Congreso
Cristina envía a Parrilli a la bicameral que controla a los espías
Avanzan en el Congreso las negociaciones por las comisiones. Mayans seguirá en la que investiga la deuda y ultima con Sagasti las presidencias. Massa relegaría al bloque de Lavagna en Diputados.

Oscar Parrilli volverá a investigar los espías pero esta vez desde el Congreso, donde encabezará la comisión bicameral de fiscalización de organismos y actividades de inteligencia.

Cristina Kirchner habilitó este jueves a los senadores que la integrarán y a los que estarán en la de seguimiento y control de la deuda externa, que volverá a ser liderada por José Mayans, ahora jefe del bloque oficialista.  Parrilli y Mayans intentarán presidirlas pero aún está abierta la negociación con Diputados, donde las discusiones están estancadas y ni siquiera el oficialismo pudo acordar sus miembros. 

Como presidente o vice, el ex jefe de la AFI tendrá facultades para colaborar con Cristina Caamaño en la intervención del organismo, que desde el jueves no puede actuar como auxiliar de la justicia, tarea que le permitía intervenir teléfonos por órdenes de los jueces. Hace tres años Parrilli y Cristina fueron víctimas de la difusión de esas escuchas, que por entonces estaban custodiadas por la Corte Suprema de Justicia.

Alberto limita las funciones de la AFI y sólo podrá investigar sobre terrorismo

Alberto Fernández le quitó esa facultad al máximo Tribunal ni bien asumió pero la bicameral podrá investigar lo ocurrido mientras la tenía y con una de sus víctimas como autoridad. Caamaño podrá detallar la herencia de Arribas, quien nunca acercó a la bicameral el organigrama de la AFI y cuando se sentó ante los legisladores en el quinto piso del Anexo del Senado se limitó a decir que sólo trabajaba de "auxiliar judicial". Todavía se podía. Los otros senadores oficialistas serán el rionegrino Martín Doñate, el santiagueño Germán Montenegro y Sergio Leavy.

Por la oposición estarán los radicales Oscar Castillo, Pamela Versay y el radical Juan Carlos Marino, el pampeano cercano a Enrique "Coti" Nosiglia que presidió esta bicameral durante el gobierno de Mauricio Macri.

Mariano Recalde y Martín Doñate. 

Si bien era habitual que los oficialistas la cerraran siempre que pudieran, el año pasado Marino la activó para investigar las denuncias por una red de espionaje ilegal que involucraban a los entonces jefes de la AFI, Gustavo Arribas y Silvia Majdalani.

En el Congreso aseguran que los expuso en represalia a la denuncia sobre supuesto acoso sexual que realizó una empleada y atribuiría a un sector de la AFI en acuerdo con la Casa Rosada. Ya fue sobreseído.

El DNU que restringió las facultades de los agentes no pasará por esta bicameral sino por la de trámite legislativo, presidida por el diputado Marcos Cleri, en la que el oficialismo tiene mayoría propia por su mayoría en el Senado, donde podrá trabar cualquier intento de anular un decreto presidencial. 

En la oposición no cayó bien que Alberto no quiera debatir sobre inteligencia con un proyecto de ley, una decisión que deberán justificar sus legisladores en la comisión, que todavía no se reunió desde la llegada de Alberto, por falta de coordinación entre los referentes oficialistas y el Poder Ejecutivo. No fue la única vez.  

"¿Por qué dictan un DNU? ¿Por qué no quieren que se debata en el Congreso el rol de los organismos de inteligencia en democracia? Solo buscan abonar el relato del Lawfare y el ‘armado' de causas entre jueces, espías y periodistas", protestó el diputado radical Luis Petri. 

Parrilli también integrará la bicameral de deuda junto a sus pares Matías Rodríguez, María de los Ángeles Sacnun y Adolfo Rodríguez Saá, quien impulsa el proyecto para limitar el endeudamiento de los Gobiernos.

Si bien asegura que lo consensuó con Cristina y Máximo Kirchner (no es muy diferente a un proyecto aprobado en el Senado en 2016), durante la apertura de sesiones Alberto Fernández no lo mencionó, pero anticipó que el presidente del Banco Central Miguel Pesce evaluará las salidas de divisas durante el gobierno de Macri. Por la oposición estará en la bicameral de deuda Ernesto Martínez (PRO) y los radicales Verasay y Martín Lousteau. Y el rionegrino Alberto Weretinleck, aliado del Gobierno. 

El Gobierno quiere una ley para prohibir la deuda externa y Cambiemos la apoyaría

En su reglamento, la comisión está habilitada a "solicitar información, documentación o datos a organismos nacionales, provinciales o municipales, centralizados, descentralizados o autárquicos como así también a entidades financieras nacionales e internacionales, privadas o públicas; y a cualquier otro organismo que fuere necesario para el cumplimiento de sus cometidos".

