Miguel Siciliano
 "Me encantaría sumar radicales al proyecto de Llaryora"
El secretario de Gobierno de Martín Llaryora se anota para la sucesión en la Ciudad de Córdoba y pide que Hacemos por Córdoba se abra a otros espacios. Critica a "los candidatos del márketing y la grieta".

"Conociéndolo a Martín, me animo a decir que él no tiene problemas respecto del partido de origen de ese dirigente que quiera sumarse. Martín es amplio en el pensamiento de la construcción ideológica. Creo que Hacemos por Córdoba va hacia ahí, a sumar a todo aquel que considere que debe seguir transformándose esta provincia que presenta nuevos desafíos".

Martín es Llaryora, el candidato oficialista que buscará suceder a Juan Schiaretti, y quien habla es Miguel Siciliano, secretario de Gobierno de la Municipalidad de Córdoba, un engranaje clave en la gestión que será plebiscitada -esa es la estrategia oficialista- en las elecciones del año próximo y uno de los dirigentes que aspira a quedarse con la candidatura del peronismo en la ciudad.

Siciliano dice que "es prematuro" hacer un análisis de las consecuencias políticas y electorales que podrían traerle al peronismo el "caso González", el siniestro vial que protagonizó el ex presidente de la Legislatura Oscar González, que desnudó una serie de privilegios del poder político. ""Se trató de un hecho muy triste por las víctimas, que sin dudas obligará a toda la dirigencia a tomar decisiones en cosas que no están bien. Pero no es oportuno hacer valoraciones políticas. Incluso no es oportuno vincular las dos cosas: hay que evitar el uso político de algo tan doloroso", dice.

-¿No es un error estratégico pegar la candidatura al desarrollo de una gestión como la municipal, que todos los días está expuesta a una crisis?

-Es que nos van a elegir si seguimos gestionando bien. Claro que es más fácil ser el candidato de la palabra, del programa de tele o del marketing, que ser el candidato de la gestión. Quien gestiona tiene una responsabilidad que el candidato del marketing no tiene. Apostamos a que la gente mire a los candidatos por lo que les tocó hacer; y ahí me parece que nuestra mejor posibilidad electoral es gestionar. Llaryora es un gran gestor de lo público, por eso la gente le va a dar la confianza para continuar con el proceso de Hacemos por Córdoba.

Apostamos a que la gente mire a los candidatos por lo que les tocó hacer y Llaryora es un gran gestor de lo público. Quien gestiona tiene una responsabilidad que el candidato del marketing no tiene.

-Hacemos por Córdoba ha sido un organismo político que ha modificado sus aliados en estos 23 años, de la derecha a sectores de la centro izquierda. ¿Hacia dónde tiene que ir a buscar aliados para el proceso que viene, ya con Llaryora como principal candidato?

-Conociéndolo a Martín me animo a decir que él no tiene problemas respecto del partido de origen de ese dirigente que quiera sumarse. Martín es amplio en el pensamiento de la construcción ideológica. Creo que Hacemos por Córdoba va hacia ahí, a sumar a todo aquel que considere que debe seguir transformándose esta provincia que presenta nuevos desafíos.

 "Me encantaría sumar radicales al proyecto de Llaryora"

-¿Cuánto pesa en la estrategia los 24 años al frente del Gobierno provincial?

-Es una falacia decir que Hacemos por Córdoba gobierna hace 24 años. Quienes dicen eso, no dicen nada respecto de que el PRO aspira a gobernar 20 años Caba. En Caba está bien, pero en Córdoba está mal. Lo más importante es que las gestiones de Hacemos por Córdoba son elegidas por la gente porque se hacen bien las cosas. Si en la última elección, Hacemos por Córdoba con Schiaretti como candidato a gobernador fue histórica, fue la más votada, significa que los cordobeses apuestan por un gobierno que hace cada vez mejor las cosas. ¿Cuál sería el problema de que la gente nos elija si hacemos bien las cosas?

-¿Qué "cosa nueva" le puede ofrecer Hacemos por Córdoba a los cordobeses?

-Un equipo de intendentes y funcionarios, que puede aportar cambios estratégicos a un gobierno que funciona muy bien, como es el de Schiaretti. Ofrecemos una continuidad con cambios, con adaptaciones a un gobierno altamente exitoso.

Quienes critican que Hacemos por Córdoba gobierna hace 24 años la provincia, no dicen nada respecto de que el PRO aspira a gobernar 20 años CABA. En CABA está bien, pero en Córdoba está mal. ¿Cuál sería el problema de que la gente nos elija si hacemos bien las cosas?

-El gobierno que viene estará atravesado por la paradoja que combinará la vara alta de una gestión como la de Schiaretti con el ajuste fiscal...

-Llaryora se hace cargo de San Francisco con la peor situación económica de la ciudad, también heredada de un radical: fue intendente ocho años y la transformó en un polo industrial y educativo. Lo mismo estamos haciendo en Córdoba: estamos ordenando las cuentas que heredamos, con el plan de obras más ambicioso que ha tenido la ciudad desde el retorno de la democracia.

-¿Con cuántos aportes provinciales?

-Los aportes provinciales, en términos porcentuales, no son distintos a los que recibieron otras gestiones. En la gestión anterior -la de Ramón Mestre-, Schiaretti hizo la avenida de Circunvalación y la red troncal de cloacas. En dos años y medio hemos hecho más obras que en 20 años: 130 kilómetros de asfalto, 82 mil lámpara encendidas (32 mil LED), compramos 210 colectivos 0 km y con aire acondicionado, recuperamos el río y 600 plazas, nos transformamos en la vidriera de la economía circular, dejamos de enterrar 100 mil toneladas de residuos; todo con la política social más grande desde el 84; todo en medio de una de las peores crisis económicas que el país ha tenido.

