Diputados
El Gobierno avanza con la nueva ley de biocombustibles y acusa a exportadoras de evasión
El secretario de Energía expuso en Diputados junto a referentes del sector. El diputado Cleri denunció un convenio de triangulación. Cambiemos pide prorrogar el régimen actual.

El Gobierno ratificó que irá por una nueva ley de biocombustibles que priorice a las pymes y denunció que las grandes exportadoras triangulan sus ventas a Europa desde 2016 para evadir impuestos. 

"Ustedes saben lo que pienso de Vicentin. Hubiera sido importante tener una empresa testigo", se lamentó el rosarino Marcos Cleri, del Frente de Todos, encargado de brindar algunos detalles de la ley que trabaja junto a Máximo Kirchner, durante la reunión de la comisión de Energía de Diputados.

Poco anticipó el secretario de Energía, Darío Martínez, quien se restringió a trazar el cuadro de situación que, a su entender, justifica no continuar con el régimen de promoción a los biocombustibles vigente desde 2006, que establece beneficios impositivos y cuotas de participación en el mercado. Su última prórroga vence el 12 de mayo y los referentes del sector exigen continuar.

El Gobierno defiende en el Congreso la ley de biocombustibles de Máximo 

"La ley fue muy buena en ese contexto, a meses de cancelar la deuda con el Fondo Monetario Internacional. Ahora hay un pasivo de 44 mil millones de dólares", chicaneó y enumeró las 55 plantas que se construyeron: 16 de bioetanol a base de azúcar, 6 a maíz y las restantes de biodiesel, producido con aceite de soja.

"Con el proyecto conversado de las 55 plantas 47 están incorporadas en el nuevo régimen. Y se fijarán criterios que hoy están por resolución, como el aumento del corte original", anunció. 

Tengo la obligación de tener en cuenta la protección de aquellos que en 15 años de régimen no les alcanzó para desarrollarse. Me refiero a las pymes, a los sectores que no tienen la capacidad financiera de poder desarrollarse.

Explicó que el nuevo sistema se mantendría hasta 2030 (6 años y 3 a resolución del Poder Ejecutivo), y habría una leve baja en los cortes para el mercado interno, que sería de 10% para el bioetanol en las naftas, aunque un 6% debería provenir de la variante con caña de azúcar, que al no ser un commodity no traslada el valor de las cotizaciones internacionales a los surtidores. 

El bioetanol de maíz podría aportar un 4%, 2.5 a través de las pymes y 1.5% con las dos grandes empresas del sector: Promaíz y Acabio. "Podrían absorber toda la producción de caña de azúcar y quedarse con al cuota de bioetanol", explicó Cleri, que fue más duro con las grandes aceiteras que dominaron el mercado de biodiesel, para el que habrá una cuota del 5%, la mitad de la actual, restringida a las empresas chicas. 

"Muchos han utilizado el régimen para maximizar sus Ganancias", se lamentó y detalló que de las 7600 toneladas de aceite de soja producidas, 5000 mil se usan para el biodiesel y 1250 quedan en manos de las grandes exportadoras. 

"Desde 2016, por un convenio especial con la Unión Europea y una asociación las 7 grandes exportadoras venden a través de Holanda, Bélgica y un 30% en Malta. Y cuando uno averigua cuánto biocombustible se usa en Malta, se entera que hay un paraíso fiscal", denunció, para sorpresa de los diputados de Cambiemos que estaban conectados y habían escuchado a referentes de las cámaras de producción, algunos con información de un proyecto que aún no se presentó. 

Martínez contó que hasta noviembre mantenían reuniones con referentes del sector, luego que el Senado aprobara la prórroga del régimen hasta 2024 y Alberto Fernández advirtiera que no estaba en sus planes. Pero en el verano varios empresarios judicializaron el reclamo y, explicó el secretario, anularon la opción de una extensión de la ley por un plazo breve para discutir otra. 

