Editorial
El Gobierno como oposición de la oposición
Por Martín Rodríguez
La grieta le ahorra enfrentar la herida real de una economía que no para de caer.

¿Cuál es el tema de la política hoy? ¿El minuto a minuto del dólar? ¿El ajuste y amanecer todos leyendo el Boletín Oficial a ver quién perdió? ¿Cuánto mide CFK, si Tinelli pasa a la política, si Macri frena su caída en las encuestas, si Bonadío hace confesar hasta el último orejón del tarro de la recaudación? El gobierno necesita que la grieta política tape la fractura social. La grieta, ese atajo que convierte a todo oficialismo en oposición de la oposición, le ahorra enfrentar la herida real de una economía que no para de caer.

El gobierno tercerizó su mandato: las decisiones económicas las maneja el FMI, la política la organiza Comodoro Py, y el 21 de agosto se movilizó la parte de la sociedad civil que los expresa. Lo dijimos alguna vez: hay una "sociedad movilizada" que preexiste a Cambiemos y que a su modo parió a Cambiemos. Una línea de plazas que empiezan en las del campo de 2008, las del cepo de 2012, las de la muerte de Nisman de 2015, y estas. Pero como el macrismo no se narra, no escribe su Historia porque eso sería "antiguo" o "intenso" según sus curadores, estas marchas siempre tienen el rictus no sólo de los que marchan por primera vez sino de los que lo hacen pidiendo que sea la última. Como si dijeran mostrando la pantufla: me hicieron levantar de la cama. La pica entre los protocolos de estas marchas, llamémosle, "republicanas" y las marchas tradicionales de la izquierda o el peronismo es parte del folclore. Que si el choripán, que si el micro, que si la Sube, que si jipis con OSDE, que si cacerolas de teflón, que si espontáneos u organizados. Sí, los de este 21A venían "rodando por Callao".

Desde 2001 que lo privado que se hace público (político) es cada vez más individual. Ya no hay pudores por incumplir los protocolos nacionales y populares en la "ocupación del espacio público". La grieta será televisada, pero la fractura no entra en la pantalla. Paro universitario, represiones, colapso de las fuerzas de seguridad, y otras cosas más lejanas de las que no hay prácticamente registro. El gobierno quiere el circo de "la grieta", pero la fractura está en el pan.

"Me atravesaba un río, me atravesaba un río"

El río Pilcomayo baja de Bolivia con sedimentos e invade la costa en la provincia de Formosa. En un punto de la Argentina se abrió otra fisura: con la naturaleza. El río avanza o retrocede demasiado, deja un curso seco por el que se puede cruzar a pie a Paraguay o arrasa poblaciones con agua y barro. Este vaivén es desconocido por el 99% de los argentinos; esta lucha cuerpo a cuerpo contra un río que está en proceso geológico y empuja a lo más difícil de notar: hay una Argentina que espera aún ser gestionada. Esta política del espectáculo que vivimos vuelve tan extraño como ese río rebelde todo lo que entrañe la fractura social. Con el Pilcomayo la Nación deja sola a la provincia. Formosa negocia con el gobierno paraguayo medidas paliativas, reducción de daños, obras correctivas que requieren financiamiento nacional.

El año pasado se inauguró la escuela provincial número 380 en El Churcal. Hoy, esa escuela del noroeste formoseño, con su techo azul, su ladrillo, sus aulas y su patio, está cubierta por el sedimento barroso que bajó de Bolivia. Y no sólo la escuela: el centro de salud, las casas de la población indígena que la rodea, la iglesia evangélica, etc. En 2017 la crecida alcanzó los 7 mil metros cúbicos. Se trata de una amenaza sobre más de 60 kilómetros de frontera. Podríamos mapear muchos conflictos y problemas dentro de lo que los porteños llamamos "Argentina profunda". Cuento este que conocí porque su origen "geológico" resalta su aspecto, pongámosle, "objetivo": no hay cuadernos, no hay FMI, no hay grieta... hay que domar un río. Un país también es eso: una frontera viva a la que hay que ponerle el cuerpo. ¿Qué pasa si la gente espera pero el río no espera? Podés convencer a la gente de algo (de un ajuste, de un traslado, de un dragado), pero el agua es inocente: el río no escucha.

Hay Moros en la costa

Mientras ocurre este lava jato criollo se conoce que la Argentina debe completar de acá a fin de año vencimientos por 8.100 millones de dólares y que la economía tiene su más pronunciada caída desde la era Macri. No hay que ser ni parecer conspirativo, queda mal. Las conspiraciones, en su base, sirven para tranquilizar la conciencia en la intemperie (duermo mejor si creo que a las Torres Gemelas las volaron desde adentro que si me enfrento al abismo llamado "células dormidas"), pero desde hace tiempo podríamos suponer que existe un sistema de decisiones aisladas y globales que guionan una tendencia al control del dinero en negro. El dinero de la FIFA, el dinero de la política. ¿Dónde está la plata? Este es el juego del mundo en el que vivimos. Y a ese juego juega la política argentina: ¿dónde está la plata?

