Gobierno
La interna de Rovira y Closs complica a Alberto en el Congreso
El ex gobernador se molestó por el diálogo de Cristina y el senador. Una diputada y una senadora no estuvieron en la votación de la emergencia y podrían haber frustrado la ley.

Las juras de legisladores en Misiones son un evento político de envergadura con dirigentes, empresarios y figuras del poder local haciendo fila para saludar a Carlos Rovira, gobernador hasta 2007 y jefe del Frente Renovador para la Concordia desde entonces.

Sus sucesores Maurice Closs, Hugo Passalacqua y el reciente Oscar Herrera Ahuad nunca desafiaron su liderazgo, que en esta semana hizo valer en el Congreso: una diputada y una senadora de Misiones dejaron sus bancas vacías y arriesgaron la ley de emergencia económica reclamada por Alberto Fernández.

Las ausencias tuvieron sus excusas para quien quisiera entenderlas. La diputada Flavia Morales tenía un viaje planeado con su familia y la senadora Magdalena Solari Quintana sufrió un accidente doméstico, que le impide viajar al Senado pero no movilizarse hasta la Legislatura local para aplaudir a Rovira. Estuvo en la última jura de legisladores, esas ceremonias que nadie se pierde.

Rovira quedó molesto con Closs por haber acordado con Cristina su pase al oficialismo y se hizo valer con sus legisladores. Si frustraba la ley, abría un foco de conflicto con Alberto. 

Solari Quintana no figura en ningún bloque de los identificados en la página web del Senado que preside Cristina Kirchner, porque no presentó el suyo ni se sumó al Frente de Todos, como su coterráneo Closs.

El ex gobernador se reunió con Cristina en noviembre, le pidió presidir la Comisión de Presupuesto, no lo consiguió, pero se ganó la vicepresidencia primera del Senado.

Se entendía que Solari lo acompañaba, pero no fue así: jamás retornó al Senado y en la prensa misionera se leyeron versiones de sanciones a Closs por tomar decisiones sin consultar a Rovira.

 El gobrnador de Misiones Oscar Herrera Ahuad, Alberto Fernández, el ex gobernador  Hugo Passalacqua y Carlos Rovira. 

"Es falso que va a ser sancionado, pero ‘el petiso' no soporta que alguien lo desafíe y reaccionó. Es sólo eso", simplifica una fuente del frente gobernante de Misiones, que los conoce a todos.

Otras voces de la zona hablan de viejos rencores de Rovira por el desembarco de La Cámpora en 2011 para desafiar su alianza gobernante entre peronistas y radicales del siglo 20. Y alguna cuenta pendiente por aquella derrota en la convención constituyente de 2006 que le impidió una nueva reelección.

Néstor Kirchner no le restó apoyo, pero no hizo mucho para impedir su derrota contra un frente opositor liderado por el obispo Joaquín Piña y monitoreado por el entonces cardenal Jorge Bergoglio. Su derrota sepultó las pretensiones reeleccionistas en Buenos Aires que por aquella época tenía Felipe Solá.

Desde la gobernación de Misiones, Closs mantuvo una buena relación con Cristina y la retomó en el Senado. No avaló los allanamientos a sus domicilios solicitados por el juez Claudio Bonadío y fue de los primeros en apoyar a Alberto Fernández, cuando aún Miguel Pichetto tenía el teléfono de Rovira abierto.

El "petiso" le marcó a la cancha a Closs pero no tardará en tener que darle explicaciones al presidente, quien hasta lo premió con el secretario de Energía Sergio Lanziani, con ese cargo en Misiones hasta el 10 de diciembre. Claro que para llegar al Gabinete más importante que su vínculo con Rovira fue su charla con Cristina, hace poco más de un mes.

Los tres diputados roviristas (Ricardo Wellbach, Diego Sartori y Morales) no quisieron estar en el bloque de Todos y se sumaron a Unidad Federal para el Desarrollo, la bancada presidida por el mendocino José Luis Ramón.

Por aquellos días, los tres diputados roviristas (Ricardo Wellbach, Diego Sartori y Morales) no quisieron estar en el bloque de Todos y se sumaron a Unidad Federal para el Desarrollo, la bancada presidida por el mendocino José Luis Ramón e integrada además por tres ex Cambiemos y el rionegrino Luis Di Giaccomo.

Votaron a favor e impusieron algunas modificaciones como la pesificación de los pasajes de frontera o la protección de los sistemas jubilatorios especiales que derivó en una inesperada polémica.

La ausencia de Flavia Morales pudo ser crucial en la votación de algunos artículos en particular que se aprobaron con lo justo. En el Senado, Cristina podría haber sufrido la banca vacía de Solari Quintana si la UCR la desafiaba a juntar los dos tercios por su cuenta para aprobar la ley el viernes.

La necesita para aprobar el pliego de Daniel Rafecas como procurador general, que necesita dos tercios de los presentes. Rovira decidirá si le permite viajar. O si continúa tensando la cuerda. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
2
Para kienes todavia no tienen claro el rol q Cristina juega y seguira jugando a nivel nacional: es la Rovira d la Argentina, cayo la ficha, no?.
1
Negocios políticos. Que loco todo.