Diputados
Puigross votó contra la Universidad de la Defensa y Conti estalló
“Milani va a gobernar esta universidad. No construyan un Massera”, advirtió LIlita Carrió.

La tensión en el kirchnerismo por la creación de la Universidad de la Defensa se cristalizó ayer en la Cámara de Diputados, cuando finalmente se aprobó la polémica Universidad de la Defensa, que impulsa el jefe del Ejército, César Milani.

Pese a esa rebelión, con 112 adhesiones y 74 rechazos, el Gobierno logró aprobar la iniciativa que impulsa Agustín Rossi.

Carrió advirtió que el kirchnerismo no tenía los 129 necesarios para garantizar la mayoría y le sugirió a la oposición levantarse de sus bancas y dejar la sesión sin quórum, pero se quedó parada sola.

El bloque K había estallado con la postura de Adriana Puiggrós, ex presidenta de la comisión de Educación, que se plantó y decidió votar en contra del proyecto, al que calificó de "contrario" al kirchnerismo, al poner en peligro "la completa subordinación militar al poder político". 

Carrió tuvo un discurso lapidario: “Milani va a gobernar esta universidad. No vuelvan a (Emilio) Massera. No construyan un Massera”, dijo, en alusión al genocida.

El puntano José Riccardo argumentó el voto negativo del bloque UCR señalando que “la sanción de esta ley implica la designación del general Milani como miembro del Consejo Superior”.

Si bien la referente del Frente Grande se diferenció de algunos argumentos de la oposición, también apuntó a Milani. Puiggrós dijo bien clarito: “Es el ministro de turno con los jefes de las tres fuerzas y del Estado mayor Conjunto los que van a tomar las decisiones, todo lo que viene para abajo es meramente consultivo”.

“Esta ley le otorga autonomía a las Fuerzas Armadas para decidir y dirigir su propia formación -sostuvo Puiggrós-. Esto incumple con las atribuciones que le otorga la Constitución a la Presidenta de la Nación”.

Esto provocó la furia de Conti, que afirmó “Me duele que alguna diputada de nuestro bloque extrañe haber estado con Lilita Carrió y quiera volver a estar con ella”, dijo Conti.

Pero nada de esto intimidó a Puigross que en su argumentación afirmó que “esta ley va en sentido contrario al proyecto kirchnerista sobre defensa, que trabajó para colocar a las fuerzas armadas subordinadas al poder político emanado de la soberanía popular”.

“El proyecto cabecera incumple con las leyes de Defensa y Educación Superior y contiene contradicciones muy preocupantes. Propone una universidad militar cerrada sobre sí misma”, señaló la ex decana de la UBA.

"Intenta aminorar las consecuencias de otorgarle autonomía a las fuerzas armadas para su educación mediante una figura que no existe en toda la legislación argentina, que es la de la autonomía académica e institucional", se quejó Puiggrós.

"Esto no existe. Además, incumple con las atribuciones que le otorga la Constitución Nacional a la presidenta de la Nación en lo atinente al mando de todas las actividades de las fuerzas armadas, al concederle autonomía para decidir y dirigir su propia formación", agregó.

Junto con el socialista K Jorge Rivas, Puiggrós firmó un dictamen de minoría proponiendo una iniciativa del Frente Grande para sustituir el proyecto por la creación de la Universidad Nacional de la Defensa Presidente Juan Domingo Perón, "que incluye a toda la sociedad civil y se vincule con la política de Derechos Humanos que el proyecto nacional ha impulsado desde el 2003".

El que defendió la ley fue otro hombre del ala educativa del Gobierno, el diputado cordobés Martín Gill, ex secretario de Políticas Universitarias. 

Gill sostuvo que el proyecto “se enmarca en la política de democratización de las Fuerzas Armadas que se viene llevando adelante desde 2003”.

Y que “es un instrumento apropiado para conciliar la expansión del sistema universitario con la formación en defensa”, indicó Gill.

La iniciativa del Poder Ejecutivo promovida por Rossi crea la casa de altos estudios sobre la base de los institutos de formación que tienen hoy las Fuerzas Armadas.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.