YPF
La nacionalización de YPF cumple 10 años con Vaca Muerta en récord de producción
La petrolera con mayoría estatal atravesó una situación compleja durante el gobierno de Macri y la pandemia. Hoy se recupera con costos de producción similares a los de Permian, el yacimiento de Shale de Texas más eficiente.

 Este sábado se cumplen 10 años desde que el Estado retomó el control de la petrolera YPF en una nacionalización que se convirtió acaso en uno d elos hitos más importantes de lña segunda presidencia de CRistina Kirchner.

El 16 de abril de 2012, Cristina Kirchner anunció la decisión de expropiar el 51% de las acciones de la empresa que estaban en manos de la española Repsol y dispuso por decreto la intervención de la petrolera, en una operación política de envergadura que tuvo en el entonces viceministro de Economía, Axel Kicillof, a su principal ejecutor. 

"Sin la estatización de YPF no habría ni un pozo en Vaca Muerta"

Luego le tocaría a Miguel Galuccio, primer presidente y CEO de la compañía nacionalizada, revertir los pésimos indicadores en exploración y producción.

Bajo manos del la española Repsol, YPF atravesaba una situación complicada. La producción caía sistemáticamente y lo mismo ocurría con las reservas. En paralelo los capitales españoles se llevaba las utilidades al exterior y la reinversión era prácticamente nula. 

Repsol tenia un plan claro que era no explorar más, no invertir más y vaciar los yacimientos que había recibido y vender los activos. Era un plan de vaciamiento, convertir YPF no para la producción, si no en estaciones de servicios. Desde la lógica empresaria les iba bien, pero no es un plan para un país. 

La compañía logró una utilidad neta de USD 16.450 millones entre 1999 y 2011 en un contexto en donde no se invertía en producción ni en refinación y el país gastaba más de 9.000 millones de dólares en importar combustible. Como explicó Kicillof a LPO: "Repsol tenia un plan claro que era no explorar más, no invertir más y vaciar los yacimientos que había recibido y vender los activos. Era un plan de vaciamiento, convertir YPF no para la producción, si no en estaciones de servicios. Desde la lógica empresaria les iba bien, pero no es un plan para un país. Se hablaba de un plan de lotear y vender Vaca Muerta".

Ese vaciamiento se observaba en el pago de dividendos. En lugar de destinar la ganancia a los pozos y a la producción se la distribuyeron entre los accionistas. Entre 1999 y 2010, se pagaron USD 13.246 millones en concepto de dividendos. 

A partir de la estatización del 51% de las acciones, la mira del gobierno estuvo puesta en Vaca Muerta la segunda reserva de gas del mundo y la cuarta de petróleo. La nueva gestión estatal lo tuvo claro desde el principio, buscó atraer socios internacionales para que los primeros equipos de perforación atraviesen la formación geológica hasta llegar a la roca neuquina, rebosante de gas y petróleo.

El presidente de YPF, Pablo González, sostiene en diálogo con LPO que "el haber recuperado para la Argentina YPF y el potencial de Vaca Muerta significa la clave del futuro energético de los argentinos" y recuerda que "en esa fecha yo era senador de la Nación y me tocó participara de la sesión histórica de la ley de recuperación de YPF, donde se prioriza el autobastecimiento como fin del Estado". 

Fue un desafío. Quizás imposible sin el rol de una petrolera con mayoría estatal. "Sin la estatización de YPF no habría ni un pozo en Vaca Muerta", dijo Axel Kicillof en la entrevista con LPO. 

Por entonces, fueron muchas las voces que aseguraban que era económicamente inviable replicar en la Patagonia lo que era un éxito solo en Texas. Desde entonces el proyecto Vaca Muerta atravesó momentos complicados, entre otros motivos por los vaivenes de la economía Argentina. El desafío era lograr que la explotación no convencional permita una rentabilidad que posibilite la incorporación de otros jugadores a la explotación de Vaca Muerta, que para ese momento ya era vista como un vía al autoabastecimiento.

La forma de medir la eficiencia y poder comparar los desarrollos en distintas partes del mundo es a través del indicador ‘Costo de desarrollo' que toma como unidad de medida el costo en dólares por barril extraído.

Desde 2016, el ‘Costo de desarrollo' de las operaciones de YPF en Vaca Muerta fue en descenso y hoy se ubica en 8,6, muy cerca de los valores internacionales. En seis años, el costo se redujo en un 56% y el valor actual está en niveles similares a los del Permian, que es el desarrollo de los Estados Unidos que más se parece a Vaca Muerta y uno de los más eficientes del mundo.

En los últimos seis años el costo de operación de YPF en Vaca Muerta se redujo un 56% y hoy el costo es similar al del yacimiento texano de Permian, el que más se parece al yacimiento neuquino y uno de los más eficientes del mundo.

