Corrientes
Cristina apuesta a una victoria de Espínola para fortalecerse en las legislativas
La provincia elegirá gobernador en septiembre, antes de que se renueve la mitad del Congreso. El intendente de la capital es el favorito para derrotar a Ricardo Colombi, el único gobernador radical con enemigos adentro y afuera del partido. En la Rosada ya comenzaron a promocionarlo para evitar que otra vez Scioli se lo apropie.
Cristina Kirchner espera que el intendente de Corrientes, Carlos Mauricio Espínola, gane las elecciones para gobernador de esa provincia en septiembre y potencie al oficialismo en los comicios legislativos de un mes más tarde, clave para saber si el Gobierno tendrá los dos tercios necesarios para reformar la Constitución. 

“Camau” ya no oculta su candidatura. “Esta provincia necesita un modelo diferente, un cambio importante para salir de la situación de abandono en la que se encuentra”, aseguró este fin de semana a la agencia oficial Telam.

En el Gobierno lo apuntalan como figura propia y lo sumaron a Unidos y Organizados, la agrupación que reúne a todos los sectores kirchneristas y comanda La Cámpora. Andrés "Cuervo" Larroque, diputado y figura camporista, ya hizo varios viajes a Corrientes para mostrarse con Camau. 

Por las 17 intervenciones que sufrió, más que cualquier otra provincia, Corrientes está desfasada en la renovación de autoridades y es un caso testigo antes de las elecciones intermedias, que marcan un escenario para diagramar la presidencial.

En 2009 el kirchnerismo sonrió aunque el festejo en andas para las cámaras fue de Gerardo Morales, entonces presidente de la UCR. Su candidato Ricardo Colombi le ganó al primo Arturo, entonces gobernador ligado a Julio Cobos, principal enemigo de la Casa Rosada. 

Tercero y sin apoyo oficial quedó el ahora diputado y senador en aquel año Fabián Ríos, quien no pudo quebrar el maleficio de cuatro décadas sin gobiernos peronistas. Resistio a la presión de Kirchner para que se bajara y liberara el triunfo de Ricardo. 

Ahora Ríos quiere volver a presentarse pero ya siente otra vez la falta de respaldo: en Diputados se quejó porque el ridículo que pasó al encabezar la avanzada para barrer al presidente de la Auditoría General de la Nación, el radical Leandro Despouy, luego desactivada por la propia Casa Rosada. Enojado, se fue de la sesión que debatió el voto a los 16 con el kirchnerismo al filo del quórum.

Es que la perla de 2009 para el Gobierno fue la llegada a la política de Espínola, cuatro veces medallista olímpico e intendente de la ciudad de Corrientes desde ese año.

Claro que esa vez quedó marcado el apoyo que le brindó Daniel Scioli, quien contribuyó a su campaña y hasta lo hizo saber con afiches.

Sin embargo, Camau nunca dudó en concurrir a cuanta presentación del kirchnerismo haya y ahora es el candidato puesto.

“Cualquier encuesta lo da a Espínola ganador porque roba en la Capital, que tiene la mitad del electorado. En el resto de la provincia está parejo con Colombi”, asegura una fuente correntina que asegura haber visto sondeos de Enrique Zuleta Puceiro.

El gobernador ensayó este año una marcada diferenciación de la Casa Rosada, con denuncias por la coparticipación, luego de un período de idas y vueltas en el que quedó mal con todos: con la UCR, porque se reunió con Kirchner ni bien se consagró; y con el kirchnerismo “porque no cumplió y hasta le mintió a Néstor”, explican en la provincia.

Sin padrino a la vista coquetea con el PRO. Se mostró con Miguel del Sel y el mes pasado fue visitado por María Eugenia Vidal, quien no tuvo reparos en anticipar una alianza. "Venimos teniendo un diálogo constante desde hace algunos meses con Ricardo Colombi", dijo la vicejefa de Gobierno en Corrientes. 

El radicalismo tiene otro candidato lanzado: el senador Eugenio “Nito” Artaza, con buen nivel de conocimiento pero aún con mucho para crecer. “Está tercero, sólo por encima de Ríos, pero con proyección”, aseguran. 

Entre tanto se mezclan los partidos provinciales de fuerte tradición en Corrientes, tanta, que hasta hubo elecciones en que peronistas y radicales se unieron para barrerlos. Uno es el Partido Autonomista, de José Romero Feris, ahora en capa caída.

La cenicienta de cada elección es el Partido Liberal, que con un promedio de 3500 votos propios suele dirimir una contienda reñida aliándose con uno u otro bando. No fue el caso de 2009, cuando se asoció al frente del derrotado Arturo Colombi aunque pudo ganar en elección de senadores y anotarse una representante en la Cámara alta, la ex diputada provincial Josefina Meabe.

Con una victoria de Camau no quedarían gobiernos radicales en el país, luego de la derrota del año pasado del catamarqueño Eduardo Brizuela del Moral y el rionegrino Héctor Sainz.

Y varios funcionarios podrán viajar a levantarle la mano e invitar a votar a los candidatos K en otras provincias. Antes de que Scioli les gane de mano.
Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
1
No importa quien gane en las provincias,la etapa kirchnerista esta terminada en Argentina,(el propio justicialismo esta armando la sucesión de Cristina,que ya no tiene apoyo de la clase media y es crecientemente repudiada por las clases mas bajas,que ven sus pequeños ingresos carcomidos por la inflación). 2012 fue un año bisagra para el partido oficialista,(y 2013 el Frente para la Victoria va a cosechar en las urnas todas las macanas que se mando este año).