Crisis energética
El Gobierno va a recortar gas en las industrias para no afectar "la calidad de vida" de los ciudadanos
El Ejecutivo está obligado a recortar el consumo de gas para cumplir con el 7% de reducción que firmó en la UE. Los sectores metalúrgico, químico, y siderúrgico, los más perjudicados.

La vicepresidenta tercera y ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, volvió de Bruselas con deberes por hacer. España deberá reducir su consumo de gas en un 7% de cara al invierno.

La cifra es bastante menor al 15% que deberán aplicar la mayoría de los países de la eurozona, pero "significativa" si se tiene en cuenta el "ahorro 0" que pretendía Moncloa en su puja con la Unión Europea.

El plan firmado exige algún tijeretazo. El Ejecutivo tiene que decidir por dónde recortar. El primer borrador tiene a las industrias intensivas, aquellas que utilizan un consumo energético muy elevado en su proceso productivo, como los principales perjudicados.

El ahorro, por lo tanto, afectaría, principalmente, a los sectores metalúrgico, químico, y siderúrgico, en donde los costes energéticos suponen un 50% de los costes de producción. Los racionamientos también llegarán, aunque en menor medida, a la industria textil y de la alimentación.

La rebelión de España contra la UE por un plan energético diseñado por Berlín

Ribera adelantó en el Consejo Europeo que su ministerio está en contacto con asociaciones de consumidores y representantes del mundo industrial para debatir sobre quién y de qué manera asumirá este esfuerzo.

Lo cierto es que la industria acaparó en 2021 el 56% de todo el gas natural que consumió España, frente al 16% que consumieron las empresas y hogares, según Enagás.

El ahorro energético afectaría, principalmente, a los sectores metalúrgico, químico, y siderúrgico, en donde los costes energéticos suponen un 50% de los costes de producción. Los racionamientos también llegarán, aunque en menor medida, a la industria textil y de la alimentación

Para evitar este "ahorro obligatorio", el Gobierno va a incentivar a las grandes empresas a cambiar el gas por otros combustibles y a "electrificar las fábricas". Con una condición: no se va a permitir la quema de carbón, como sí están haciendo otros socios regionales.

Ribera junto a los portavoces de los grupos parlamentarios para informarles del acuerdo adoptado en el Consejo de ministros de Energía de la UE.

"Es prácticamente imposible la vuelta al carbón o de otros combustibles fósiles pesados en la industria, no serían viables en el corto plazo", advirtió la ministra.

El racionamiento que Bruselas le exige a España equivale a 45 días de consumo

El Gobierno sabe que este ahorro, inevitablemente, tendrá efectos en la economía. Una menor actividad industrial repercutirá en el PBI y en las planillas de empleo. Ese "efecto cascada" es, sin embargo, el "mal menor".

Moncloa quiere "recorte 0" en las pymes y en los hogares. Otro palo en la rueda en la economía de los ciudadanos de a pie, jaqueados por la inédita inflación, echaría por tierra las (pocas) chances electorales de 2023.

"La reducción del consumo de gas no afectará a nuestra calidad de vida diaria", aclaró este miércoles Ribera en su primera comparecencia pública tras su viaje a Bruselas, sin dejar de advertir que Europa tendrá "que prepararse para un escenario de cero envío de gas" por parte de Rusia.

Moncloa quiere "recorte 0" en las pymes y en los hogares. Otro palo en la rueda en la economía de los ciudadanos de a pie, jaqueados por la inédita inflación, echaría por tierra las (pocas) chances electorales de 2023

La vicepresidenta tercera no adelantó detalles del recorte, pero hay que hacerlo "lo más inteligente posible". En su opinión, hay "muchas cosas" que los ciudadanos pueden hacer, aunque el verdadero desafío pasa por incorporar el ahorro "como hábito cotidiano, como acto reflejo".

La "solidaridad" que pide Alemania por la escasez de gas reabre viejas heridas en Europa 

"De cara al otoño y al invierno, tenemos que incorporar otras medidas que faciliten flexibilidad en el uso de la energía. Si se puede sustituir gas por electricidad, tanto mejor; si podemos desarrollar a toda velocidad el empleo del biogás mezclado con gas, tanto mejor", explicó.

Los voceros empresariales e industriales esperan una comunicación oficial del Gobierno para hacer una valoración pública de este recorte. Todo hace suponer que se abrirá una nueva grieta entre el sector público y privado

Y agregó: "Son medidas que requieren un esfuerzo, pero que no afectan a la calidad de vida o al modo en que estamos acostumbrados a manejarnos en el día a día, mas allá de tener incorporado este tipo de hábitos que con el tiempo habíamos perdido, porque nos habíamos acostumbrado a que la energía era algo prácticamente ilimitado, y eso no es así".

Los voceros empresariales e industriales esperan una comunicación oficial del Gobierno para hacer una valoración pública de este recorte. Todo hace suponer que se abrirá una nueva grieta entre el sector público y privado.

Moncloa da un golpe a la mesa y no acepta el racionamiento obligatorio de la UE

Vale recordar que días atrás, la Alianza por la Competitividad, una asociación que agrupa a la industria de la automoción, el refino, el cemento, la siderurgia, y la alimentación, entre otras, rechazó el ahorro exigido por la UE.

"Forzar paradas industriales en países en los que no es necesario, agravará la escasez de productos esenciales en toda Europa y aumentará el impacto económico de la crisis, poniendo en riesgo el funcionamiento de toda la cadena de valor de la economía europea", fue una de las advertencias.

Temas de la nota:
Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.