Córdoba
Llaryora y la nacionalización del cordobesismo
Por Gabriel Silva
Llaryora decidió profundizar el enfrentamiento con Milei. "La pelea que se viene es en el territorio real, no en las redes", advierten en Córdoba.

"La pelea que se viene es en el territorio real, no en el micromundo de las redes sociales. En ese terreno, el que gana es Milei; la que quiere dar Llaryora es la de la territorialidad en los barrios y en la clase media, que es donde se van a sentir fuerte los aumentos". La frase la lanzó el miércoles por la noche una persona que conoce y mucho al gobernador Martín Llaryora y está convencido que la escalada entre el Presidente y el gobernador continuará.

Algo que, por fuera de los entornos más cercanos de ambos, observan, desde Mauricio Macri hasta el exgobernador Juan Schiaretti. Protagonistas indirectos de este escenario.

El heredero del cordobesismo -término que el propio Llaryora detesta- encontró en las últimas semanas un protagonismo inesperado desde la discusión por la fracasada ley ómnibus hasta las disputas más recientes por la suspensión de los subsidios al transporte del interior o la polémica por los festivales y la dura crítica libertaria a los artistas. Ninguno de los antecesores de Llaryora, ni José Manuel de la Sota, ni Schiaretti contaron en el comienzo de sus gestiones con el elevado perfil nacional que ostenta el actual gobernador cordobés.

De la Sota, porque empezó a gobernar a finales de los '90 con dosis de un menemismo tardío que lo colocó, a base de promesas de reducción impositiva, como el hombre que pudo terminar con la hegemonía radical de la provincia que gobernaron entre Angeloz y Mestre. Y Schiaretti, porque en el arranque de su primera gestión, si bien encontró en el conflicto por la 125 un posicionamiento nacional rápido, ese discurso de defensa al campo debió compartirlo con un De la Sota que meses antes había prometido correrse para dejar gobernar a su socio y él retirarse un tiempo a cuidar a sus nietos.

Extinción 

Algo que, evidentemente no pasó, y motivo por el que se atravesó una fricción en el peronismo cordobés, en lo que fue el primer capítulo de un duro enfrentamiento que se iba a sostener contra el kirchnerismo. Con más réditos puertas adentro y una provincia alambrada, que con una proyección de ambos en el plano nacional. "Cuando lo intentaron, fue tarde", repiten los llaryoristas paladar negro hace rato.

Ahora, con Schiaretti corrido, aunque se estima reaparezca en los próximos meses, Llaryora acaparó la representatividad de un PJ que en el interior luce huérfano de liderazgos claros. Y en esa construcción apuesta por una transversalidad federal, convocando a gobernadores como es el caso del santafesino Maximiliano Pullaro y mandatario que, según observan peronistas y radicales cordobeses, tiene problemas de caja para encarar una embestida de las características de Llaryora.

Con Schiaretti corrido, Llaryora acaparó la representatividad de un PJ que en el interior luce huérfano de liderazgos claros. Y en esa construcción apuesta por una transversalidad federal, convocando a gobernadores como el radical santafesino Maximiliano Pullaro.

Esta proyección de Llaryora, los opositores cordobeses la definen como apresurada y los schiarettistas puros la catalogan de incómoda. En estricto off, algunos que tienen responsabilidades dentro de la actual gestión, pero que no cortaron su vínculo con Schiaretti, observan algunas encuestas en las que Milei sigue teniendo un fuerte respaldo en Córdoba. Menor que el de hace algunos meses, pero no con los índices de un kirchnerismo que aparecía como el enemigo perfecto; no sólo para la clase dirigente, también para muchos actores de la opinión pública.

El tema transporte, por su parte, le dio a Llaryora también el estreno de la nueva sociedad de herederos del PJ cordobesista. Porque a la nacionalización del peronismo fernet se sumó en los últimos días el intendente Daniel Passerini, hijo político de De la Sota, aliado clave de Llaryora en la gestión municipal y hombre que se complementó en una de las dos cruzadas históricas que tiene Córdoba con la Nación: la equidad en el reparto de subsidios al transporte.

