Dossier Irlanda
Las peores horas de Boris Johnson
El primer ministro pierde popularidad. La inflación escala y hay racionamientos.Irlanda del Norte, Escocia y Gales agitan la independencia.

 Cuando Boris Johnson llegó al cargo en julio de 2019, Reino Unido atravesaba una salida traumática de la Unión Europea. El primer ministro, que acababa de reemplazar a la también conservadora Theresa May, prometió un horizonte de prosperidad para el país, lejos de Bruselas y liberado de sus normas. Pero el Brexit inauguró una era de inestabilidad, con turbulencias en la economía y el resurgimiento de sentimientos separatistas.

Johnson y el Partido Conservador perdieron votos en circunscripciones clave y sus aliados unionistas en Irlanda del Norte fueron superados por los nacionalistas de Sinn Féin. Lo primero tiene que ver con la popularidad a la baja del primer ministro, en medio de las investigaciones por el llamado partygate, y la disparada en el costo de vida para millones de británicos. La situación en Irlanda del Norte está vinculada con las cuestiones aduaneras del post Brexit y las tensiones entre monárquicos y republicanos.

Qué puede pasar en Irlanda del Norte con el triunfo electoral del ex brazo político de IRA

El divorcio con Bruselas puso en riesgo el predominio conservador por primera vez en doce años, y el Partido Laborista viene creciendo en las encuestas, pese a que su líder, Keir Starmer, también está bajo investigación por presunta violación a las medidas de confinamiento durante la pandemia. Cada traspié de Johnson renueva las posibilidades de los laboristas de alcanzar el gobierno.

"Algunos analistas dicen que el Partido Laborista no tuvo la performance que debería haber desempeñado para convertirse en una amenaza real para el Partido Conservador. Otros dicen que sí, porque con ese nivel de votos el laborismo quedaría arriba en términos de escaños. Es un ejercicio hipotético. Pero el laborismo sí podría convertirse en el partido más grande y formar una coalición con los liberal-demócratas", asegura a LPO Ezequiel González Ocantos, profesor de Ciencia Política en la Universidad de Oxford. 

Uno de los principales problemas de Johnson para retener el control del partido de cara a las elecciones de 2024 es resolver el problema de Irlanda del Norte. A partir de ahí quedará mejor o peor posicionado

Starmer adelantó que en caso de ser multado abandonaría el cargo, una posición que tuvo que adoptar después de pedir la renuncia de Johnson, acusado de lo mismo. "Quiso poner a los conservadores en un lugar complicado para la opinión pública, aunque tiene argumentos más sólidos para demostrar que no estaba violando las reglas del confinamiento. Los laboristas preferirían estar hablando del costo de vida y su propuesta de un impuesto a las rentas extraordinarias de las petroleras, que podría redituarles electoralmente", dice.

"En Irlanda del Norte hubo un voto castigo a las políticas contrarias a la UE"

Los laboristas saben que el aumento del costo de vida y la profundización de las desigualdades estructurales juegan a su favor. La izquierda quiere volver al Ejecutivo y el escenario podría inclinar la balanza a medida que se degrada la situación social. Según el Instituto Nacional de Investigaciones Económicas y Sociales, el año que viene se espera que los hogares que caerán en la pobreza extrema sumarán 1,2 millones.

Rishi Sunak, ministro de Hacienda de Reino Unido, anuncia medidas para enfrentar la crisis energética.

Los bancos de alimentos se llenaron en los últimos años y la Oficina de Estadísticas Nacionales informó que las personas de las regiones más pobres del país vivirán entre diez y ocho años menos en comparación con las de las zonas más ricas. La inflación está comiendo los ingresos de los británicos, disparada por la guerra en Ucrania. Johnson descartó un presupuesto de emergencia y se limitó a aprobar un rembolso impositivo que pretende financiar a través del despido de trabajadores públicos.

Rishi Sunak, ministro de Hacienda, advierte la caída del consumo y teme que Reino Unido entre en recesión, pero el pulso thatcherista de su política se muestra inquebrantable y en un primer momento rechazó ayudas directas para los más afectados, como sucedió en la pandemia. Luego tuvo que dar marcha atrás y anunciar la aprobación del llamado winterfall tax, que grava las ganancias extraordinarias de las empresas energéticas, es decir, el proyecto laborista, y evaluar ayudas sociales adicionales.

