Republicanos
La apuesta de Milei, ser el hombre de Trump en América Latina
By Mark P. Jones
El libertario argentino es el único aliado confiable que podría tener el republicano si vuelve a la Casa Blanca. Los eventuales beneficios para Argentina.

Los elogios de Donald Trump al presidente argentino Javier Milei tras el audaz discurso que pronunció en el Foro Económico Mundial de Davos constituyen la señal más reciente de la relación fuerte y positiva que existe entre los dos, y no será la última. Además, si Trump sale victorioso en noviembre de 2024, Milei está bien posicionada para convertirse en el principal referente de Trump en América Latina, lo que conduciría a vínculos sólidos y productivos entre la Casa Rosada y la Casa Blanca, al menos enero de 2025 y Diciembre de 2027.

La afinidad de Trump por Milei surge en gran medida de tres rasgos comunes que comparten las dos figuras políticas combinados con los pronunciamientos públicos de Milei -sinceros o estratégicos- frente al 47º presidente de los Estados Unidos.

En primer lugar, tanto Trump como Milei son populistas que, a pesar de ser menospreciados por la clase política y los expertos, obtuvieron la victoria gracias a una campaña exitosa contra un sistema político cada vez más impopular, gobernado por políticos de carrera cada vez más impopulares. Trump hizo campaña en 2016 con la plataforma de ir a Washington D.C. a "drenar el pantano", mientras que Milei hizo campaña en 2023 con la plataforma de "terminar con la casta".

Why it will be impossible to ban Trump

En segundo lugar, tanto Trump como Milei están ubicados en el lado derecho del espectro ideológico y favorecen el libre mercado y políticas gubernamentales limitadas a nivel interno y una política exterior pro occidental. Esto los pone en marcado contraste con otros líderes populistas recientes en las Américas, como Cristina Fernández de Kirchner, Andrés Manuel López Obrador y Nicolás Maduro, que se ubican en la izquierda del espectro ideológico y favorecen un papel fuerte del gobierno en el economía interna y una política exterior más antioccidental.

Tanto Trump como Milei son populistas menospreciados por la clase política y los expertos que obtuvieron la victoria gracias a una campaña exitosa contra un sistema gobernado por políticos de carrera cada vez más impopulares.

En tercer lugar, tanto Trump como Milei son outsiders políticos que están acostumbrados a ser vilipendiados por sus oponentes políticos y odiados visceralmente por una gran proporción de la población. Sin embargo, una diferencia aquí es que mientras Trump efectivamente se hizo cargo de uno de los dos partidos políticos relevantes de Estados Unidos (el Partido Republicano), Milei tuvo que crear su propio partido y, por lo tanto, al menos hasta la fecha, carece del apoyo en el congreso nacional del que disfrutó Trump durante su mandato.

La apuesta de Milei, ser el hombre de Trump en América Latina

Finalmente, al controvertido ex presidente estadounidense le encanta que lo elogien y tiende a tener una opinión mucho más favorable de quienes constantemente lo elogian y nunca lo critican que de quienes ofrecen una evaluación más equilibrada y mesurada de él. Milei ha sido muy astuto en su estrategia de elogiar y felicitar constantemente a Trump y, esencialmente, nunca criticarlo o cuestionarlo. Como resultado, Trump está aún más predispuesto a corresponder con elogios y apoyo, algo que probablemente no haría, incluso teniendo en cuenta los tres rasgos compartidos mencionados anteriormente, si Milei hubiera sido crítico con él o insuficientemente adulador.

Entusiasmo vs miedo, la pelea interna del poder estadounidense ante la presidencia de Milei 

Es sólo cuestión de tiempo antes de que Trump consiga la nominación presidencial del Partido Republicano en 2024. Es probable que, tras la retirada de Ron DeSantis de las primarias republicanas, Trump alcance la mayoría de 1.215 delegados (de 2.429) necesarios para ser seleccionado como el candidato republicano el 5 de marzo, y se garantiza que superará este umbral antes del 19 de marzo. 

