mercados
Se enfría la luna de miel de los mercados con el Gobierno
Las calificadoras Moody's y S&P adviertieron que el pago a los jubilados limita la baja de la inflación.

El lugar común fija en 100 días la famosa "luna de miel" de la sociedad con un nuevo Gobierno. La socióloga de Polldata, Cecilia Kleinman, explica LPO que "más que carta blanca, se trata de un nivel de aprobación importante para un gobierno que empieza, un voto de confianza que le da margen de acción".

Pero los mercados suelen ser más fríos -o interesados- y se concentran en los números de la economía. Pasados los primeros siete meses, el Gobierno de Macri se enfrenta al pago de la primera cuota del crédito de confianza que le dieron las calificadoras de riesgo, tras los elogios iniciales por la salida del cepo y el acuerdo con los holdouts.

Hoy el escenario es distinto y ya en marzo, LPO había advertido al participar en un encuentro con inversores en Wall Street , que de una euforia inicial por el final del kirchnerismo se había pasado a una mirada más realista sobre los serios desafíos que enfrenta Macri para normalizar la economía.

Hoy la preocupación pasa por que la meta de inflación anual prometida para 2016 ya no se cumplió y ahora dudan de las metas fiscales. Sin resultados fiscales que den indicios de que el Estado genera recursos para pagar la deuda creciente, las calificadoras van a esperar para mejorar las calificaciones, lo que, a la vez, encarece el crédito y acelera la deuda.

"La deuda argentina hoy ronda el 40%. Es posible que el proceso de reducción del déficit se demore por la limitación social. Que la deuda suba al 60% es negativo y las tasas son elevadas por lo que la sustentabilidad de la capacidad de repago sería dudosa", advirtió Torres.

LPO consultó a Gabriel Torres, el analista jefe de crédito soberano para Latinoamérica de la calificadora de riesgo Moody's, sobre el impacto del aumento del gasto público sobre la calificación de la deuda argentina. "Nosotros vemos la totalidad. Primero queremos ver el texto final de la ley porque el efecto neto sobre el déficit no está claro. El peligro, estimamos, es más a mediano plazo", afirmó Torres.

"En abril emitimos nuestra perspectiva que es estable para la Argentina por los próximos 12 a 18 meses, lo que no quiere decir que no pueda cambiar, pero no lo veo factible en los próximos dos o tres meses. Entre fin de este año y principios del que viene estaremos emitiendo un nuevo documento. Por el momento, estamos siendo bastante cautos. Hay que entender que estamos en el medio de la tormenta. Y nos pareció muy bien el inicio de la administración. Ahora estamos a la espera.  Tal vez logren cumplir la meta fiscal este año, tal vez no", dijo Torres.

"El peligro es más a mediano plazo. Lo que suceda con la ley (de pago a los jubilados) no tiene impacto hoy, la calificación de la deuda argentina no va a bajar porque ya es muy baja, sino que en el mediano plazo puede verse limitada en su mejora", agregó el economista.

Macri, Basabilvaso y Quintana se reunieron esta semana para analizar impacto de pago a jubilados.

"La deuda argentina hoy ronda el 40% del PBI. Es posible que el proceso de reducción del déficit se demore por la limitación social al ajuste y la Argentina tome deuda para financiar ese déficit. La posibilidad de que la deuda suba al 60% del PBI es algo claramente negativo y, como las tasas son elevadas, la sustentabilidad de la capacidad de repago sería dudosa", advirtió Torres.

En la misma línea un informe reciente de Standard & Poor's (S&P) resalta la preocupación de sus clientes acerca de la capacidad de repago de la creciente deuda externa argentina. Para la calificadora es probable que la Argentina no vaya a cumplir con sus metas de déficit cero e inflación de un dígito en 2019 y advierte que en sólo dos años va a tener récord mundial en gasto previsional.

Según publicó Ámbito, el economista jefe de S&P, Joaquín Cottani afirmó: "Todo lo que podemos hacer es alertar sobre las posibles consecuencias de estas medidas mediante la cuantificación de sus efectos fiscales. El más preocupante de ellos es que el gasto de la seguridad social se incrementará de un ya elevado 10% del PIB al 13%, más alto que Brasil y sólo comparable con los niveles de países desarrollados como Francia, Alemania y Japón".

Para el 2018 prevemos que por el aumento de las pensiones y las transferencias  alas provincias, el déficit primario será de un 4,5% del PBI, muy lejos del 1,8% que anunció el Gobierno, advierte Cottani de Standard & Poor's.

En el mes de mayo, las jubilaciones y pensiones se llevaron el 36% del total del gasto público. Y las nuevas erogaciones complican tanto las metas como la inflación, si el Gobierno termina optando por la emisión monetaria para financiar el exceso de gasto. 

Por eso Cottani cuestionó las promesas económicas de la gestión de Macri: "Incluso antes de que se anunció el plan (previsional), estábamos escépticos de que el Gobierno iba a alcanzar los objetivos de 2017 y 2018 debido al excesivo gradualismo en la reducción de las subvenciones públicas. Ahora, con el aumento de las pensiones y las transferencias provinciales, las diferencias se amplían. Para el año 2018, prevemos un déficit primario del 4,5% del PIB en comparación con el objetivo oficial del 1,8%. En nuestra opinión, esto hará que sea más difícil para la administración de Macri alcanzar su objetivo de reducir la inflación a un solo dígito en 2019."

