Profertil
La falta de acuerdo con el FMI demora una inversión estratégica para potenciar el campo
Se trata de la segunda planta de Profertil, única productora local de urea, el fertilizante estrella del campo. Su construcción que demanda más de 1.000 millones de dólares, permitiría al país dejar de importar ese insumo.

 La compañía Profertil tiene la única fábrica local de urea granulada lo cual la convierte en una de las gigantes del polo petroquímico de Bahía Blanca. La planta se inauguró en los meses previos al estallido del 2001 y vino a suplir la demanda creciente la urea granulada como fertilizante para el agro, que hasta ese momento se importaba en su totalidad.

Con la puesta en marcha de la planta, que requirió una inversión inicial de más de 700 millones de dólares, se comenzó a producir más de un millón de toneladas de fertilizante por año. En la actualidad, esa producción creció un 30%. No obstante, como el consumo doméstico de urea también crece y hoy suma mas de 2 millones de toneladas anuales, para abastecer la demanda local aún se necesita importar 700.000 toneladas extra

Argentina le compra urea principalmente a China, a lo que se suma un pequeño grupo de proveedores privados de otras partes del mundo. Lo que ocurre es que dado el fortísimo aumento de costos que trajo consigo la pandemia, la cotización internacional de la tonelada de urea pasó de 200 dólares en 2019 a más de 1.000 en la actualidad.

Para abastecer la demanda local de urea granulada para fertilizante agrario aún se necesita importar 700.000 toneladas extra.

El 85% de la urea que produce Profertil -compañía que pertenece en partes iguales a la petrolera de mayoría estatal YPF y la proveedora de insumos para el agro canadiense Nutrien- se vende a grandes clientes. Hoy la empresa no tiene capacidad para generar excedentes exportables. Es por eso que la segunda planta, además de tener una demanda asegurada a nivel local, habilita también la exportación. Solo Brasil importa 5.000.000 de toneladas por año.

Como el principal consumo de la urea es el gas natural, los países que cuentan con yacimientos de hidrocarburos, como Argentina a partir de los recursos de Vaca Muerta, tienen un gran potencial en términos de ventajas comparativas. Profertil es uno de los mayores consumidores de gas en el país, consume 2,5 metros cúbicos por día, lo que equivale al consumo de 50.000 habitantes.

El proyecto de una segunda planta de Profertil apunta a duplicar la capacidad de producción, hasta alcanzar las 2.600.000 toneladas por año.

En 2015 se presentó el primer proyecto donde la idea inicial era comenzar la construcción en 2020. En ese momento dos consorcios hicieron sus ofertas en el proceso licitatorio, por un lado Techint y por el otro YPF. Si bien ambas propuestas diferían en el desarrollo tecnológico, mostraban números similares y la necesidad de un financiamiento adicional por 1500 millones de dólares.

En esa oportunidad el proyecto no prosperó como consecuencia de la brutal caída de la producción de gas del país.

Sin embargo en 2018, otro acuerdo, en este caso entre la francesa Total y Mirgor, empresa controlada por el empresario Nicolás Caputo, celebre por ser el mejor amigo de Macri y conocido por sus negocios tecnológicos en Tierra del Fuego. De hecho originalmente se pensaba localizar allí esta segunda planta e invertir a tal fin, también 1.500 millones de dólares. Lo que sucedió finalmente es que, como de esa manera el negocio se encarecía por el fenomenal costo de fletes y traslado a la central de distribución de Bahía Blanca, para de ahí enviarse a la zona rural mas rica del país, la idea de una planta de urea en Tierra del Fuego se volvió inviable.

Tierra del Fuego compite con Vaca Muerta y aspira a convertirse en el segundo polo petroquímico del país

Al comienzo de la gestión de Alberto Fernández, hubo un primer impulso para retomar el proyecto. A las claras se trata de un negocio rentable, con proyección, que despierta el interés de los inversores. 

Sin embargo, aún con los buenos números que muestra la empresa, el potencial del país en términos de recursos y una demanda asegurada, no alcanza. Tal como lo anticipó el portal especializado Enernews, el financiamiento internacional depende de los términos de acuerdo con el FMI, y en el marco de las negociaciones, la construcción de una segunda fábrica de urea granulada para sustituir importaciones y generar cupos exportables, componentes que se cuentan en dólares que ahorra el país, por ahora se encuentra en pausa. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
  • 1
    argentine-tax-payer
    03/01/22
    23:33
    Acá falta la zurda posteando, recuerden que realidad mata relato...
    Responder