Por otra parte, el gobierno abandonó su programa de level up, o nivelación de las diferentes regiones del país mediante la transferencia de competencias, recursos e inversiones. Las propuestas del primer ministro parecen insuficientes frente a la crisis.

La agente encubierta de IRA que le vendió a ETA las armas para matar a Aznar

Si las investigaciones avanzan y se demuestra que Johnson salteó las restricciones en plena cuarentena, entonces podría ser destituido en los próximos meses. Hay descontento en las filas conservadoras, pero el primer ministro cuenta con la ventaja de dentro del partido todavía no surgió una figura que le dispute el liderazgo. González Ocantos señala el "realineamiento de los votantes y de las coaliciones respecto al Brexit", el eje que ordena la política en Reino Unido. 

Rishi Sunak, ministro de Hacienda, advierte la caída del consumo y teme que Reino Unido entre en recesión, pero el pulso thatcherista de su política se muestra inquebrantable y ya rechazó ayudas directas para los más afectados.

"Los conservadores avanzan en el norte, pero el laborismo está volviendo a recuperar la zona, y tienen el problema del sur, donde las partes más prósperas, con mayor porcentaje de universitarios, se está distanciando en favor de los liberal-demócratas e incluso de los laboristas. Uno de los principales problemas de Johnson para retener el control del partido de cara a las elecciones de 2024 es resolver el problema de Irlanda del Norte. A partir de ahí quedará mejor o peor posicionado", afirma.

El líder laborista Keir Starmer, en una celebración en el palacio de Whitehall.

Johnson quemó en poco tiempo el capital ganado con la victoria contundente en las generales de diciembre de 2019. No solo había ratificado su liderazgo después de promover la destitución de May, sino que prometía un Brexit duro, una especie de atajo para separarse definitivamente de la UE. El precio fue demasiado alto para los británicos. Y quedó al descubierto que el primer ministro no tenía un plan concreto.

"Hay una decepción en torno al gobierno de Johnson. El primer impacto del Brexit fue sobre la economía, con faltante de mano de obra en muchos sectores, formales e informales, y de productos de primera necesidad que venían del mercado europeo. Ahora la inflación interanual ronda el 9 por ciento. Se siente muchísimo en una economía que se basa en el consumo constante. La gente está dejando de consumir. Se teme una contracción", apunta Carla Torres, politóloga y magíster en Derechos Humanos de la Universidad de York. 

La inflación ronda el 9 por ciento. Se siente muchísimo en una economía que se basa en el consumo constante. La gente está dejando de consumir. Se teme una contracción.

Johnson no se da por vencido y retiene la iniciativa política, pese a que el laborismo debate un proyecto de semana laboral de 40 horas y más ayudas a las familias con menos ingresos. Pero la desigualdad entre los británicos y entre las regiones se acentúa y en el Partido Conservador se preguntan hasta cuándo podrán sostener a su líder. Johnson apenas tiene competidores en la interna partidaria. La ministra de Exteriores, Liz Truss, fracasó en diferenciarse de él y Sunak quedó descartado por un escándalo de evasión impositiva de su mujer.

La ministra principal de Escocia y líder nacionalista Nicola Sturgeon.

Torres señala que "la desigualdad parte al medio la sociedad" y que crece una generación entera "sin movilidad social". "Hay una división muy grande entre el norte y el sur. Las grandes obras para el norte de Inglaterra suelen ponerse en espera porque son ciudades gobernadas por el laborismo. Y eso genera desigualdad", agrega.

El independentismo vasco y catalán se aferra a las urnas de Irlanda para salir del letargo

La ministra principal de Escocia, la nacionalista Nicola Sturgeon, adelantó que buscará un nuevo referendo independentista. En Gales, la región más empobrecida de Reino Unido, el apoyo a una separación alcanzó su nivel más alto desde que hay registros, el 33% según una encuesta de YouGov de finales de 2020. El reciente triunfo de Sinn Féin en Irlanda del Norte trajo la posibilidad de una reunificación con Irlanda.

Para la politóloga, "los recursos más grandes se los lleva Inglaterra y hay un desbalance en lo que las naciones reciben de la administración central". "Son heridas históricas pero que el Brexit aceleró", dice. Todas estas iniciativas solo pueden prosperar con la autorización de Londres. Pero es un síntoma que Johnson no puede permitirse ignorar. 

Temas de la nota:
Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.