Diputados
Jorge Rial no quiso ir a Diputados a explicar las amenazas de Vila
Explicó que hay una restricción perimetral con el empresario, quien también faltó. El kirchnerismo no respaldó un escache a López Murphy en la UBA.

Jorge Rial y Daniel Vila faltaron a la citación que les hizo la Comisión de Libertad de Expresión por el enfrentamiento que mantienen, a partir de una denuncia del periodista por amenazas del empresario en una llamada telefónica mientras realizaba su programa por C5N.

La invitación la realizó el presidente de la Comisión, el diputado del PRO Waldo Wolff, pero Rial no quiso ir porque entendió que no podía compartir una sala con Vila a partir de la restricción perimetral que dictó la justicia. 

"Intentaron juntar a víctima con victimario dándole la misma importancia y espacio. Eso solo lo haré en la justicia, ámbito que corresponde dirimir la amenaza de muerte contra un periodista", protestó el ex conductor de Intrusos, en un tuit publicado mientras los diputados lo esperaban en la comisión.

Daniel Vila. 

"Pero, además, los diputados desconocen que existe una orden de restricción sobre el empresario. Por lo qué haría imposible ese extraño encuentro. Sólo intentaron cumplir burocráticamente y poner en el mismo plano al empresario de medios poderoso que amenaza con la victima. Una locura que no sorprende de ignorantes con carné", completó su descargo. 

El periodista denunció que después de dar una información sobre el canal América TV, Vila lo llamó para amenazarlo con golpearlo, y le propinó insultos tales como "fracaso", "hijo de puta" y "traidor", además de decirle que le "mató el hambre".

Vila es además dueño de Edenor, la empresa proveedora de energía en la zona norte de la capital y el gran Buenos Aires. Si bien lo dio detalles del diálogo, reconoció que lo llamó y le dijo "cosas en la cara". Wolff no informó si había dado explicaciones de ausencia, pero nunca apareció.

Intentaron juntar a víctima con victimario dándole la misma importancia y espacio. Eso solo lo haré en la justicia, ámbito que corresponde dirimir la amenaza de muerte contra un periodista 

"Fue un pedido de Rial, así que demos por terminado el asunto", se fastidió el diputado del PRO Gerardo Milman. Alberto Asseff, también de Juntos, pidió un reproche unánime a los agravios y ningún oficialista quiso hablar.

Sí hubo debate por una denuncia del diputado Ricardo López Murphy por un escrache que sufrió cuando fue a exponer a la facultad de derecho de la UBA  por militantes de La Cámpora. Pero no consiguió respaldo del oficialismo y abrió cruce que pidieron una pronunciamiento colectivo.

 "Me acerqué al grupito este que estaba muy organizado y sostuvimos un debate sobre si ellos tenían la potestad de actuar en una suerte de matonaje. Empezaron a agredir, como está claro en los vídeos, y a decir que yo estaba escondido. Yo no me escondo, doy la cara todo el tiempo. Procure evitar la violencia y cuando vi que los ánimos se habían caldeado decidí dar la exposición en otro aula de la Facultad ", relató López Murphy.

Ricardo López Murphy y Waldo Wolff. 

Para el oficialista Pablo Carro el episodio no fue tan grave. "La charla se pudo dar en otro aula, por lo tanto no podemos considerar censura. Censura es cuando un poder impide que haya una expresión, y esa expresión se dio institucionalmente".  

"Yo tengo 25 años de docencia universitaria, de hecho he sido uno de los que encabezó en Córdoba las movilizaciones para lograr su renuncia como ministro contra el recorte presupuestario que llevó en ese momento. Y la verdad que estoy orgulloso", lo atacó. 

"Hay que defender la libertad de expresión en el sentido amplio; cuando los estudiantes se manifiestan también tienen derecho a hacerlo. Chicas acostadas en el piso como describió no me parece ni montaje, ni patota, ni odio".   

Tengo 25 años de docencia universitaria. He sido uno de los que encabezó en Córdoba las movilizaciones para lograr la renuncia de López Murphy como ministro contra el recorte presupuestario que llevó en ese momento. Y la verdad que estoy orgulloso. 

Le respondió el radical Miguel Bazze. "El país tiene un pasado demasiado doloroso como para relativizar cualquier intento de impedir la libertad de expresión". La oficialista Mara Brawer se solidarizó con López Murphy pero repudió las agresiones a diputados cuando entran al recinto. 

"No estamos hablando de eso. Los diputados no somos el centro del mundo", respondió Sabrina Ajmechet, del PRO, quien como profesora de la UBA dijo haber sido discriminada por su ideología. 

Pablo Carro. 

Fernando Iglesias dobló la apuesta y comparó el escrache al economista con el nazismo. La mendocina oficialista Liliana Paponet le reprochó las "maneras que tenemos de expresarnos en Twitter". 

López Murphy se frustró. "Yo creía que íbamos a tener una actitud tradicional en esta cuestión, que era rechazar un hecho deleznable y no buscarle atenuantes, justificaciones. Lamento que hayan expresado que la víctima explica el accionar del victimario, eso es inaceptable en derecho, en términos de libertades y en la Universidad pública". 

Temas de la nota:
Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.