 "Me encantaría sumar radicales al proyecto de Llaryora"

-¿El kirchnerismo es una trampa electoral que suma menos votos de lo que espanta? ¿Cómo se resuelve esa ecuación en Hacemos por Córdoba?

-El peronismo tiene dirigentes muy valiosos que están en la gestión nacional...

-¿Pero no es una trampa electoral incorporarlos a Hacemos por Córdoba?

-Nuestro gobierno no está con el kirchnerismo. Ahora, hay un montón dirigentes de ese espacio que son valiosos. Nuestro gobierno no está con Juntos por el Cambio, sin embargo hay un montón de dirigentes de ese espacio que son valiosos; un montón de intendentas e intendentes radicales que me encantaría que sean parte de nuestro proyecto. Pensando Córdoba -el espacio interno que lideran Sicialino y su esposa, Victoria Flores- tiene dirigentes que son radicales, vecinalistas.

El peronismo tiene dirigentes muy valiosos que están en la gestión nacional. Nuestro gobierno no está con el kirchnerismo. Ahora, hay un montón dirigentes de ese espacio que son valiosos.

-¿Hacemos por Córdoba tiene que ofrecer lugares expectables a dirigentes opositores o de Juntos?

-A toda persona de bien que tenga ganas de sumarse a este proyecto transformador, debemos sumarla.

-¿Debe expresarse en las fórmulas?

-No es el tiempo para dar esa respuesta. Pero estoy convencido de que tenemos que ser amplios. Hacemos por Córdoba viene nutriéndose de dirigentes de muchos espacios, y esa es su gran virtud.

 "Me encantaría sumar radicales al proyecto de Llaryora"

-¿La candidatura presidencial de Schiaretti es más importante para traccionar votos hacia Llaryora en Córdoba?

-Schiaretti es el presidente que Argentina necesita, puede ser el único presidente de la unidad de los argentinos, el único que puede aglutinar a los dirigentes valiosos para hablar de cómo salir de la crisis con producción.

-Al posicionarse como candidato a gobernador siendo intendente, la gestión pasa a ser determinante. ¿Hay una lectura hacia el interior de Hacemos por Córdoba respecto del valor simbólico que tienen los funcionarios del Ejecutivo, como tu caso, frente a aquellos que no están en el día a día de la gestión?

-No hablo de las ambiciones de otros dirigentes ni oculto mi deseo de ser intendente. Soy un dirigente de Capital que hace muchos años sueña con hacer lo que estoy haciendo: gestionando junto a Llaryora la ciudad en la que nací. Pero creo en los proyectos colectivos, no tengo una ambición desmedida. Trabajo para ser en un marco de equipo. Nuestro proyecto es que Llaryora sea gobernador y retener la ciudad de Córdoba. Me considero una persona que ha demostrado vocación de gobernar esta ciudad.

Schiaretti es el presidente que Argentina necesita, puede ser el único presidente de la unidad de los argentinos, el único que puede aglutinar a los dirigentes valiosos para hablar de cómo salir de la crisis con producción.

-¿No hay un heredero natural?

-Todos los que trabajamos en esta transformación somos herederos de esta gestión. Hoy no es el momento de elegir candidato a intendente. Es el momento de lanzar a Llaryora para la gobernación, porque ahí no hay dudas. Todo Hacemos por Córdoba está convencido de que es nuestro mejor candidato.

-¿Cómo se debe dirimir la candidatura a intendente?

-De abajo hacia arriba. Ojalá sea así. Si no se puede, veremos. Hoy no es el momento.

 "Me encantaría sumar radicales al proyecto de Llaryora"

-Al ser proclamado candidato, ¿Llaryora ya es el líder de Hacemos por Córdoba?

-Llaryora es uno de los grandes conductores, pero el líder es Juan Schiaretti. Schiaretti va a ser además un gran asesor de Llaryora gobernador.

-¿Qué potencialidades tiene Juntos?

-No hablo de los adversarios. Al analizar, digo que están desordenados, y aún no está claro si podrán hacerlo. Nosotros también tenemos debates por delante, pero con una diferencia: tenemos un candidato que no aprenderá a "ser gobernador" gobernando; él ya gobierna; él no se parar en la grieta, porque el que se para en la grieta espanta inversiones; Martín será un gobernador que construirá puentes y unidad.

-En ese último requisito quedan dos en pie sólo dos: Juez y Llaryora

-Martín Llaryora es un buen candidato a gobernador porque fue un buen intendente de San Francisco, un buen ministro de Producción después de los saqueos de 2013, cuando había que restituir la confianza entre el comercio y el Estado; fue el vicegobernador del gobernador que hizo más obras en la historia de Córdoba; porque fue el diputado nacional que empezó a plantear con firmeza la pelea por los fondos federales; y ahora está transformado la ciudad de Córdoba en apenas dos años y medio. Esa es la diferencia sustancial. 

 "Me encantaría sumar radicales al proyecto de Llaryora"

Temas de la nota:
Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
  • 2
    blacrock
    Hace 14 días
    10:18
    Con esa sonrisa no te compro un auto usado, ni a palos.-
    Responder
  • 1
    blacrock
    Hace 14 días
    10:18
    No estarías descubriendo la pólvora, en términos de estrategia política, Miguel Siciliano ajajajaja
    XD

    Cfk tampoco tuvo problemas para sumar a Martin Lousteau, como ministro de economía a su gobierno.-
    ( Y adivina quién se lo sugirió: el actual presidente de la nación ) .- También radical.-
    Responder