Progresistas
Líderes de izquierda de Europa se unen a Sanders contra Trump, Salvini y Bolsonaro
La alcaldesa de Barcelona y el ex ministro de Economía de Grecia pidieron al senador que vuelva a disputar la presidencia de Estados Unidos.

 Este año un grupo nutrido de candidatos progresistas del ala izquierda del Partido Demócrata tomaron por asalto al establishment político en Estados Unidos cuando arrebataron una veintena de curules de republicanos y hasta de otros demócratas centristas. Nombres como Alexandria Ocasio-Cortez, Beto O'Rourke y Stacy Abrams robaron primeras planas a lo largo del año por su apoyo a las políticas de Sanders y rechazo al centrismo que desde hace treinta años ha tomado al partido, dominado por los Clinton y los Obama. El movimiento progresista que el senador Bernie Sanders lanzó en 2016 con su candidatura presidencial ha cobrado una fuerza que no se veía en EEUU desde la era del ex presidente Jimmy Carter.

LPO en la campaña de Ocasio-Cortez: "La gente está lista para el cambio"

Sanders, de 77 años, no ha descartado buscar la presidencia en dos años. Este fin de semana el senador por Vermont inauguró la segunda conferencia anual del Sanders Institute que conduce su esposa. Participaron economistas, políticos, académicos y personajes clave del movimiento progresista de todo el mundo. Entre los presentes estaba el alcalde de Nueva York Bill De Blasio, quien también parece interesado en la candidatura de 2020; la alcalde de Barcelona Ada Colau; y el actor y activista John Cusack.

El economista y miembro del parlamento griego Yanis Varoufakis, quien ocupó brevemente el ministerio de finanzas de su país, fue enfático en su discurso: "Permítanme comunicar un mensaje de parte de todos nosotros en Europa, para todos esos camaradas suyos que ahora luchan por recuperar nuestras ciudades, nuestro mundo, nuestro medio ambiente: Necesitamos que Bernie Sanders vaya por la presidencia".

Cusack hizo eco: "Ya que necesitamos tomar pasos decisivos hacia adelante, tal vez necesitamos a alguien que haya sido claro y consistente por 40 años. Espero en Dios que compita y gane. Lo que me da esperanza es que cuando hablo con millennials y otros jóvenes, ellos lo entienden. Aman a Bernie. Quieren un futuro".

Vox: la ultraderecha nace en España y su líder quiere ser el Bolsonaro ibérico

La movida es en espejo a la internacional populista que promueve Steve Bannon, ex estratega de Donal Trump, que se instaló en Europa para impulsar The Movement, el sello con el que busca coordinar a movimientos de derecha nacionalista como el de la francesa Le Pen, el italiano Salvini o el húngaro Orban. La idea es ganar el año que viene la mayor cantidad posible de eurodiputados para detonar desde adentro el proyecto de la Unión Europea.

De hecho estos líderes han comenzado a tejer una red de movimientos, think tanks y organizaciones de corte progresista a ambos lados del Atlántico, que encuentran en Sanders un punto de unión. A la reunión en Vermont se sumó Democracy in Europe Movement 2025 (DiEM25) que integra el griego Varoufakis y el colectivo Cities4rigths, que lidera Barcelona.

En Estados Unidos, la plataforma de Sanders en 2016 tuvo tal impacto que hoy muchos de sus puntos ya aparecen en la plataforma del partido demócrata; ideas que hace cuatro años hubieran sido vistas como radicales. Un sistema de salud universal, salario mínimo nacional de $15 dólares por hora, educación superior gratuita, entre otros.

Sanders se retiró de la contienda por la candidatura demócrata en 2016 con 14 millones de votos en las primarias y a pocos puntos de arrebatar la bandera a la candidata Hillary Clinton. Y aunque personajes como O'Rourke, DeBlasio, la senadora Elizabeth Warren, y el senador Sherrod Brown suenan como contendientes fuertes, ninguno tiene los niveles de reconocimiento y aprobación del electorado que Sanders presume. Sus índices de aprobación hoy están en 53%, a pesar de que ha tenido un año bastante discreto. De hecho, ese número no ha bajado del 50% desde que se retiró de la contienda en 2016.

Sanders alertó del despertar de la derecha extrema en países como Brasil, donde el ex militar Jair Bolsonaro ganó con comodidad la presidencia; Italia, con el triunfo de la coalición xenófoba que lidera Salvini; y Filipinas, que vive bajo el régimen de terror del derechista Rodrigo Duterte. Todos candidatos militaristas de mano dura y liberales en el ámbito económico.

Sanders destacó que en parte el ascenso de estos proyectos derechistas está ligado a los modelos de austeridad social tras la recesión global de 2008. Con el recorte de miles de millones de dólares de los programas sociales en todas las economías del mundo, creció la desigualdad y el descontento social, lo que abrió la puerta a la ultraderecha y a candidatos como Donald Trump. El presidente de EEUU condujo una exitosa campaña en la que la desigualdad jugó un rol central, igual que la de Sanders. La diferencia llegó a la hora de gobernar: Trump, a diferencia del senador, impulsó una agenda abiertamente conservadora y pro mercados. No ha incrementado el gasto social ni ha buscado elevar el salario mínimo o mejorar las condiciones del sistema de salud creado por Barack Obama.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
2
¿Que pasó?
1
No vieron lo que paso en las elecciones de ayer en España?