Ley de defensa
El peronismo exige a los ministros explicar en el Congreso el nuevo rol del ejército
El kirchnerismo y el PJ solicitaron que Garavano, Bullrich y Aguad visiten una bicameral de seguridad.

Mauricio Macri salteó al Congreso para habilitar a las fuerzas armadas a actuar en seguridad interior, pero tal vez no pueda evitar que parte de su Gabinete exponga ante los referentes del peronismo en el parlamento. 

El kirchnerismo y el justicialismo se unieron para pedir la presencia de los ministros de Seguridad (Esteban Bullrich), Defensa (Oscar Aguad) y Justicia (Germán Garavano) ante la bicameral de control de organismos de seguridad interior, que preside el diputado macrista Waldo Wolff pero cuenta con mayoría opositora. 

La firmaron los diputados kirchneristas Juan Cabandié y Mónica Macha. Y las senadoras María de los Ángeles Sacnun, del bloque de Cristina Kirchner; y Singrid Kunath, que comparte la bancada con Miguel Pichetto.

El rionegrino aclaró el lunes por televisión que no aceptaría que los militares patrullen las ciudades y sólo está dispuesto a discutir que se desplacen con más herramientas en la frontera.

En la Cámara baja todos los bloques exigieron que el Gobierno discuta el tema con una ley. El Frente Renovador fue el último en protestar, mediante un proyecto de resolución de la jefa del bloque de Diputados, Graciela Camaño.

La experimentada legisladora recordó que Sergio Massa presentó el año pasado un proyecto  para redefinir los protocolos de frontera de las fuerzas armadas, pero sin permitirle patrullar las calles.

"El presidente quiso usar un artilugio, como mínimo desprolijo, para pasar por alto a este Congreso y así modificar sustancialmente las funciones que le competen a las fuerzas armadas, otorgándoles misiones de seguridad interior. Esta medida, innecesaria a nuestro criterio, solo nos trae reminiscencias del pasado reciente más oscuro de nuestro país", recordó Camaño.

El kirchnerismo pidió derogar el decreto que habilita al ejército actuar en seguridad interior. El justicialismo exige un proyecto de ley. Y legisladores de ambos bloques solicitaron la visita a Aguad, Garavano y Patricia Bullrich. 


El "artilugio" fue un decreto simple 683, que modifica la reglamentación de la ley de seguridad interior. Si firmaba un decreto de necesidad y urgencia (DNU), debía ser refrendado por el Congreso. Se cuidó de no hacerlo.

Pero la oposición no se quedó quieta. El Bloque justicialista, referenciado en los gobernadores, pidió el mismo lunes enviar un proyecto de ley. "Para debatir la respuesta del Estado en materia de seguridad desde un concepto moderno y democrático, es necesaria la participación de todas las fuerzas políticas en el Congreso y no otro decretazo", se molestó.

En charlas informales, se molestaban por la "torpeza" de Macri en evitar un debate parlamentario. "Cristina mandó militares a la frontera cuando armó el escudo norte. Si es sólo eso no va a pasar nada", repetían. 

Este miércoles, además, los diputados del kirchnerismo presentaron un proyecto para derogar el polémico decreto. "Es absolutamente inconstitucional, ya que nunca un decreto reglamentario puede modificar el texto de una ley", señala el proyecto firmado por el presidente del bloque Agustín Rossi.

"Sería modificar también la Ley de Defensa Nacional y la de Inteligencia Nacional, lo que obligaría al gobierno a pasar por el Congreso de la Nación a fin de lograr los consensos necesarios que, a nuestro criterio, no posee", agrega. El debate seguirá en la primera sesión de Diputados que le siga al receso invernal. Se esperan decenas de cuestiones de privilegio.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.