Los demócratas acuerdan terminar con el "shutdown" del gobierno de Trump
Votaron a favor de extender el presupuesto hasta el 8 de febrero a cambio de un debate migratorio.

En el tercer día de la suspensión del gobierno republicanos y demócratas en el Senado alcanzaron un acuerdo preliminar. Extenderán el presupuesto del año pasado hasta el 8 de febrero, con la esperanza de lograr un segundo acuerdo para legislar a favor de los 800 mil jóvenes indocumentados que a partir de marzo estarán en riesgo de ser deportados, sin embargo, la falta de claridad de Donald Trump está complicando la situación para los dreamers.

Hace unas semanas Trump anunció durante una reunión televisada con miembros del Congreso que la ley para proteger a los dreamers debía ser una "ley de amor". Hoy su tono ha cambiado de manera sustancial. A quienes hace un año llamaba "chicos maravillosos", los jóvenes indocumentados que dejó sin protección de ser deportados cuando eliminó el programa DACA, hoy los llama "ilegales". El problema, según apuntan personajes como el senador republicano Lindsey Graham, es que el presidente se está dejando manipular por su jefe de gabinete, el general John Kelly, y por Stephen Miller, el joven nacionalista de 32 años que ha pasado su carrera obstaculizando la regularización de los inmigrantes documentados, y que en la Casa Blanca de Trump ha adquirido un poder que hace un par de años parecía imposible para alguien con una trayectoria tan pobre.

Miller fue durante varios años parte del staff del hoy Fiscal General Jeff Sessions cuando aún era senador por Alabama y una de las voces más radicales contra los inmigrantes en el Congreso. El joven asesor presidencial se formó escribiendo los discursos que azuzaban el miedo de los sectores más conservadores del sur norteamericano.

Mientras Stephen Miller esté a cargo de negociar la inmigración, no vamos a llegar a ningún lado. Ha sido un obstáculo durante años, dijo Graham

De acuerdo con el senador Graham, quien votó en contra de su partido el viernes pasado, el corazón de Trump "está en el lugar correcto en el tema [de los dreamers]", y lo único que lo detiene son sus colaboradores. "Mientras Stephen Miller esté a cargo de negociar la inmigración, no vamos a llegar a ningún lado. Ha sido un obstáculo durante años", dijo.

La situación es que tanto demócratas como republicanos quieren pasar una ley que proteja a los dreamers. Se trata de una iniciativa que, a diferencia de su reforma fiscal o su Trumpcare, cuenta con una popularidad de 70% entre la población de Estados Unidos. Sin embargo, no logran alcanzar un acuerdo porque el sector duro de la Casa Blanca no quiere hacerlo y el presidente teme alienar a su base más radical, los únicos que -según calcula-todavía lo apoyan con entusiasmo.

Mientras tanto en el Senado, el líder de los republicanos Mitch McConnell dijo esta mañana que el primer paso tenía que ser descongelar el gobierno y pasar una resolución de continuidad para extender el presupuesto del año pasado hasta el 8 de febrero, y después negociarían el futuro de los dreamers.

"Cada día que pasamos discutiendo sobre mantener [el gobierno operando] es otro día que no podemos negociar DACA", declaró el senador. Dijo además que terminar el shutdownpermitiría "tener una cancha nivelada y alcanzar una enmienda que sea justa para todos los bandos".

Los demócratas opinaron que eso no era suficiente y que necesitaban un compromiso más claro por parte de los republicanos.

Sin embargo, alrededor del medio día, poco antes de que se votara la resolución que terminaría con el shutdown, los demócratas se mostraron anunciaron que habían llegado a un acuerdo para extender el presupuesto nuevamente hasta el 8 de febrero.

Después de múltiples discusiones, ofertas y contraofertas, el líder republicano y yo hemos alcanzado un acuerdo. Vamos a votar hoy por reabrir el gobierno y continuar negociando un acuerdo global

"Después de múltiples discusiones, ofertas y contraofertas, el líder republicano y yo hemos alcanzado un acuerdo. Vamos a votar hoy por reabrir el gobierno y continuar negociando un acuerdo global", declaró el líder demócrata en el Senado, Chuck Schumer.

Nuevamente, queda claro que los republicanos se niegan a pronunciarse abiertamente a favor de DACA por temor a que el presidente cambie su postura en el último minuto y los deje silbando en la loma.

"Hay una sensación de que existe una desconexión entre el presidente y su staff con respecto a los temas migratorios, y la gente en ambos lados están intentando explotar esa desconexión", declaró al New York Times un estratega republicano del equipo de Marco Rubio. "Esto es lo que pasa cuando tienes a un presidente que no es claro y consistente en lo que va a aceptar: envalentona a todos los bandos a tomar posiciones en las que no piensan ceder".

Mientras el presidente hablaba de leyes de amor para los dreamers, y su partido intentaba llegar a un acuerdo para protegerlos, este fin de semana la campaña para reelegir a Trump lanzó un nuevo video acusó a los demócratas de ser "cómplices de todo homicidio cometido por inmigrantes ilegales".

Por si fuera poco el nuevo mensaje en el buzón de voz de la Casa Blanca también cambió: "Desafortunadamente no podemos responder su llamada hoy porque los demócratas en el Congreso están deteniendo los fondos del gobierno, incluyendo los fondos para nuestras tropas y otras prioridades de seguridad nacional por un debate migratorio que no tiene nada que ver. Debido a esta obstrucción, el gobierno está en suspensión".

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.