Como tal, en noviembre de 2024 Trump se enfrentará al candidato presidencial del Partido Demócrata -muy probablemente Joe Biden, suponiendo que los problemas de salud no le impidan de estar en la boleta electoral en el otoño boreal-, y en la actualidad la mayoría de las encuestas le dan a Trump una ligera ventaja sobre Biden en términos de sus probabilidades de victoria y regreso a la Casa Blanca para un segundo mandato.

A Trump le encanta que lo elogien y Milei ha sido muy astuto en su estrategia de congraciarse con Trump y nunca criticarlo o cuestionarlo. Como resultado, Trump está aún más predispuesto a corresponderle con elogios y apoyo. 

Para una hipotética Casa Blanca de Trump en 2025, Javier Milei se destacaría como uno de los únicos aliados confiables de Trump entre los principales países de América Latina debido a la presencia de líderes de centro izquierda e izquierda en Brasil (Lula da Silva), México (Claudia Sheinbaum), Colombia (Gustavo Petro), Venezuela (Nicolás Maduro) y Chile (Gabriel Boric). Suponiendo que Milei haya logrado, al menos parcialmente, consolidar su poder y esté comenzando a cambiar la Argentina para 2025 (ojo, a Trump no le gusta que lo asocien con alguien que considera un "perdedor"), entonces Milei tendría la ventaja interna. Para él, se trata de ser "el hombre de Trump en América Latina".

Este estatus privilegiado podría proporcionar una serie de beneficios para Milei y Argentina, especialmente en lo que respecta a la relación de Argentina con el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, así como los vínculos bilaterales de Argentina con los Estados Unidos, en una amplia gama de temas que van desde la defensa nacional hasta el comercio. el acceso al mercado estadounidense y a la inversión extranjera directa. Así, si bien la mayoría de los argentinos no tiene una opinión positiva de Trump, mientras Milei sea presidente, lo mejor para Argentina y para la mayoría de los argentinos podría irónicamente ser una victoria de Trump sobre Biden en el próximo noviembre.

Post a comment
To submit your comment, you must confirm that you have read and accepted the terms regulation and LPO conditions
Comments
The comments published are the sole responsibility of their authors and the consequences derived from them may be subject to the corresponding legal sanctions. Any user who includes any comment in violation of the terms and conditions regulation in their messages will be eliminated and disabled to comment again.
Más de Mark P. Jones

As long as Trump is alive

By Mark P. Jones
Four factors affect the project of returning to power for the former president, but three reasons explain its validity. His internal rivals shouldn't be wrong.
Con la frontera en llamas, Trump crece 23 puntos y supera por primera vez a Biden entre los latinos de Texas

Con la frontera en llamas, Trump crece 23 puntos y supera por primera vez a Biden entre los latinos de Texas

By Mark P. Jones
Revirtió la derrota que sufría entre los hispanos y duplicó la diferencia general a su favor. Biden hizo el camino inverso y perdió imagen favorable. El efecto contagio en Arizona y Nevada.
Debate republicano: el plan de Trump que se cumplió a la perfección

Debate republicano: el plan de Trump que se cumplió a la perfección

By Mark P. Jones
El ex presidente tomó un riesgo y diseñó un operativo formidable para opacar a Fox durante 24 horas. Por qué ninguno de sus rivales logró complicarlo.

DeSantis' ultimate goal

By Mark P. Jones
The Florida governor began traveling the country to cut Trump's lead among Republicans. The three great reasons that play in his favor.

El objetivo final de DeSantis

By Mark P. Jones
El gobernador de Florida comenzó a viajar por el país para recortar la ventaja que le lleva Trump entre los republicanos. Los tres grandes motivos que juegan a su favor.
El poder en Estados Unidos desconfía de Milei y ya eligió a Massa

El poder en Estados Unidos desconfía de Milei y ya eligió a Massa

By Mark P. Jones
Las multinacionales simpatizan con las ideas de Milei pero no creen que pueda implemetarlas y saben qué Massa entiende cómo funcionan los negocios. Las tres razones de Biden para apoyar al candidato peronista.