"Tengo la obligación de tener en cuenta la protección de aquellos que en 15 años de régimen no les alcanzó para desarrollarse. Me refiero a las pymes, a los sectores que no tienen la capacidad financiera de poder desarrollarse", sostuvo el neuquino. 

También llamó a "entender los diferentes mercados con la caña de azúcar, el maíz y la soja", ya que "no son las mismas realidades: hay que hacer un esfuerzo compartido pero mayor, porque no tienen la posibilidad de un mercado internacional creciente".

"En el contexto internacional de 2006 hasta ahora también se modificaron situaciones: la transición energética ahora también tiene otras variables a ser consideradas, como la electromovilidad, el hidrógeno y tomar al gas como combustible de transición. En 20, 25 años, poner en marcha un motor a combustión también va a ser mirado de reojo, y esto no lo podemos negar", completó Martínez. 

Gustavo Menna. 

Varios de los invitados celebraron los borradores de la nueva ley, como Luis Zubizarreta, de la Cámara Argentina de Biocombustibles (CARBIO). "Venimos trabajando en una ley superadora que contemple los cambios que ha habido, una ley moderna que incluya a toda la industria y que potencie los beneficios obtenidos".

"Dará previsibilidad jurídica a la actividad y permitirá la realización de inversiones que incrementarán las fuentes de trabajo", aportó  Juan Carlos Bojanich, de la Cámara de Empresas Pymes Regionales Elaboradas de Biocombustibles (CEPREB).

"Hay una diferencia clara entre la materia prima con la cual se genera el biocombustibles, como la caña o el maíz. Así y todo, hay que cuidar a todas las industrias, chicas o grandes, cada una con sus particularidades",  sostuvo el presidente de la Cámara de Industrializadores de Granos y Productores de Biocombustibles de Origen (CIGBO), José Porta.

El presidente del Centro Azucarero Argentino, Jorge Feijoó, destacó que el bioetanol da trabajo a "20 ingenios, 16 destilerías de alcohol y 60.953 trabajadores en forma directa" y como la zafra empieza en mayo, sin la ley renovada podrían perderse muchos de esos empleos.

La urgencia de los empresarios incomodó a diputados de Cambiemos, cuyos jefes convocaron para el jueves a una sesión para tratar la prórroga hasta 2024 que aprobó el Senado, junto al bloque de Córdoba Federal, vinculado al gobernador Juan Schiaretti, junto a sus aliados lavagnistas y del socialismo santafesino.

Córdoba tiene plantas de bioetanol a base de maíz y Santa Fe es la reina del Biodiesel. Pero diputados de Cambiemos de las provincias petroleras no ocultaron su incomodidad y reclamaron como salida intermedia una prórroga más corta para discutir la ley sin urgencias. Era el plan original antes que los grandes jugadores fueran a Tribunales.

Confesó estar de acuerdo con algunos detalles de lo anunciado el tucumano José Cano, de la UCR, quien no podría darle la espalda a una ley que contemple a los ingenios de su provincia. Su correligionario Gustavo Mena, de Chubut, sede de los principales yacimientos petroleros, presentó una ley para promocionar a todas las energías renovables. 

Jimena Latorre, radical y de Mendoza, cuyos mayores ingresos son por regalías petroleras, propuso una mesa de discusión energética que sume a todos. "No hay proyecto de ley que discutir porque no hay un proyecto energético integral en Argentina, no hay un plan económico integral en Argentina que nos oriente para saber hacia dónde estamos yendo", sostuvo su coterráneo Omar de Marchi, del PRO. 

Omar Félix, otro mendocino, pero del Frente de Todos y presidente de la Comisión de Energía, anunció que el debate seguirá estos días, previo a la sesión que pidió la oposición, ya convocada por Sergio Massa. Queda mucho por negociar. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
1
El de la foto es Marcos Cleri, dip nacional por Santa Fe.
Nunca laburó. Siempre a sueldazo estatal.
Ahora lava plata de la política y el narco en el Centro Cultural Atlas, en Rosario.
Mala gente si las hay.