Editorial
El juego de la gallina
Por Gonzalo Arias
La adopción de está formula de "todo o nada" expone al gobierno a un temprano y peligroso conflicto de poderes.

Habiendo cumplido apenas un mes tan vertiginoso como incierto en el gobierno nacional, el presidente Javier Milei encara una semana clave para el futuro de la denominada ley ómnibus, considerada para la administración encabezada por el libertario una "herramienta fundamental" para su proyecto de poder.

Se trata de una inédita mega-ley de casi 650 artículos, bautizada pomposamente -con evidentes reminiscencias alberdianas- como "Bases y puntos de partida para la libertad de los argentinos", que convalida una fenomenal delegación de facultades en el presidente, declara una amplia emergencia y modifica o deroga diversas leyes y decretos en materia impositiva, previsional, laboral, entre tantas otras. Además, la misma contempla, la ratificación del mega decreto de desregulación económica que ya fue cuestionado en la justicia.

Para Milei lo que está en juego es, sin duda alguna, mucho más que el contenido de la ley. Un contenido que, si bien en una parte sustancial es parte del núcleo de su programa económico, avanza en muchas cuestiones polémicas que exceden los temas de la agenda urgente, pareciendo tratar de imponer normativamente -junto al DNU- una suerte de "revolución liberal".

Más allá de lo controvertido de algunos temas, la adopción de está formula de "todo o nada", que en su plasmación legislativa lleva a combinar en una sola iniciativa cuestiones que el gobierno considera urgentes con temas accesorios o con transformaciones que requerirían un debate más profundo, potencialmente expone al gobierno a un temprano y peligroso conflicto de poderes.

El presidente interpreta que el tiempo juega a su favor. Que el resultado de las urnas, que la mayoría de las encuestas ratifican en materia de imagen presidencial, lo habilita a ir por todo. Que la percepción generalizada sigue siendo que no hay otra alternativa y que, por ello, ante el sacrificio invocado, la frustración acumulada por años justifica cierta "paciencia" ciudadana. Que en función de la emergencia no hay tiempo para perder en discusiones bizantinas, intercambios dialecticos ni argumentaciones jurídicas como las que entraña el procedimiento legislativo. Y que el Congreso es la encarnación más palmaria de la casta, por lo que la opinión pública repudiaría cualquier obstaculización de sus iniciativas.

Lo cierto es que más allá de la narrativa anti casta y su manifestación discursiva más concreta asociada a la intransigencia, esta semana habrá de verse si realmente Milei está dispuesto a avanzar a como dé lugar, aún sin el acompañamiento del Congreso, o si está aprovechando su posicionamiento preferencial para sacar el máximo provecho posible de una estrategia basada en el "juego del gallina".

En "Rebelde sin causa" (1955), una de las películas culturalmente más significativa del cine estadounidense del siglo XX, el personaje de James Dean (Jimmie) juega un peligroso juego con Buzz, un matón novio de Natalie Wood (Judy), que consistía en ver quien saltaba ultimo de un auto en carrera hacia un acantilado de la costa californiana.

La icónica escena de esa clásica película de Hollywood recoge una situación de conflicto que en la teoría de los juegos se conoce como "juego del gallina" (chicken game). El escenario que postula es el siguiente: un conflicto entre dos personas o instituciones en el cual si ninguna de las partes cede, se producirá un resultado grave en el que ambos pierden, frente al que ambas partes perciben que la mejor estrategia es mantenerse firme y que el otro ceda: de esa forma se evitará la catástrofe colectiva y quien se haya mantenido firme podrá sentirse satisfecho por haber triunfado.

Claro está, ni Milei es James Dean, ni el Congreso es el pandillero que en la película protagoniza Corey Allen. Por lo tanto, lo que están en discusión es la funcionalidad de los dispositivos democráticos para la toma de decisiones. Y, lo inédito del fenómeno Milei es que, a diferencia de otros ejemplos históricos -a nivel local y regional- de liderazgos que han optado por gobernar por encima de otros poderes, está en una situación de manifiesta debilidad institucional.

Así las cosas, a partir de hoy se verá si el primer mandatario estará dispuesto a pagar los costos de esta intransigencia, con lo que eventualmente podría generarse un gravísimo conflicto de poderes que podría derivar en una crisis aún más profunda del sistema político, de consecuencias aún más imprevisibles.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
Más de Gonzalo Arias

Un nuevo round

Por Gonzalo Arias
Aun cuando tanto desde el gobierno como desde la oposición "dialoguista" se percibe un clima más favorable para su aprobación, el oficialismo no ha logrado disipar la incertidumbre.

La oposición, entre las urgencias y el tiempo

Por Gonzalo Arias
El virtual abandono de funciones estatales básicas como la salud y la educación, podría incidir pronto en la temperatura social.

La paradoja del ajuste con expectativas

Por Gonzalo Arias
En un escenario donde el efecto combinado de "licuadora" y "motosierra" , cada vez resulta más difícil recrear expectativas por fuera de la dimensión simbólica.

Mucho ruido, ¿pocas nueces?

Por Gonzalo Arias
Más allá de los "éxitos" que el gobierno destaca en la macro, los datos de la economía real dan cuentas de que nos adentramos en un contexto muy complejo.

Cruzando el Rubicón

Por Gonzalo Arias
El gobierno de Milei parece adentrarse en un territorio que ya parece marcarle los contornos de un campo de acción que probablemente no sea tan amplio como anhelaría en función de sus aspiraciones fundacionales.

¿Qué ves?

Por Gonzalo Arias
No solo empresarios, Wall Street e inversores extranjeros, sino también el propio FMI, vienen planteando la gran incógnita de la gobernabilidad.