México
La oposición en su laberinto
Por Milton Merlo
Reflexión en DC. Marko prepara una encuesta. Alito y una lectura sobre la embestida contra Peña Nieto.

 El pasado martes en Washington DC, ante algunos hombres de negocios que acompañaron a Andrés Manuel López Obrador en su incursión a la Casa Blanca, el embajador estadounidense Ken Salazar arrojó una tesis que tiene eco en el PRI y el PAN: si entre agosto y diciembre de este año no se formatea una candidatura opositora ya luego será tarde y la sucesión será monopolizada por Morena.  Según esta lógica, México regresará en cierta medida al esquema del siglo XX, cuando la democracia competitiva solo sucedía al interior del partido gobernante.

Una opinión que además cuenta porque Salazar está compenetrado en la realidad mexicana: su continuidad como embajador tiene más apoyos en el país que en Estados Unidos (fudamentalmente tras el reportaje de The New York Times) y él mismo luce más interesado en el devenir mexicano que en el de su país, donde por estos días Joe Biden camina cerca del abismo inflacionario. 

La oposición comparte los tiempos que aventura el embajador. Marko Cortés, por ejemplo, alista un gran estudio de opinión, con costo millonario y que involucrará a antropólogos y psicólogos sociales para entender cuáles deberían ser las características de un candidato opositor. Un movimiento que el dirigente del PAN ejecuta con cierta desazón: a Cortés le afecta que ningún gobernador ni senador de su partido le levante la mano para lanzarlo a la contienda presidencial. Ante esa nulidad hacia su persona, es que ahora busca pistas sobre qué tipo de candidato fabricar.

El entorno del dirigente ve con buenos ojos el tecnisismo y el formato de la encuesta pero la duda prevalece sobre qué hacer una vez que se reciban los resultados. De momento únicamente Santiago Creel dice estar generando una candidatura pero la expectativa es baja. El ex gobernador de Nuevo León, Fernando Canales, cree que Creel solo apunta a asegurarse un asiento en el Senado y, en todo caso, colaborar para que Luis Donaldo Colosio sea el candidato de todo el arco opositor. Su ambición no va más allá.

En paralelo Cortés recibe presiones internas para desarmar la alianza con el PRI, producto del desprestigio ocasionado en las últimas semanas desde el show televisivo de Layda Sansores. El dirigente no se muestra del todo reactivo a ese curso de acción pero en privado dice que los empresarios le piden no desarmar la sociedad porque la primera consecuencia sería en la arena legislativa, donde el desencuentro de los dos partidos le daría nuevas oportunidades a López Obrador para innovar con la Constitución.

En el PRI la desorientación se combina con la trifulca interna sobre el destino de la dirigencia. Alejandro Moreno Cárdenas cree que lo peor ya pasó y entiende que la afrenta de la UIF contra Enrique Peña Nieto contribuyó a aplacar los ánimos destituyentes. Según el dirigente, Roberto Madrazo, Manlio Fabio Beltrones y Miguel Ángel Osorio Chong ya asimilaron que con el presidente no hay garantías a largo plazo y por eso no tiene demasiado sentido desbancar al campechano para acercar al partido a la órbita de Palacio Nacional. El riesgo de una avanzada judicial siempre está latente. 

Moreno Cárdenas ya se acostumbró a guardar sus teléfonos en artefactos especiales para evitar intervenciones del espionaje doméstico. Cada persona que lo visita debe dejar su aparato afuera y ha reforzado su seguridad personal. Con todo, sigue creyendo que la estrategia de mostrarse perseguido por el Gobierno será la base para su candidatura presidencial. Esta semana esa tesis llegó al extremo de que el campechano compara la persecusión en su contra con el desafuero vivido por López Obrador durante el sexenio foxista. Cree que las dos situaciones funcionan de parteaguas y contribuyen a acumular prestigio y nivel de conocimiento nacional.

Más allá de estas fantasías, Alito ha comenzado a coquetear con una idea que viene desde los inicios de la candidatura de Felipe Calderón. En junio del 2004 el entonces secretario de Energía dejó su cargo para irse a recorrer el país y así construir una candidatura que enfrentara al favorito de Fox, el entonces secretario de Gobernación, Creel. El PAN había organizado un sistema de internas y había dividido al país en tres grandes áreas. El que salía victorioso se llevaba la candidatura. Calderón ganó las tres contiendas.

Alito está considerando organizar una división similar pero que esas internas sean las de toda la oposición y que se sumen a la misma dos candidatos ciudadanos y el candidato de MC. O sea, seis contendientes a lo largo del país en un formato de debates y cruces que pueda causar vértigo en la opinión pública y contrastar con la verticalidad de Morena, donde el presidente será, al final del día, quien seleccione al aspirante de la 4T.

Sobre estas cuestiones es que navega la oposición, entre la urgencia de activar un plan competitivo frente al Gobierno, pero sin demasiado consenso sobre cómo realizarlo. Mesas de arena donde cada vez gana más peso la certeza de que Marcelo Ebrard nunca dejará al oficialismo. Aún en caso de no ser el elegido, tanto Cortés como Moreno Cárdenas creen que el canciller tiene más para ganar dentro que fuera de la galaxia de López Obrador.

La falta de un destino propio le genera a la oposición una ansiedad constante por cuestiones que no maneja. Sus dirigentes observan el rumbo económico y las cifras de inseguridad bajo la óptica de que a la larga son asuntos que pudieran generar malestar social que repercuta en las chances de Morena. Pero los interrogantes de fondo no se resuelven, como escribiera alguna vez el novelista Phillip Dick, "no hay ruta para salir del laberinto, este se desplaza contigo, a medida que lo recorres".





Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.