Frigerio se reunió en Córdoba con gobernadores para acordar la transferencia del 15% que retiene la Anses.

Diego Giacomini de Economía & Regiones afirmó a LPO que comparte la preocupación: "Si el ajuste fiscal del primer cuatrimestre pudiera sostenerse los restantes ocho meses de 2016, la meta fiscal de 4,8% del PBI podría conseguir un sobre cumplimiento del 1% del PBI, mientras que el costo fiscal de la ley de reparación histórica a los jubilados es de 0,8% del PBI. El punto es que el ajuste fiscal estuvo edificado en una reducción de subsidios a las tarifas, una caída del 6% interanual en bienes y servicios, la baja de la obra pública y las transferencias a las provincias. Es casi imposible que pueda seguir al mismo ritmo porque el 35% nominal de ajuste en las tarifas está teniendo una marcha atrás en varios tramos y se modificó el presupuesto aumentando el gasto en obra pública. Por lo que creemos que la meta de 2016 va a cumplirse ajustadamente, pero ya no la de 2017."

"El costo fiscal del pago a los jubilados trepa del 0,8% al 1,1% del PBI el año que viene, precisamente cuando la meta fiscal se vuelve más exigente (3,3% del PBI de déficit primario). Es una situación de conflicto de objetivos. Si las metas fiscales son difíciles de cumplir, se las financia o con más deuda o con más emisión. Y ambas atentan contra el crecimiento de la inversión privada, la verdadera dinamizadora del crecimiento", prosiguió el especialista.

"En 2017, en este sentido, tememos que la actividad siga pegada al ciclo político que desde hace cinco años se encuentra en estado de estanflación con un crecimiento promedio del PBI del 0,3% anual y una evolución del PBI per cápita, que es lo que importa, de -o,7% anual. Con una dinámica de crecimiento del 2% promedio en los años impares, que son los electorales, porque se fuerza la máquina mediante el gasto público, como este pago a los jubilados y una caída del 2% en los años pares cuando se pagan los platos rotos", concluyó Giacomini.

La restricción política 

Lo notable es que mientras para los mercados lo que complica es la falta de profundidad en el ajuste, para la sociedad prevalecería la sensación contraria: Las medidas fueron ya demasiado duras. Es esa contradicción la que atenaza la gestión del gobierno que no parece dispuesto a seguir pagando costos políticos para acomodar la macroeconomía.

"La luna de miel ya se terminó, al menos la etapa sin cuestionamientos. Entre los que en el ballotage votaron a Cambiemos, persiste el apoyo sujeto a que no haya más malas noticias para el bolsillo. Ya no es ni un romance, más bien un matrimonio con buena convivencia. Mientras que para los que no lo votaron, no hubo luna de miel, a lo sumo cierta expectativa", afirma la socióloga Cecilia Kleinman.

El dilema político que enfrenta Macri es que mientras para los mercados el ajuste se quedó a mitad de camino, para la sociedad -según las encuestas-, fue demasiado duro.

"En todos ellos, la crítica más fuerte pasa por la falta de gradualismo en el ajuste. La víscera más sensible sigue siendo el bolsillo y para la mayoría, que no es ABC1 sino de clase media-media y para abajo, cualquier explicación técnica sobre la necesidad de reducir el déficit fiscal con más ajuste los excede. Lo que viven es el cambio de hábitos de consumo, ya no usan el auto ni el aire acondicionado ni pueden comer el asadito del domingo; y no ven ninguna forma de control a los formadores de precios", agregó Kleinman en función de sus estudios con focus groups.

"No hay margen para más ajuste fiscal. En el mejor de las casos para sostener la convivencia marital, hay que tratar de no asustarlos más y evitar la sobrepromesa que genera mayor desgaste, como primero decir que que el repunte llega en el segundo semestre y luego que no va a haber despegue hasta el otro año", agrega la socióloga.

"La reparación a los jubilados es bien recibida desde luego como toda medida social; pero no genera margen político porque impacta en menos del 10% de la población. A los que tienen entre 17 y 60 años, el pago a los jubilados no les cambia su percepción", concluyó Kleinman.

Temas de la nota:
Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
  • 2
    el chino
    24/06/16
    16:10
    Los mercados están preocupados???? Ahora?????
    Claro lo del blanqueo y los dineros de los jubilados deberian ser para prestarles bien baratito a los empresarios banqueros....
    Los jubilados para que mda. necesitran guita....
    Que dolobu Macri embarcarse con lo de la deuda a los viejos moribuntos....
    aL LEER ESTO ESTÁ todo dicho.
    "A los que tienen entre 17 y 60 años, el pago a los jubilados no les cambia su percepción", concluyó Kleinman.


    Responder
  • 1
    luchito
    24/06/16
    10:49
    INEPTOS!!!
    CAMBIEMOS - TODO CAMBIA PARA QUE NADA CAMBIE!!!
    Responder