Demoradas comisiones

El resto de las presidencias de las comisiones pendientes aún se está definiendo, con cerradísimas reuniones entre los jefes oficialistas, que confían en terminar de conformarlas el miércoles. Tal es así que en el Senado, Mayans y Anabel Fernández Sagasti pautaron la sesión para el jueves que sancionará la baja de jubilaciones a jubilados y jueces. El día anterior quieren dedicarlo a afinar el lápiz.

En esa Cámara ya funcionan la mayoría de las comisiones relevantes (Presupuesto, Legislación General, Trabajo y Previsión, Acuerdos, Relaciones Exteriores y Asuntos Constitucionales), todas controladas por senadores bien cercanos a Cristina Kirchner. La excepción fue Presupuesto, donde se premió a Carlos Caserio por haberle puesto el cuerpo al peronismo en Córdoba. 

Máximo Kirchner y Cristina Álvarez Rodríguez. 

Una de las más relevantes será la de Legislación Penal, donde el candidato es Doñate. Será la que debata la ley del aborto junto a la de Salud, donde no sobran candidatos. 

Hay puja además por las de Energía, que recibirá la ley de hidrocarburos; Economía, Seguridad Interior y por la de Sistemas, Medios de Comunicación y Libertad de Expresión, donde recaen los proyectos sobre convergencia digital que reclaman los gigantes de las telecomunicaciones. Deberá tratar este mes la ley de economía del conocimiento enviada por Alberto.

Intenta seguir presidiéndola Alfredo Luenzo, que la tuvo a cargo los últimos años cuando el Senado aprobó la ley corta de las tecnologías de la Información que luego Diputados cajoneó. Pero pelea la chaqueña Inés Pilatti Vergara, una de las fieles cristinas de los últimos años. 

Luenzo tiene un escarapela que mostrar: no quiso bajar a dar quórum en la sesión de agosto de 2018 que iba a tratar los allanamientos a Cristina Kirchner, aprobados una semana después, cuando el PRO tuvo asistencia perfecta.  

Dalmacio Mera y Carlos Espínola sí se sentaron ese día en el recinto junto a Miguel Pichetto y en su bloque creen que quedaron en una lista negra de la ahora vicepresidenta. Se verá en el reparto de comisiones. 

En Diputados el debate está más enredado porque el Frente de Todos no termina de definir cuál presidencia cederá y además deben repartirse con equidad de género, por decisión de Sergio Massa. Pablo Yedlin tiene confirmada la de Salud y ya prepara el debate sobre el aborto que volverá a apoyar en el recinto. El neuquino Darío Martínez presidiría la de Energía y encabezaría el debate de la ley de hidrocarburos con eje en el yacimiento de Vaca Muerta.  

Molesto porque no dieron quórum en la última sesión, Massa le daría al bloque federal de Roberto Lavagna una sola presidencia de las 44 que restan definir. Otra sería para Unidad para el Desarrollo, los 8 liderados por José Luis Ramón; 22 para el oficialismo, que ya tiene las más relevantes; y 21 serían para Cambiemos, según la aplicación del sistema D'Hont que rige para estos casos. 

El mendocino José Luis Ramón.

Pero los referentes de Cambiemos aún no saben bien cuáles podrán controlar porque Máximo Kirchner y Cristina Álvarez Rodríguez les pidieron retomar la negociación la semana próxima. Especulan que tendrán Economías regionales, Familia, Cultura y esperan por Pymes, Mercosur, Defensa y Comunicaciones, que difícilmente el Gobierno se la conceda, porque aunque no tengan mayoría para dictaminar, pueden usarla como foro para un show mediático o cajonear algún expediente delicado

Otro debate no menor es el de la composición de cada Comisión, porque los bloques más chicos quieren estar en todas y Massa les prometió una banca en cada una porque, les aclaró, si se aplicara el cálculo oficial no podría pisar ninguna.  Tan compleja está la negociación en Diputados que la semana que viene los jefes de bloque se dedicarían full time a finalizarla y no habría reuniones de comisión ni mucho menos sesión.


Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
7
Un pelotudo para controlar a la presidente de justicia legítima. Bien pensado.-
6
No se si esa función la puede cumplir personal de servicio.
5
Envía a su asistente el pelotudo (como lo llama ella).......
4
A esos tranzas que laburan para el coti noziglia la guillotina, marino mando a hacer inteligencia en el senado y en diputados donde persiguieron compañeros durante los ùltimos 4 años y en muchos casos hubo casos jodidos de apretes a los compañeros y sus familias, de las amenazas pasaron a sacar autos de las rutas y apretarlos a puro fierro.
3
Incomprensible como ésta mujer psicótica, delincuente, maleducada, soberbia, feminista recalcitrante, corrupta, admiradora de negros del conurbano y reventada por el botox no está con un traje a rayas desde hace varios años!!! que país de cuarta!!!
2
Parrilli controlando a los espías...seguro que mueve la ligustrina
1
Interesante ver que pasa con el bloque federal. Parecia que iban para un lado. Despues van para otro. Se van a quedar sin el pan y sin la torta?