Milei Presidente
Devolverle el poder a la presidencia, la tarea impostergable de Milei
Por Ricardo Bloch
Es muy probable que en poco tiempo y después de muchos años, la mayoría de los argentinos vuelvan a conocer de memoria los nombres de todos los ministros del Poder Ejecutivo.

Richard E. Neustadt (1920-2003) fue el mayor experto académico en el funcionamiento de la presidencia de los Estados Unidos. Asesoró formalmente a los exmandatarios Harry Truman, John Kennedy y Lyndon Johnson, y de manera informal a Bill Clinton. Neustadt junto a Don K. Price fundaron la Escuela de Gobierno Kennedy en la Universidad Harvard con el objetivo, según sus propias palabras, de "formar servidores públicos, no politólogos". Educado en la tradición académica liberal de las universidades de Berkeley y Harvard, Neustadt forjó su concepción de la república en la idea de la "separación de instituciones que comparten poderes".

En octubre de 1960, pocas semanas antes del triunfo de Kennedy sobre el candidato republicano Richard Nixon, publicó su obra más importante bajo el título, "Poder presidencial". Traducido a más de diez idiomas y con ventas superiores a los dos millones de ejemplares, el ensayo fue revisado y reeditado en 1990 como, "El poder presidencial y los presidentes modernos: la política de liderazgo de Roosevelt a Reagan". Arthur Schlesinger Jr., uno de los más estrechos asesores de Kennedy, relató que el mandatario asesinado hace sesenta años en Dallas leyó el texto completo casi en simultáneo a su asunción al frente de la Casa Blanca en enero de 1961.

Según Neustadt la característica central del poder de la presidencia es el poder de persuadir. Y esta función primordial está íntimamente ligada a la reputación profesional y al prestigio público de la persona que fue elegida al frente del Poder Ejecutivo. El estilo de gestión tiene que adaptarse a la personalidad del presidente, y no a la inversa, aunque sabemos que el pragmatismo siempre funciona como la bisagra que abre las puertas a los cambios que impone la agenda de la realpolitik. Ya lo dijo Henry Kissinger con maestría, "el político debe ser capaz de predecir lo que va a pasar mañana, el mes próximo y el año que viene; y de explicar después por qué no ha ocurrido lo que predijo".

Liebre por gato

Con toda la impronta de las atribuciones que le otorga la Constitución Nacional al titular del Poder Ejecutivo Nacional, el jefe de la Casa Rosada puede imprimir su adn en la conformación de un gabinete de ministros reducido, pero con fuerte poder de decisión autónoma. Si así fuera, es muy probable que en poco tiempo y después de muchos años, la mayoría de los argentinos vuelvan a conocer de memoria los nombres de todos los ministros del Poder Ejecutivo como ocurriera en la década menemista.

La característica central del poder de la presidencia es el poder de persuadir. Y esta función está íntimamente ligada a la reputación profesional y al prestigio público del presidente. El estilo de gestión tiene que adaptarse a la personalidad del presidente, y no a la inversa.

A partir de estas consideraciones teóricas, y a pocos días de su asunción al frente de la Casa Rosada, el presidente electo Javier Milei deberá resolver rápidamente el núcleo central que determine el rumbo inicial de su administración de gobierno. En este sentido es que el líder de La Libertad Avanza tiene una oportunidad única para arrimar a su coalición al peronismo no kirchnerista como opción de una tercera línea vernácula que compense el reparto de cargos dispersos derivados de los restos de la dirigencia de Juntos por el Cambio.

Armando el rompecabezas del nuevo poder que se inicia el próximo 10 de diciembre, las piezas más aconsejables para incorporar al juego son las siguientes: Miguel Angel Pichetto como presidente de la Cámara de Diputados; Florencio Randazzo como presidente del PAMI; Santiago Montoya como director general de la AFIP y Cristian Ritondo como ministro de Defensa. Por su parte, Ricardo Lopez Murphy sería la persona indicada para ocupar la secretaría de Asuntos Estratégicos de la presidencia de la Nación.

Estas designaciones, y la decisión de otorgarle al jefe de gabinete de ministros todas las facultades que le concede la Constitucion Nacional en su artículo 100, descomprimirían la pulseada política en danza y le aportarían a Milei la dinámica imprescindible de funcionarios con mucha experiencia en la gestión pública. Además, le sumaría el apoyo de gobernadores y senadores, imprescindible para la sanción de las leyes de reformas económicas y administrativas que permitan comenzar a brindar la seguridad jurídica para la urgente y necesaria llegada de inversiones de capitales nacionales y extranjeros.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
  • 2
    fedelca
    02/12/23
    10:04
    Che, los de la CIA son servidores públicos? Los que matan gente en Vietnam o Afganistán son servidores públicos?
    Responder
  • 1
    Pepe Canteros
    30/11/23
    18:16
    Una de las cosas que garantiza un gobierno democrático y justo es que el presidente no sea omnipotente.
    Que les pasa a los "periodistas"?
    Se olvidaron de lo que estudiaron?
    Responder
Más de Ricardo Bloch
Biden no puede seguir conduciendo el barco de la libertad

Biden no puede seguir conduciendo el barco de la libertad

Por Ricardo Bloch
El Partido Demócrata está a tiempo de entender que su actual presidente ha cumplido ya su tiempo.

1983-2023 ¿Coalición mata partido?

Por Ricardo Bloch
Falta muy poco para sabersi la próxima década estará protagonizada por personalismos anclados en los dos partidos mayoritarios que ya perdieron su esencia histórica, o si asistiremos a la conformación de coaliciones de largo alcance.

Es la justicia, no la economía, ¡estúpido!

Por Ricardo Bloch
Queda claro que la disputa política entre Cristina Kirchner y Alberto Fernández trasciende al dinero, pero la escasez de éste es el que alumbra el verdadero motivo de la salvaje y primitiva lucha entre el presidente y la vicepresidenta.

La teoría pura de los 100 días de gobierno

Por Ricardo Bloch
El próximo gobierno deberá tener en claro que los índices de pobreza y de inflación sin control sólo podrán combatirse con una agenda política y económica que obtenga algunos resultados concretos en el primer año de gestión.

Ganar perdiendo o perder ganando

Por Ricardo Bloch
Es el gran dilema que el oficialismo y la oposición enfrentan en las próximas elecciones, cuando hará falta un profundo ejercicio de interpretación numérica para convertir en poder real la lectura de los votos.

A 25 años de la salida del Domingo Cavallo

Por Ricardo Bloch
La salida de Cavallo del ministerio de Economía fue una renuncia que nos habla mucho del futuro.