País Vasco
Exclusivo: El pacto de Pedro Sánchez con el gobierno Vasco para liberar presos de ETA
El 'Programa Hitzeman' habilita permisos de salida a etarras, cuando el Gobierno Vasco asuma la competencia de las prisiones que acordó con Sánchez.

Urkullu ya tiene un plan para los presos de ETA cuando el Gobierno Vasco asuma las competencias de Prisiones tras la transferencia pactada con Pedro Sánchez. Ajuria Enea y la Consejería de Justicia tienen encima de la mesa el 'Programa Hitzeman', que contempla la aplicación de permisos penitenciarios y asesoramiento legal para "reinsertar" en la sociedad a los excarcelados.

El pasado 6 de diciembre, en pleno acercamiento del PSOE a Bildu para la aprobación de los Presupuestos, LPO publicó en exclusiva que los gabinetes de Pedro Sánchez y de Íñigo Urkullu estaban cerrando, lejos de los focos, el acuerdo para hacer efectiva la transferencia de Prisiones a Euskadi a partir del 1 de abril. 24 días después, el Gobierno Vasco confirmó la noticia, afirmando que ya existía un borrador pactado con Moncloa para asumir esa competencia.

Tal y como se informó en estas páginas, en la actualidad hay 10 presos de ETA en las cárceles vascas de Zaballa, Basauri y Martuente , pero se espera la llegada de muchos más cuando los centros pasen a depender de la Consejería de Justicia. Sus permisos penitenciarios, así como su puesta en libertad, serán decididos por el gobierno que preside Urkullu.

El lehendakari ya está preparado para ese escenario. Según explican a LPO fuentes muy cercanas a Beatriz Artozabal, consejera de Igualdad, Justicia y Políticas Sociales, el Gobierno Vasco cuenta con el llamado 'Programa Hitzeman', aprobado en septiembre de 2014, y que recoge los pasos a seguir con los presos de ETA una vez asumida la competencia de Prisiones.

El documento, al que ha tenido acceso LPO, se apoya en la Constitución española para recordar que, en el artículo 25.2, se establece que "las penas privativas de libertad estarán orientadas hacia la reeducación y resocialización de las personas presas".

Esta explicitación constitucional, afirma el texto, "cobra un valor y relevancia especialmente destacado en un contexto de cese definitivo del terrorismo de ETA, puesto que esta circunstancia implica la desaparición de la amenaza de reincidencia en ese tipo de delitos". Por ese motivo, añade, "las condiciones sociopolíticas para desplegar políticas tendentes a la reinserción son propicias".

Así las cosas, el Programa Hitzeman establece que el Gobierno Vasco, una vez obtenida la competencia de Prisiones, articulará un proceso de acercamiento de los presos próximas a sus lugares de residencia "porque así lo establece la legislación penitenciaria". A estos presos, además, se les aplicará "con normalidad e igualdad de trato" los beneficios penitenciarios que les correspondan. Se defienden también "soluciones humanitarias" para los presos enfermos.

El texto apuesta además por aplicar, en base el artículo 100.2 del Reglamento Penitenciario, medidas legales para abordar la situación de aquellos presos cuyas condenas "están relacionados con actividades políticas, antes ilegalizadas, y ahora normalizadas". En cuanto a los excarcelados, se establece que el Gobierno Vasco "preparará un programa orientado a promover procesos de reintegración social".

Se apuesta por un "asesoramiento personal y legal" sobre los procesos de "reinserción social", y por prestar "apoyo para la inserción laboral y el acceso a la vivienda" de los presos de ETA que queden en libertad

Para ello, se apuesta por un "asesoramiento personal y legal" sobre los procesos de "reinserción social", y por prestar "apoyo para la inserción laboral y el acceso a la vivienda" de los presos de ETA que queden en libertad. Los etarras excarcelados, por tanto, contarían con el apoyo de las instituciones vascas para buscar trabajo y casa.

Este proceso de reinserción que ofrece el Gobierno Vasco está supeditado, eso sí, al compromiso por parte de los presos de ETA con la "clarificación de lo ocurrido y con la construcción de una memoria crítica del pasado".

El objetivo del Programa, sostiene el documento, es "ofrecer a las víctimas palabras y hechos de reparación moral, asentados en el reconocimiento de la injusticia que se les hizo padecer", y "propiciar procesos sociopolíticos de revisión crítica del pasado y reconocimiento responsable de las vulneraciones de derechos humanos".

Manifestación a favor del acercamiento de presos de ETA al País Vasco.



Además, se pretende "contribuir a la consolidación de la paz y la convivencia", así como "reforzar procesos éticos de reflexión autocrítica, reparación, reinserción y/o resocialización" de los presos de ETA. Esta población reclusa tendrá que cumplir con cuatro "itinerarios de contribución a la paz", colaborando con universidades, asociaciones, ayuntamientos y proyectos concretos.

Finalmente, el texto anuncia que el Programa Hitzeman contará con una Comisión Gestora creada por el Gobierno Vasco y compuesta por un grupo de personas "de trayectoria plural, multidisciplinar y reconocida", que establecerán planes específicos de rehabilitación a cada uno de los presos etarras que se registren en el mismo. Vea, a continuación, el documento con el que trabaja el Ejecutivo de Íñigo Urkullu: 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
1
Mataban a su madre si era necesario. Un grupo de transtornados y un incompetente al frente del pais