre y los fondos de campaña.

Mitch McConnell está decidido a tensar al máximo la cuerda que une al Partido Republicano con Donald Trump. A menos de seis semanas de las elecciones de medio término, el líder de la minoría en el Senado dio un nuevo paso en su estrategia de abierto desafío al ex presidente.

McConnell anunció en las últimas horas su apoyo a la Ley de Conteo Electoral que impulsan los demócratas y le abrió la puerta a un proyecto que surgió como antídoto ante las denuncias de fraude que el trumpismo agita desde el 6 de enero de 2021.

"Apoyo firmemente los modestos cambios que nuestros colegas en el grupo de trabajo desarrollaron después de literalmente meses de discusiones detalladas (...) Con orgullo apoyaré la legislación, siempre que no se hagan más que cambios técnicos en su forma actual", dijo McConnell. "El proceso del Congreso para contar los votos de los electores presidenciales se escribió hace 135 años. El caos que llegó a su punto crítico el 6 de enero del año pasado ciertamente subrayó la necesidad de una actualización", agregó. 

Trump, desafiante: "Si me quieren acusar, la gente no lo soportaría y habría problemas"

Después, en un intento de desligar su postura del durísimo enfrentamiento que mantiene con Trump, afirmó: "Lo mismo ocurrió en enero de 2001, 2005 y 2017. En cada uno de ellos, los demócratas intentaron impugnar la elección legal de un presidente republicano".

La semana pasada, el líder republicano de la Cámara, Kevin McCarthy, y la gran mayoría de los republicanos de la Cámara se habían opuesto al proyecto de ley que modificaría la Ley de conteo electoral de 1887. Con ese antecedente, el pronunciamiento del líder republicano en el Senado cayó como un balde de agua fría y generó repercusiones inmediatas. Para los demócratas, es un aval decisivo en una cámara adversa para sus pretensiones; para los senadores ligados a Trump, un enorme dolor de cabeza y para el GOP la posibilidad de avanzar en una nueva votación que divida a sus miembros a muy poco de las elecciones de medio término.

El líder del Senado vuelve a desafiar a Trump y escala el conflicto con el establishment partidario

El ataque al Capitolio sigue uniendo a los demócratas con el establishment republicano. El caso más contundente en el Congreso es el de Liz Cheney, que acaba de anunciar su intención de abandonar el partido si Trump vuelve a ser candidato en 2024. Desde el Senado, el líder de la campaña anti-Trump es McConnell.

El apoyo del jefe de los senadores republicanos a una legislación que dificultaría anular una elección presidencial certificada no es un hecho aislado, sino que se inscribe en un proceso de tensión creciente. McConnell lidera al ala que detesta a Trump y tiene fuertes coincidencias con algunos senadores demócratas como Joe Manchin y Kyrsten Sinema, a quien el líder republicano acaba de elogiar de manera llamativa. El senador Rob Portman (R-Ohio), copatrocinador del proyecto de ley, dijo que cree que entre 20 y 30 republicanos del Senado podrían finalmente respaldar la propuesta demócrata, que se espera que se vote durante la sesión final después del día de las elecciones.

El proceso del Congreso para contar los votos de los electores presidenciales se escribió hace 135 años. El caos que llegó a su punto crítico el 6 de enero del año pasado ciertamente subrayó la necesidad de una actualización.

"El respaldo de Mitch al proyecto de ley final que salió del Comité de Reglas fue muy importante. Si él no lo hubiera apoyado, habría sido difícil para nosotros obtener una gran cantidad de votos", le dijo Portman a The Hill. "Mitch tiene mucha credibilidad en esta área", agregó.

En un mensaje que vuelve a transparentar las diferencias con Trump, el establishment partidario ya anunció su apoyo a la norma. Otros tres republicanos del Senado, John Thune (Dakota del Sur), John Cornyn (Texas) y Bill Cassidy (Louisiana.) anticiparon su voluntad de acompañar la iniciativa que el martes último fue aprobada por una mayoría de 14 a 1 en el Comité de Reglas del Senado.

Allí, una vez más, el texano Ted Cruz (R-Texas) fue el único republicano que votó en contra del proyecto que impulsaba su partido y explicó por qué: dijo que la política y una animosidad anti-Trump están en el centro del impulso "Entiendo por qué los demócratas apoyan este proyecto de ley. Lo que no entiendo es por qué los republicanos lo apoyan", dijo Cruz. Como él, los senadores más cercanos al ex presidente se expresarán en contra de la norma, pero todo indica que lo harán de manera testimonial porque el apoyo de McConnell inclina la balanza.

El pronunciamiento a favor de la ley de Conteo Electoral es apenas el más reciente de los movimientos anti-Trump de McConnell. Hace apenas 10 días, este veterano senador republicano que representa al Estado de Kentucky hizo una jugada que no tuvo la misma repercusión nacional pero que golpea al trumpismo en donde más le duele. Decidió que el Fondo de Liderazgo del Senado, una oficina que le responde, cancelara anuncios en televisión por nada menos que $9.6 millones en la estratégica carrera para el Senado de Arizona, donde el trumpista Blake Masters enfrenta una contienda cuesta arriba. 

La grieta republicana en Arizona, el factor clave que le puede dar a Biden la victoria nacional

Según los colaboradores de McConnell, lo hizo confiando en que otros grupos conservadores externos compensarán gran parte de la diferencia para el candidato de Trump. Según el trumpismo, fue parte de su campaña permanente contra el ex presidente, en todos los frentes. Ya McConnell había dejado entrever su fastidio con los nombres que respalda Trump, cuando advirtió que la "calidad de los candidatos" iba a complicar mucho la suerte de los republicanos.