Así como De la Sota y Schiaretti construyeron su relato para enfrentar a Casa Rosada con los fondos de la Caja de Jubilaciones, los herederos del peronismo mediterráneo saben que la pelea por los subsidios al transporte es lo más adecuado para instalar narrativa.

Épica desde la cual también incomodan a la oposición cordobesa cuando interpelan a los dirigentes que responden Juez o De Loredo sobre qué harán y si acompañarán o no este reclamo del interior a Milei.

Precisamente, el arco opositor en Córdoba está en plena reconfiguración. La interna radical, como así también el futuro inmediato del PRO, terminará de delinear el escenario mediterráneo.

La convivencia entre Juez y De Loredo incluyó varias miradas de reojo en el último tiempo, al senador se lo va más cómodo en el coqueteo con Milei que al radical y no son pocos los que creen que Córdoba de la creación de un nuevo espacio: Juez como terminal de Macri y de Milei en Córdoba. La ventaja que el senador tiene sobre sus socios de la UCR y el PRO es la autonomía, tanto de él como de su espacio, el Frente Cívico. Él define el rumbo.

Y en ese recorrido, puede moldear incluso un boceto de algo tan cordobés como raro para el plano nacional: la convergencia de un espacio en el que convivan libertarios y lilitos. Sí, la incomodidad de quien fuera el referente en Córdoba de Carrió, Gregorio Hernández Maqueda, puede dejar al lilito en un esquema conducido por Juez y con libertarios adentro en el 2025.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
  • 4
    gelanor olot
    19/02/24
    18:31
    Llaryora es un K encubierto
    Responder
  • 3
    jose.colella.87
    17/02/24
    20:15
    Tres presidentes espantosos al hilo, los tres porteños.
    Quien sea que venga, cuando venga, tiene que ser del interior, como Menem o Kirchner en el pasado.
    Responder
  • 2
    flassi
    17/02/24
    18:27
    - Y los tucumanos como son?
    - Son ladrones, con algunas excepciones.
    -y los Santiagueños?
    -Principalmente vagos, con algunas excepciones
    -y los Cordobeses?
    -Basicamente garcas.
    -y ....?
    -no, termina ahi.

    (Un beso a todos mis amigos cordobeses, jaja)
    Responder
    • 3
      jotab
      19/02/24
      18:15
      Si queres hablar de garcas en el interior del país, date una vuelta por Mendoza, ahí si que no falla ninguno...Coincudo con el comentario anterior, el próximo presidente que sea del interior, por Dios !!!
      Responder
      • 4
        flassi
        20/02/24
        21:25
        Seeeeeee
        Responde a @jotab
        Responder
  • 1
    lugan
    17/02/24
    17:39
    Del payasenador juez no me sorprende nada , las únicas 2 camisetas que no se puso hasta ahora don las de lla y la del fit, después usó todas , fue peronista , kirchnerista con Nestor , coalición cívica, frente cívico, cambiemos ...pasó por todas...
    Me acuerdo en la última campaña cuando mostraban con un dron un terrible caserón valuado en varios palos verdes dentro de un country de San Francisco, empezaron diciendo que era de Llaryora y cuando empezaron a tirar del hilo , resulta que era de Luisito juez...mira vos.... Ahí se terminó la investigación periodística jajaja
    Responder
Más de Gabriel Silva
Llaryora está solo y espera

Llaryora está solo y espera

Por Gabriel Silva
El gobernador de Córdoba sabe que la mayoría de los cordobeces apoya a Milei, pero aguarda su momento.

Juez busca ser el CEO de la oposición a Llaryora

Por Gabriel Silva
En días, el senador aprovechó el descalabro del PRO, la falta de liderazgo en el radicalismo de De Loredo y profundizó su vínculo con Milei. Igual, sufrió un revés de la Justicia y hay indicios para entender por qué aún no logra el blend con los libertarios.