Devaluación29.01.2014
(0)guardarlectura zen
Inflación: El caso de la India frente al modelo Kicillof
LPOLa autoridad monetaria india considera falso el dilema inflación-crecimiento. El camino de los emergentes.

Según contó Cristina Kirchner el lunes, el tema principal de su reunión con Dilma Rousseff fueron las "presiones especulativas sobre los tipos de cambios de los países emergentes". Se trata de una de las cuestiones que tiene en vilo a la economía mundial ya que no sólo afecta a Argentina sino también a Turquía, India y Sudáfrica.

Esos cuatro países decidieron subir sus tasas de interés en los últimos días con el objetivo de reducir la presión sobre sus monedas, pero con recetas y contextos diferentes.

La principal diferencia entre Argentina y los otros países es que aquí el kirchnerismo se resistió todo lo que pudo a aplicar esa medida. El ministro de Economía, Axel Kicillof, sostuvo durante largo tiempo que la suba de la tasa de interés -u otras medidas antiinflacionarias como el recorte del gasto- iba a impactar en el crecimiento. Por eso, quizás ahora se buscan diagonales discursivas para explicar el giro ortodoxo.

En cambio, Turquía, India y Sudáfrica elevaron las tasas ante los primeros alertas, aunque no fueron decisiones gubernamentales sino de las autoridades monetarias que no responden directamente a los gobiernos.

El modelo indio

El presidente del Banco de la Reserva indio, Raghuram Rajan, dio una detallada explicación acerca de los objetivos por los que decidió -para sorpresa de los mercados- elevar en 0,25 la tasa de interés de su país (quedó en 8%), pese a cierta resistencia del Gobierno central.

Cabe destacar que India tiene una inflación cercana al 10% anual con una tasa de crecimiento del PBI “cada vez más preocupante” (el año pasado fue cercano al 5%). Según detalla el periódico Financial Times, Rajam sostiene que en el largo plazo mantener controlada a la inflación ayudará a que la economía se expanda. "El llamado trade off entre inflación y crecimiento es una falsa disyuntiva en el largo plazo", remarcó.

"Los niveles elevados de inflación erosionan los presupuestos familiares y constriñen el poder adquisitivo de los consumidores. Esto a su vez desalienta la inversión y debilita el crecimiento", insistió Rajam. "Es sólo con la reducción de la inflación a un nivel bajo y estable, que la política monetaria puede contribuir a reactivar el consumo y la inversión de una manera sostenible", agregó el banquero indio.

La posición de Rajam, considerada ortodoxa, es sólo una parte de la amplia reforma destinada a reducir la inflación que ronda el 10%. Desde el año pasado, el país logró reducir el déficit a menos del 2,5% y aumentaron las reservas. Para este año, Rajam planea que la inflación baje hasta el 8%, aunque el comité del Banco de la Reserva le exige que adopte una meta del 4%, con un margen del 2%.

El camino de los emergentes

Un camino similar al indio tomaron Turquía y Sudáfrica. En el caso turco, el Banco Central elevó del 7,75 al 12% los tipos de interés en las operaciones de financiación diarias y del 4,5 al 10% para las operaciones a una semana. Con esa medida, se logró fortalecer el valor de la moneda, que en los últimos meses había perdido cerca de un tercio de su valor y provocado una fuga de capitales.

"Quisiera que sepan que, como siempre, yo estoy en contra de un alza de las tasas de interés. Pero por supuesto que yo no tengo la autoridad para interferir (...) La responsabilidad les corresponde a ellos", se quejó el primer ministro Tayyip Erdogan, describiendo un escenario completamente diferente al argentino.

Finalmente, el Banco de Reserva de Sudáfrica subió por primera vez en casi seis años las tasas, llevándola de 5 a 5,5%. La misma medida tomarían otros países emergentes como Rusia, Indonesia y Brasil, donde también habrá un recorte de los gastos del Presupuesto.

Todas estas medidas están relacionadas con la decisión de la Reserva Federal estadounidense de recortar en 10 mil millones de dólares los recursos para la compra de bonos, lo que provocó una fuga de capitales en los países emergentes. "Estos países dependen de los ahorros de los extranjeros para financiar sus déficits y cuando éstos pierden la valentía y se llevan el dinero, las monedas se ajustan a la baja", simplificó el analista Jane Foley, de Rabobank, en diálogo con AFP.

La titular del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, advirtió que esta situación afectará a algunos países más que a otros. Según la francesa, el impacto será diferente en los "países emergentes sólidos, que tienen espacio para maniobrar, que en aquellos que no han construido este margen ni introducido una serie de medidas económicas o presupuestales".

Lagarde evitó definir cuáles tendrán mayores problemas, aunque excluyó a las economías de China e India. En el caso argentino, el economista José Luis Espert sostuvo que si la única medida de ajuste es la suba de tasas hay que prepararse “para la caída que va a tener la economía”. Espert sostuvo en Radio Mitre que es clave la moderación del gasto público porque “genera déficit fiscal, que se financia con emisión monetaria, emisión que genera inflación”. Además, cree que la subida de las tasas en Argentina no fue suficiente para igualar la inflación. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.