Esa declaración del líder del Senado enfureció a Trump. "¿Por qué los senadores republicanos permiten que un político fracasado, Mitch McConnell, menosprecie abiertamente a los candidatos republicanos que trabajan duro para el Senado de los Estados Unidos? Esta es una gran afrenta al honor y al liderazgo", escribió el ex presidente en su plataforma Truth Social. "¡Debería pasar más tiempo (¡y dinero!) ayudándolos a ser elegidos, y menos tiempo ayudando a su loca esposa y familia a enriquecerse en China!". La esposa de McConnell, Elaine Chao, era secretaria de transporte de Trump y renunció a su cargo después del ataque al Capitolio. De 69 años, Chao había trabajado en el gabinete con los dos Bush. Están casados desde 1993.

Hace apenas 10 días, McConnell golpeó al trumpismo en donde más le duele: decidió que el Fondo de Liderazgo del Senado, una oficina que le responde, cancelara anuncios en televisión por $9.6 millones para la campaña del trumpista Blake Masters en Arizona. 

Que el Súper PAC que responde al líder del Partido Republicano en el Senado no gaste más dinero en Arizona es una muestra decisiva de la grieta republicana. Como contó LPO, en Arizona, el trumpista Masters está financiado por el multimillonario Peter Thiel, que invirtió unos $20 millones en su candidatura y ahora organiza una recaudación de fondos privada para Masters en su casa de California, según CNBC. Masters va detrás del senador Mark Kelly en la mayoría de las encuestas en un estado que puede ser decisivo para los resultados nacionales y donde la división interna del GOP puede beneficiar y mucho a Biden.

El antecedente más reciente del enfrentamiento con Trump sumó un nuevo elemento con la salida reciente del libro "Unchecked: The Untold Story Behind the Congress's Botched Impeachments of Donald Trump", de Rachael Bade de Político y Karoun Demirjian del Washington Post.

Según Bade y Demirjian, el 6 de enero de 2021, después del ataque mortal al Congreso por parte de los partidarios de Trump que buscaban detener la certificación de la victoria electoral de Biden, McConnell habló con el personal de su oficina en el Capitolio. "Todos sabemos que Trump está loco", dijo. "He terminado con él. Nunca volveré a hablar con él". Según los autores, "mientras que McConnell estaba listo para terminar con Trump, su partido, al parecer, no lo estaba. Para su disgusto, una gran parte de sus miembros se unieron una vez más en torno al expresidente. Y estaban a punto de ponerlo en un aprieto".

Temas de la nota:
Post a comment
To submit your comment, you must confirm that you have read and accepted the terms regulation and LPO conditions
Comments
The comments published are the sole responsibility of their authors and the consequences derived from them may be subject to the corresponding legal sanctions. Any user who includes any comment in violation of the terms and conditions regulation in their messages will be eliminated and disabled to comment again.
Noticias Relacionadas
Inédita ofensiva de Ted Cruz para que Trump también tome el control del Senado

Inédita ofensiva de Ted Cruz para que Trump también tome el control del Senado

LPO (Washington DC)
El senador latino reclama la renuncia de McConnell, el líder republicano del Senado que es enemigo del ex presidente y pierde cada vez más aliadoss. A Trump ya casi no le quedan rivales.
Para contrarrestar las críticas permanentes, Biden cambia de estrategia y ahora hace chistes sobre su vejez

Para contrarrestar las críticas permanentes, Biden cambia de estrategia y ahora hace chistes sobre su vejez

LPO (Washington DC)
Obligado por lo que se percibe como su flanco más débil, convirtió las bromas sobre su edad en una constante. El consejo de sus asesores y la duda que persiste: ¿Puede evitar la fuga de votantes?
El golpe a la salud de McConnell beneficia a Trump y profundiza la crisis del establishment republicano

El golpe a la salud de McConnell beneficia a Trump y profundiza la crisis del establishment republicano

LPO (Washington DC)
El líder opositor en el Senado, enemigo declarado del ex presidente, se cayó y sufrió una conmoción cerebral. Los eventuales sucesores no están a su altura.
El golpe a McCarthy en el Congreso profundiza la grieta interna y ven que los republicanos no pueden volver a gobernar

El golpe a McCarthy en el Congreso profundiza la grieta interna y ven que los republicanos no pueden volver a gobernar

LPO (Washington DC)
Con seis votaciones perdidas en dos días, el californiano volvió a fracasar en su intento de asumir como speaker en lugar de Pelosi. Los republicanos se parten en cuatro y Biden se beneficia por contraste.

Trump no cede el lugar de jefe y advierte a los republicanos que no pueden votar el nuevo megapaquete de Biden

LPO (Washington DC)
Advirtió contra el acuerdo bipartidario que aumenta fondos para la frontera y volvió a desautorizar a los líderes del Congreso. Si lo votan, dijo, "el país se irá al carajo".
Trump pone a prueba en Arizona al negacionismo extremo como método para ganar elecciones

Trump pone a prueba en Arizona al negacionismo extremo como método para ganar elecciones

By Manuel Ocaño
Con Kari Lake a la cabeza, los candidatos del ex presidente desafían al establishment republicano y niegan la legitimidad de Biden. Un triunfo con ese discurso, la señal que necesita para lanzarse.