déficit
El déficit fiscal primario de junio duplicó al del año pasado
Respecto de junio de 2015 se duplicó. Para Prat Gay, si se tiene en cuenta la inflación, hubo una mejora del 8,1%.

El Ministerio de Hacienda y Finanzas terminó reconociendo lo que se intuía en el mercado, tras los últimos anuncios de medidas sociales del Gobierno. El déficit lejos de estar en corrección déficit se agrava. 

El déficit fiscal primario de junio, el que no contempla las rentas financieras del Banco Central y de la Anses, se duplicó respecto del rojo de junio de 2015. Al contemplar el déficit total, se casi triplicó.

El mes pasado, el déficit fiscal primario (la diferencia entre los gastos del Estado y la recaudación) llegó a los $45.099,7 millones y representa un incremento del déficit con respecto a junio 2015 de $22.375,5 millones. Es una suba del 98,5%. Muy por encima de cualquier índice de inflación.

El déficit de junio comparado con el de junio del año pasado se incrementó un 98,5 por ciento, muy por encima de cualquier índice de inflación que se tome.

Al considerar el pago de intereses de la deuda, los ingresos por rentas financieras originadas en las utilidades del Banco Central y el Fondo de Garantías de Sustentabilidad (FGS) de la Anses, el déficit trepó a $57.587,3 millones, "un deterioro interanual de $37.605,8 millones. Lo que es un empeoramiento del 188,2%.

Si lo comparamos con el déficit primario de abril que fue de $13.700,7 millones, se triplicó hasta los $45,009,7 millones de junio. 

Hasta el primer trimestre, el déficit había caído en total $23.184,4 millones en relación al primer trimestre del año anterior. Ahora al contemplar también el segundo trimestre, el resultado primario de los primeros seis meses fue  un rojo de $121.203,1 millones. Esto representa un aumento de $26.137,5 millones con respecto al déficit registrado en igual período de 2015, o un recrudecimiento del 27,5%.

En otras palabras, el déficit del segundo semestre se comió la mejora lograda en los primeros tres meses de año,. Esto se explica porque los ingresos primarios en estos seis meses crecieron $149.410,2 millones, mientras que el gasto público primario subió $175.547,7 millones. 

El secretario de Hacienda, Gustavo Marconato.

A la hora de explicar el crecimiento del gasto público, el Ministerio de Hacienda destacó que se explica "en algo más de 90% por 2 conceptos: 1) Prestaciones de la Seguridad Social, en razón del efecto movilidad en estos haberes y por la mayor cantidad de casos cubiertos y, 2) Transferencias corrientes al sector privado, destacándose tanto el incremento de los gastos de carácter social como de finalidad económica.  

El efecto de la inflación

En el mismo informe, el ministro Alfonso Prat Gay destacó el "interés analítico" de contemplar el efecto de los precios (medidos mediante los índices de precios al consumidor de San Luis y de Buenos Aires) a la hora de ver los resultados.  "A tal efecto, medido a precios constantes del primer semestre del 2015, se aprecia que el déficit primario sin rentas del primer semestre del 2016 muestra una reducción de $7.672,9 millones (8,1% en términos reales) interanual" y no un empeoramiento del 27,5%.

"Medido a precios constantes, se aprecia que el déficit primario sin rentas del primer semestre del 2016 muestra una reducción de $7.672,9 millones (8,1% en términos reales) interanual" y no un empeoramiento del 27,5%, explicó el ministro.

 "De esta manera se destaca que la trayectoria fiscal del primer semestre 2016 resulta consistente con el objetivo previsto en el programa fiscal 2016 que fue anunciado el 13 de enero del mismo: una reducción del déficit primario desde 5.4% del PBI en 2015 a 4.8% del PBI en 2016—una caída del orden del 12% en términos reales."

De igual interés analítico resultaría que Prat Gay contemplara la caída del PBI por la recesión a la hora de hacer una comparación más precisa del peso del déficit fiscal sobre el PBI. No obstante, el comunicado hace caso omiso del tema.

Consultado sobre la factibilidad de llegar a cumplir la meta fiscal, el economista Federico Furiase consideró que con la recaudación por el blanqueo de capitales y el menor impacto en el gasto que tiene la actualización de los haberes jubilatorios en el arranque, "hay algo de margen fiscal para cumplir la meta financiando el déficit con deuda."

"La incertidumbre pasa por el cumplimiento de la meta en 2017, que es un año electoral, cuando impactará más fuerte la reparación histórica a los jubilados por el lado del gasto y la reforma en Ganancias por el lado de la recaudación. Si se mantiene el escenario de liquidez en el mundo y Argentina sigue ofreciendo tasas atractivas, con más deuda se podría postergar la incertidumbre fiscal para más adelante", concluyó el economista.

Temas de la nota:
Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.