Y ahora muchos repiten que el affaire de los bolsos no mueve el amperímetro. Que ni le quita votos a CFK, ni le suma votos a Macri, más bien, dicen, solidifica el escenario. ¿Por qué? Por la crisis económica. Se verá el sedimento de esto, no se puede subestimar, aunque ya tiene los síntomas posmodernos de su declive mediático: la saturación. En tal caso, se consolidan las "peceras" y se empioja la discusión política sobre el bajo fondo "periodístico" de una grieta reducida a culebrón y rivalidad televisiva, al panelismo extorsivo que con su costumbrismo borra la naturaleza del conflicto: la fractura social argentina. Que no es una guerra entre millonarios, testaferros, retornos y off shore, sino una larga lucha sindical, social y política. Corridos por derecha e izquierda, lo que sea, pero la CGT se junta con el FMI para oír y hacerse oír con los que "toman decisiones". Porque en el medio de todo esto también nos podemos preguntar eso: ¿cómo es el sistema de decisiones en Argentina? ¿Dónde está el piloto? Bonadío, FMI, Casero. ¿Macri es el comentarista en jefe de la realidad? Veamos.

El periodista Hugo Alconada Mon, comprometido en estas investigaciones sobre corrupción en la obra pública kirchnerista, habló de "regeneración moral de la política" para que, en tal caso, se regenere la economía: una especie de brote verde ético. Esto ocurre mientras se ajusta, mientras se tercerizan las decisiones económicas en el Fondo, es decir, mientras se aplican políticas que producen crisis para salvarnos de la crisis. Una sobredosis homeopática.

Por supuesto que había una "herencia". No hay países sin herencia. Los países vienen sin beneficio de inventario. Pero llevamos años de política mordiéndose la cola: la grieta parece no nombrar ya el conflicto real de la política sino su autonomía. Una política endogámica para que nada cambie, por la que el gobierno a casi tres años de asumir ofrece lo mismo: anti kirchnerismo. Tres años y la misma oferta. Oposición de la oposición. Pero también se vincula a algo más sutil: el gobierno ajusta y a la vez opera el destrato a la política que los ajustes suelen producir después. Es decir: hace el ajuste y produce la furia anti política. Quieren la crisis y sobrevivir para rescatar a la sociedad de la crisis. Echar nafta vestidos de bomberos. Un "que se vayan todos" estatizado. Empata las imágenes en un razonamiento infantil en el que esos dólares negros compensan lo ajustado. Lo dijo Toty Flores: "lo que se recorta es lo que se robó". Un poco "país jardín de infantes" suena el razonamiento y la moralina, pero es la parábola del ajuste. Como no hubo crisis terminal sobre la que montar el ajuste, habrá que defaultear la política.

En el gobierno se preguntarán, ¿y cómo se ajusta si no es con un discurso anti sistema? Se sabe que el marcospeñismo no cree en los grandes acuerdos, no cree en los mediadores, y el pantano de Comodoro Py revive la cruzada contra el círculo rojo para hacer esa política sin intermediarios. Como diciendo: ¿para qué voy a reconocer liderazgos si al final el diálogo sectorial es con bolsos? Por ahora ensayan esta pedagogía de articular la causa y el efecto, es decir, producir la miseria y el rechazo a la política a la vez, desde el Estado. No quiere decir que esa jugada le salga al gobierno, pero sí que estamos a las puertas de un nuevo fin de ciclo: de lo que el ensayista Pablo Touzon llamó década perdida de la grieta. Crecimiento cero y mucha TV Führer. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
9
Excelente.
8
El mejor comentarista de politica en gráfica del momento...
7
Al fin un articulo realista en LPO ....sin sobarle las medias a los cambiemitas. Sera un brote verde en LPO?, de serlo se convertirian en un medio creible y serio
6
Felicitaciones. Es un texto de una claridad absoluta. Nada, pasaba por acá y me lo llevo a mi TW. Gracias
5
Así que todos los paises tienen una herencia como la que recibió Macri... Esto es peor que leer Pag 12, por lo tendencioso ... Dificil leer LPO sin ser peronista...
4
Grande gordo!
3
Grande gordo!

"Desde 2001 que lo privado que se hace público (político) es cada vez más individual. Ya no hay pudores por incumplir los protocolos nacionales y populares en la "ocupación del espacio público". La grieta será televisada, pero la fractura no entra en la pantalla. Paro universitario, represiones, colapso de las fuerzas de seguridad, y otras cosas más lejanas de las que no hay prácticamente registro. El gobierno quiere el circo de "la grieta", pero la fractura está en el pan."
2
Martin rodriguez: impecable.
Y una frase para poner en un cuadrito: "mientras se aplican políticas que producen crisis para salvarnos de la crisis. Una sobredosis homeopática."
Qué arte para decir cosas sin quedar pegado a algo; lo que explica el hecho de que te dejen seguir escribiendo.
1
Un placer leerlo.