Inflación
La comunidad latina, entre las más afectadas por la inflación de la era Biden
De los 62 millones de latinos que viven en Estados Unidos sólo un pequeño porcentaje accede a los mejores salarios. Por eso, la inflación los golpea con más fuerza.

La inflación se convirtió en un verdadero dolor de cabeza para Joe Biden. El salto que se produjo en noviembre, llevando el aumento de precios a casi 7% en términos interanuales (el mayor desde hace casi 40 años) es un vendaval político y económico que erosiona la ya declinante imagen positiva de la administración demócrata. Pero no son los únicos damnificados. Para los 62 millones de latinos que viven en Estados Unidos (el doble que hace tres décadas) y cuyos ingresos son menores que los nativos, el repunte de los precios es un doble desafío para transitar.

Según un reciente trabajo de la consultora McKinsey, los trabajadores latinos padecen una enorme disparidad salarial y una escasa representación en los puestos de trabajo mejor pagados. Esto hace que la inflación los golpeé aún más.

Esto sucede a pesar de que en la última década, los hispanos estadounidenses han sido el motor primordial en el crecimiento de la fuerza laboral, han tenido aumentos de ganancias por encima del promedio y dan cuenta de una creciente tajada en el crecimiento del gasto.

Estados Unidos tiene su inflación más alta en 40 años y se desploma la imagen de Biden

Wells Fargo dice que el ingreso medio real de los hogares hispanos aumentó a una tasa promedio de 2,2% anual entre 2010 y 2019, más rápido que la tasa de 1,5% para la nación en su conjunto. "La riqueza familiar promedio también creció casi tres veces más rápido que el hogar típico de los Estados Unidos durante la última década, lo que preparó a los hispanos para convertirse en una parte aún mayor del gasto en los años venideros", reseñó.

Más allá de eso, la comunidad hispana está en peores condiciones para afrontar el aumento de precios en bienes y servicios, debido a que los salarios son proporcionalmente inferiores a los de los estadounidenses no latinos. La investigación de McKinsey encontró que a los hispanos se les paga colectivamente 288.000 millones menos al año. "En una situación de paridad total, podrían gastar 660.000 millones adicionales al año", dice el informe al que accedió LPO. Esto hace que los latinos ganen 73 centavos por cada dólar que gana un estadounidense nativo.   


La riqueza familiar promedio también creció casi tres veces más rápido que el hogar típico de los Estados Unidos durante la última década, lo que preparó a los hispanos para convertirse en una parte aún mayor del gasto en los años venideros


Si bien los ingresos, la riqueza y la movilidad intergeneracional están mejorando a lo largo de las generaciones, lo que ayuda a cerrar la brecha económica, eso no es suficiente. La consultora advierte que las políticas y prácticas han llevado a que a los hispanos se les pague menos que a los "estadounidenses blancos no latinos" dentro de las mismas categorías ocupacionales, e incluso menos a los latinos que no nacieron en los Estados Unidos.

Se proyecta que los latinos constituirán el 22,4% de la fuerza laboral de EE.UU. para 2030 y más del 30% para 2060. Sin embargo, permanecen concentrados en roles generalmente descartados como "trabajos que nadie más quiere hacer".

McKinsey afirma que el salario medio anual para los hispanos nacidos en el extranjero (31.700 dólares) es incluso más bajo que el de los latinos nacidos en los Estados Unidos (38.848 dólares), y ambos son significativamente más bajos que el salario medio anual de 52.942 dólares para los trabajadores blancos no latinos.


Si bien representan alrededor del 18% de la población de los EE.UU., los hispanos sólo representan el 11,4% del gasto total del consumidor. Esto, que equivale a alrededor de u$s 870 mil millones en gastos de consumo anualmente, podría ser alrededor de 500 mil millones más si los gastos de los latinos igualaran su participación en la población de EE.UU..

De la investigación de la consultora se desprende que no hay duda de que los latinos se están integrando cada vez más a la economía estadounidense. Sin embargo, tampoco hay duda de que queda un largo camino por recorrer, especialmente para los inmigrantes de primera generación.

"Abordar las barreras que impiden que los latinos participen plenamente no sólo es moralmente correcto, y está de acuerdo con la esencia del sueño americano, sino que presenta una oportunidad para hacer que la economía sea más sólida para todos", agrega.

La importancia de que esa brecha entre salarios se cierre no sólo mejoraría la situación de los hispanos, sino que sería beneficiosa para la economía estadounidense en general. Wells Fargo recuerda que debido a que la tasa de crecimiento económico potencial de un país está determinada por su tasa subyacente de crecimiento de la productividad y la tasa de crecimiento de su fuerza laboral, los hispanos se están volviendo más importantes en términos de las perspectivas económicas a largo plazo de los Estados Unidos.

"Los fuertes aumentos de ingresos entre los hogares hispanos, que se ven reforzados por el crecimiento del empleo y un mayor nivel educativo, deberían ayudar a respaldar el crecimiento del gasto general del consumidor en los próximos años. Estas ganancias de ingresos también deberían ayudar a los hogares hispanos a generar riqueza en los próximos años y desempeñar un papel importante en las perspectivas del mercado inmobiliario de Estados Unidos", afirma el cuarto mayor banco del país en un reciente informe.  


En nuestra opinión la tendencia secular sigue siendo deflacionaria. El uso de inteligencia artificial y robots industriales son algunos de los elementos deflacionarios en los próximos 30 años. Las expectativas inflacionarias son aún moderadas y no proyectamos que suban


No obstante, las perspectivas en cuanto a la inflación para el año próximo en el país podría ser una buena noticia. En diálogo con LPO, Jorge Piedrahita -CEO de la firma Gear Capital en Nueva York- sostiene que en los próximos 12 meses "vemos que los factores temporales como los problemas de logística se corregirán y el costo de energía bajará levemente de los presentes niveles".

"En nuestra opinión la tendencia secular sigue siendo deflacionaria. El uso de inteligencia artificial y robots industriales son algunos de los elementos deflacionarios en los próximos 30 años. Las expectativas inflacionarias son aún moderadas y no proyectamos que suban", explicó el especialista.

Cambiar la tendencia será clave para la administración Biden. Y los últimos sondeos así lo demuestran: la encuesta realizada por The Associated Press-NORC Center for Public Affairs Research (del 9 de diciembre) alerta que el aumento de los precios está teniendo un impacto significativo en las finanzas del hogar de las personas. Y detectó que más de la mitad de los que están pagando más por la electricidad, los regalos navideños y los electrodomésticos informan de los principales impactos del aumento de precios. "El impacto es especialmente agudo entre los hogares de menores ingresos", asegura. Los latinos, con su menor ingreso, son los más castigados del repunte inflacionario en Estados Unidos. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
1
La comunidad latina mayoritariamente de raigambre indígena es , salvo excepciones, la más bruta e ignorante de todas las comunidades inmigrantes en usa. Incluso los Que nacieron en ese territorio Triste realidad