Crisis sanitaria
Postales de una concentración histórica en Madrid: "Desde el No a la Guerra en 2003 que no venía a una manifestación"
El caos sanitario empuja a la calle a los "inmovilizados" y rompe una apatía política que, pandemia mediante, la derecha madrileña supo capitalizar en los últimos años.

"No cabe un alfiler en el andén, es imposible coger el tren". Son las 11.10 y la estación de Valdelasfuentes, en Alcobendas, al norte de la ciudad de Madrid, está abarrotada. La gente se agolpa en la entrada al grito de "Ayuso dimisión". Los más pacientes, esperan por los próximos trenes. La mayoría busca otras opciones (metro, taxis o coches particulares) para llegar a Nuevos Ministerios, el punto de partida de la columna norte de la manifestación. 

La escena se repite en la mayoría de las estaciones de Renfe Cercanías, que comunican Madrid con su área metropolitana y las poblaciones de la Comunidad. Atocha, principal enclave ferroviario de la ciudad, está colmado. "Nunca vi tanta gente", se sorprende el encargado de un bar. 

Ayuso enfrenta la marcha más grande en su contra y pone en crisis los planes electorales del PP en Madrid

El reloj marca las 12, hora de salida para llegar a Cibeles. La marea de gente impresiona. Hay tufillo de movilización "histórica". 

"Nunca vi tanta gente", se sorprende el encargado de un bar de Atocha. En la mayoría de las estaciones de cercanías no cabe un alfiler. La gente se agolpa bajo el grito "Ayuso Dimisión".

El caos sanitario, el talón de Aquiles de la gestión política de Isabel Díaz Ayuso, logra lo que ninguna otro malestar social pudo en las últimas décadas: una manifestación tan multitudinaria como transversal. Familias, jubilados, jóvenes, profesionales, obreros.

"Estamos todos porque la Sanidad es de todos", resume un señor que levanta una de los miles de pancartas que se alzaron al cielo: "Las videollamadas las hago con mi madre, no con mi médico".

Postales de una concentración histórica en Madrid: "Desde el No a la Guerra en 2003 que no venía a una manifestación"

La sensación de pérdida de derecho, de los más sagrados para los españoles (una sanidad pública gratuita, universal y de calidad) moviliza, al cabo, a los inmovilizados, a miles de ciudadanos de a pie que no se identifican ni con la izquierda ni con la derecha, que suelen salir a la calle cuando la coyuntura los asfixia. 

El caos sanitario, el talón de Aquiles de la gestión de la gestión política de Isabel Díaz Ayuso, logra lo que ninguna otra crisis pudo en las últimas décadas: una manifestación tan multitudinaria como transversal

"Desde el No a la Guerra en 2003 que no venía a una mani", dice una mujer que marcha con su familia. "Yo desde el 15M (2011) que no participaba de ninguna", hace memoria su amiga.

Crisis sanitaria en Madrid: "No puedes usar un martillo para lavarte los dientes"

Una hora más tarde, a las 13, a la altura de Plaza Colón, ya nadie tiene "sensación" de una manifestación histórica. Móviles en mano, WhatsApp, Twitter, Telegram, la gente empieza advertir la magnitud de lo que está pasando. 

Postales de una concentración histórica en Madrid: "Desde el No a la Guerra en 2003 que no venía a una manifestación"

Se viralizan las primeras fotos panorámicas. "Ahora Ayuso va a tener que reaccionar. No creo que dimita, pero esto va a ser un punto de inflexión", reflexiona un octogenario, testigo directo del deterioro de la sanidad pública madrileña.

La Delegación de Gobierno cifra la multitud en 200 mil personas. Las agrupaciones de izquierda, impulsores de la marcha, calculan que el número está arriba del medio millón 

"Tengo esclerosis múltiple y la Sanidad Pública me atiende y trata. La Sanidad privada no me acepta", reza otra pancarta. La marcha congrega vecinos y sanitarios. Cientos de médicos, la mayoría con sus batas blancas, la mayoría hastiado por la precariedad y el maltrato, dice presente. 

Postales de una concentración histórica en Madrid: "Desde el No a la Guerra en 2003 que no venía a una manifestación"

Sara, especialista en marketing digital, que camina junto a su hija de tres años, lleva dos años esperando para un traumatólogo la revise por una lesión de hombre que requiere cirugía. "El caos de la Sanidad pública me llevó a contratar una cobertura privada. Nos están empujando a eso. Se están, con la venia de este gobierno autonómico, enriqueciendo un puñado de empresas a costa de la desatención de la mayoría de la población", explica.   

Dimisiones, desorden y acusaciones de boicot: Ayuso busca atajar la crisis sanitaria en Madrid

La Delegación de Gobierno cifra la multitud en 200 mil personas. Las agrupaciones de izquierda, impulsores de la marcha, calculan que el número está arriba del medio millón. Las asociaciones vecinales convocantes, en 670.000. A las 15, cuando en Cibeles no cabe un alfiler, la cantidad resulta anecdótica. 

El 13N -día e inicial de mes con el que se recuerda a los hitos políticos- asoma como la semilla de un posible quiebre electoral que, hasta este domingo, parecía utópico e impensado. Ayuso, la "imbatible", según todas las encuestas, muerde el polvo por primera vez.

El cineasta Pedro Almodovar en la movilización en defensa de la sanidad pública.


 



Temas de la nota:
Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
  • 1
    jorge córdoba
    14/11/22
    19:15
    Ahi tienen, con ustedes, la derecha. A comerla.....
    Responder