México
Trump envió a su secretaria de Seguridad a Centroamérica a frenar las caravanas migrantes
"Muestren audacia para detener a las caravanas", advirtió Kirstjen Nielsen en El Salvador.

 A menos de un mes de que Nayib Bukele se convirtiera en el presidente electo de El Salvador, hoy la secretaria de Seguridad Interior Kirstjen Nielsen visitó la capital salvadoreña donde, de nuevo, impulsó el mensaje que la administración Trump ha empujado desde el día 1: detengan la salida de migrantes y refugiados.

La secretaria, quien se reunió con el ministro de gobernación guatemalteco Enrique Degenhart, el ministro de seguridad hondureño Julián Pacheco, y el ministro de justicia de El Salvador Mauricio Landaverde, a quienes les pidió que mostraran "liderazgo audaz para detener la formación de nuevas caravanas" de migrantes.

Hace dos semanas Donald Trump declaró un estado de emergencia por la supuesta crisis en la frontera con México, sin embargo, las cifras de su propio gobierno sugieren que el número de cruces ilegales han bajado de manera sostenida. Con esta medida, Trump busca asegurar alrededor de $8 mil millones de dólares para construir el muro fronterizo; fondos que el Congreso se negó a aprobar.

La intención de la cumbre regional de hoy es discutir un plan integral para combatir el tráfico de personas, crimen organizado y a las pandillas a través de la expansión de inteligencia y la fortificación de las fronteras.

LPO habló con Julio Ligorría Carballido, exembajador de Guatemala en EU, sobre la crítica situación que atraviesa la región en su relación con la administración Trump, quien sigue amenazando con cortar el apoyo económico a las naciones centroamericanas si no detienen el flujo migratorio hacia el norte.

De acuerdo con el embajador, la visita de Nielsen y la que hicieron la semana pasada una delegación del Congreso de EU liderada por el senador Carter, sugiere que la administración Trump "quiere tener una relación más directa con el presidente electo y decirle sus preocupaciones y la agenda hacia Centroamérica, y especialmente la agenda bilateral". Ligorría recuerda que el presidente electo Bukele representa a una nueva fuerza política en el país. También es importante que El Salvador acaba de fortalecer su relación con China, lo que podría ser preocupante para EU.

Para Ligorría, la única salida viable de la situación migratoria es la misma que propuso AMLO: "Tiene que ser una solución compartida; una solución ni siquiera bilateral, sino multilateral entre Centroamérica, México y Estados Unidos. La solución es empleo y sostenibilidad para las personas que no quieren irse de sus países. El migrante no quisiera irse, pero no tiene opción, toda vez que los gobiernos no están satisfaciendo las necesidades mínimas", señala.

Trump le genera la primera crisis a López Obrador al revelar negociaciones por migrantes

Todavía como presidente electo, López Obrador sugirió una estrategia en este sentido a Trump: desarrollar la región centroamericana y generar oportunidades para los habitantes.

"Cuando digo que es multilateral es porque todavía hay gente que cree que EU podría cooperar con estos países para crear zonas empleos en las fronteras con México, e incluso vimos como AMLO rápidamente dijo que ellos querían integrar a la zona con Centroamérica, que es una vieja aspiración. Es una región muy importante con 90 millones de habitantes. Es cuestión de voluntad política".

El embajador apunta que, a pesar de que Trump parece haber instalado la política, "el mensaje de pedir que los presidentes centroamericanos muestren liderazgo para detener caravanas es una agenda sostenida desde hace años". La diferencia quizá radica en las amenazas. Trump constantemente amaga a Guatemala, El Salvador y otras naciones con retirar financiamiento de EU si no detienen a las llamadas caravanas migratorias.

"Lo que necesitan son gobiernos que ofrezcan los servicios básicos de prevención, de salud, seguridad ciudadana, etc.".

Trump también ha presionado a México para convertirlo en una especie de tercer país seguro, de manera informal. Es decir, busca que los solicitantes de refugio en EU permanezcan en México mientras "procesan" sus solicitudes. Lo cierto es que no parece existir voluntad política para aceptar refugiados de la violencia de la región, y el propio Trump ha dicho en repetidas ocasiones que quiere reformar el sistema migratorio para cerrar la puerta a los refugiados.

Actualmente, la ley estadounidense, de acuerdo con varios acuerdos internacionales, sostiene que cualquier persona puede solicitar asilo a EU, y no desde afuera de sus fronteras, sino desde el territorio estadounidense.

"México tiene una situación muy compleja para mantener un balance que no le genere más conflicto con EU, pero ellos quieren que México sea un área de contención, por decirlo de una manera elegante, donde tengas personas contenidas, detenidas, que no llegan a su destino final", señala el diplomático.

"En alguna medida, escuché que México podría crear zonas económicas donde pudiera acoger a esta masa critica humana y generar empleo. EU le pide a México que ellos carguen con la responsabilidad, cuando es un tema de cooperación multilateral para encontrar solución a mediano plazo. A corto plazo es una política en el discurso de los que no quieren dejar pasar, los que permiten transitar, y los que no dejan de exportar. Es un circulo vicioso que sólo se detendrá con desarrollo económico".

La situación más compleja es para Centroamérica: "Tienen que lidiar con temas de seguridad narco, etc. Por otro lado, tenemos gobiernos como el Guatemala que está en transición este año. Para enero tiene un nuevo gobierno, esperemos, es un momento complejo para el presidente Morales, muy difícil generar resultados. Es un gobierno de salida. En El Salvador está un gobierno entrante, en Honduras una situación muy complicada. Las economías de la región están sufriendo. La solución necesita ser una política norteamericana que colabore a mejorar la situación. Mejorar las condiciones de vida y economía, principalmente en las zonas con mayores problemas económicos. Los migrantes establecidos en EU son trabajadores. A Guatemala entraron 11 mil millones de dólares el año pasado, eso quiere decir que podrían perfectamente contribuir en sus países al crecimiento económico. Pero no hay condiciones, por eso se fueron a EU. Insisto en lo que alguna vez pude conversar de manera informal con el presidente Trump: que no era un tema estadístico sino humanitario". 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.