Los cuatro años de gobierno de Mauricio Macri fueron difíciles para la petrolera. La compañía fue gestionada con la idea de que era una empresa más del mercado y eso desdibujó su rol de liderazgo de la industria. Pero además, la perjudicó operativa y financieramente.

Todos los indicadores de la compañía vinculados con la producción de gas y petróleo colapsaron. La producción de crudo cayó un 10% entre los años 2016 y 2019. Lo mismo pasó con las reservas que cayeron un 10%. En cuanto al gas, la producción cayó un 9% y las reservas cayeron 30%.

Macri con el CEO de Techint, Paolo Rocca. Durante su gobierno la petrolera estatal retrocedió en todos su indicadores.

Esta caída en los principales indicadores de producción de YPF tiene su correlato en la pérdida de posición en el mercado. La compañía perdió más de 10 puntos de participación en el mercado de la producción de gas como consecuencia de la aplicación de la resolución 46 y el subsidio que el Estado le dio a Tecpetrol (el brazo petrolero de Techint) para que desarrolle su proyecto de gas no convencional en Fortín de Piedra. La petrolera de Paolo Rocca se llevaba la mitad de los subsidios destinados a promocionar la explotación de gas y luego de años de ganancias entró en conflicto con Macri, cuando presionado por el acuerdo con el FMI, los limitó.

En 2020, la situación en YPF era muy compleja. La compañía venía de cuatro años de caída de las inversiones, caída de la actividad y caída de la producción con un nivel de endeudamiento muy alto. Esta situación se agravó con la pandemia.

Los años de Macri fueron difíciles para la petrolera estatal. La compañía perdió mas de diez puntos de participación local, mientras el ex presidente otorgaba subsidios altísimos a Tecpetrol, la compañía de Paolo Rocca que se llevaba más de la mitad de las ayudas del Estado para aumentar la producción de gas.

Pablo González cree que "cuando la política energética del gobierno nacional no va en línea con el crecimiento de YPF el país lo siente".

Acaso por eso, durante 2021 y lo que va de este año se logró revertir la situación de declino de los años de Macri. El año pasado la empresa tuvo una inversión de USD 2700 millones y por primera vez en cinco años, la producción de hidrocarburos no fue negativa.

Además, por primera vez se logró frenar el declino de los campos maduros (convencionales) a través de la recuperación secundaria y terciaria.

En cuanto a Vaca Muerta, la producción de crudo no convencional creció un 62% y se duplicó la producción de gas. En tanto, el índice de reemplazo de reservas se ubicó en 229%, la marca histórica más alta registrada en los últimos 20 años.

Otro dato importante para medir el nivel de producción tiene que ver con las ‘etapas de fractura'. Los números oficiales muestran que, en los últimos 10 meses, YPF alcanzó un promedio de 500 etapas de fractura por mes. Un nivel de trabajos que la coloca como la más activa de la formación.

En mayo de 2021 fue la primera vez que YPF superó las 450 etapas de fractura y cerró el mes exactamente con 482 punciones en Vaca Muerta. Desde entonces alcanzó su récord personal en julio con 675 etapas de fractura y solo en febrero de este año registró un nivel más bajo que el que venía mostrando.

El plan 2022 es muy ambicioso: la empresa proyecta una inversión 3.700 millones de dólares. Unos 2800 millones en el Upstream (exploración y producción), de los cuales 1600 millones se destinarán para el desarrollo de Vaca Muerta. 

En tanto, 700 millones se destinarán a la modernización y adecuación de las Refinerías. El actual presidente de YPF, en diálogo con LPO, revela que "en petróleo y gas no convencional estamos creciendo por arriba del 65% interanual. Hemos sobre cumplido el plan gas y estamos invirtiendo más que el año pasado y tenemos la inversión más alta de los últimos cinco años".

Hay que buscar herramientas de crecimiento que provengan de interacción entre el Estado y el privado, pero creo que no se hubiera conseguido el crecimiento que estamos experimentando ahora si no hubiera estado el Estado en YPF.

González tiene una visión de como debería ser YPF en el futuro, en la que resguarda la participación privada, pero bajo dirección del Estado. "Creo que YPF tiene ser una sociedad anónima, con la actual composición, que equilibre participación del sector privado y el Estado, para ser la rueda de desarrollo de la Argentina y del sector privado", afirma.

El actual presidente de la petrolera de bandera cree que "hay que buscar herramientas de crecimiento que provengan de interacción entre el Estado y el privado, pero creo que no se hubiera conseguido el crecimiento que estamos experimentando ahora si no hubiera estado el Estado en YPF".



Temas de la nota:
Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
  • 1
    gustavo martínez
    16/04/22
    22:52
    Argentina puede salir adelante con trabajo e inversión, YPF es un ejemplo , el tema es que hay que invertir y dejar de poner recursos en manos equivocadas y por sobre todo bajar con tantos impuestos y unificar en pocos pero que todos paguen
    Responder