Estados Unidos15.01.2018
(1)guardarlectura zen
Las declaraciones racistas de Trump dinamitaron la negociación del presupuesto
LPOEste viernes es la fecha límite y los dichos del presidente de EEUU podrían disparar una suspensión del gobierno.

 Los comentarios racistas en los que Donald Trump presuntamente llamó "hoyos de mierda" a países africanos y latinoamericanos durante una reunión a puerta cerrada con legisladores la semana pasada siguen revolviendo las aguas en Washington.

Durante el fin de semana -que en Estados Unidos fue festivo por la conmemoración del natalicio de, irónicamente, Martin Luther King-el presidente estuvo jugando golf en su propiedad de Florida, algo que ya le costó comparaciones con presidentes anteriores que usaban el día para hacer trabajo voluntario en honor a la memoria del luchador social.

En algún momento un reportero le preguntó al presidente qué le diría a las personas que lo llaman racista: "No, no, no soy un racista", respondió Trump. "Soy la persona menos racista que has entrevistado en tu vida, eso puedo decirte".

Mientras tanto en Washington los aliados republicanos del presidente, dos de ellos presentes en la reunión, rechazaron que Trump haya hecho los comentarios. El senador republicano David Perdue, uno de los más duros en temas migratorios, aseguró en entrevista televisiva que se trataba de una "grotesca tergiversación", de lo que dijo el mandatario, y acusó al senador demócrata Richard Durbin de perjudicar las negociaciones para proteger a los dreamers. "No es la primera vez que el senador Durbin hace esto", dijo. Los demócratas condenaron a Perdue por cuestionar la honorabilidad de un colega del Senado y reiteraron que los comentarios de Trump habían sido inexcusablemente racistas.

Probablemente DACA está muerto porque los demócratas no lo quieren en serio, sólo quieren hablar y tomar dinero que nuestro Ejército necesita desesperadamente.

Por su parte, la secretaria de Seguridad Interior, Kirstjen Nielsen, quien también asistió a la reunión en la Oficina Oval, dijo que no recordaba al presidente diciendo exactamente eso aunque reconoció que Trump acostumbra usar "lenguaje fuerte".

Este viernes es la fecha límite para que demócratas y republicanos alcancen un consenso respecto a la ley de presupuesto 2018 o el gobierno federal entre en estado de suspensión. Los demócratas han dicho que no aprobarán nada hasta que se legisle para proteger a los dreamers, mientras que la posición de Trump es que no habrá protección hasta que los demócratas autoricen miles de millones de dólares para extender la cerca que separa Estados Unidos de nuestro país.

Otros legisladores republicanos fueron menos protectores con el presidente. El senador Lindsey Graham, quien al inicio de la administración fue muy crítico de Trump y de unos meses para acá se ha mostrado muy cercano al presidente, confirmó la versión del demócrata Durbin y no se alineó con el mensaje partidista. La asambleísta republicana Mia Love, cuyos padres inmigraron de Haití, dijo que no podía "defender lo indefensible".

Durante la controversial reunión Trump rechazó un acuerdo tentativo al que habían llegado Graham, Durbin y otros senadores, argumentando que no cumplía con las demandas para incrementar la seguridad en la frontera.

Si el gobierno cae en suspensión la culpa estaría en las manos de los republicanos, quienes controlan ambas cámaras en el Congreso y ni siquiera necesitarían de los votos demócratas para aprobar el presupuesto

Lo cierto es que si el gobierno cae en suspensión la culpa estaría en las manos de los republicanos, quienes controlan ambas cámaras en el Congreso y ni siquiera necesitarían de los votos demócratas para aprobar el presupuesto. El problema es que el ala más radical del partido, la sub bancada del Tea Party en la Asamblea, lleva años votando en contra de presupuestos que financien programas sociales, de ahí que los republicanos necesiten del apoyo de los demócratas para evitar una suspensión del gobierno.

Ante esta situación Trump está intentando desviar la responsabilidad de una eventual crisis presupuestaria y dejarla en manos de los demócratas. "Honestamente, no creo que los demócratas quieran hacer un trato", declaró. "Creo que hablan de DACA -dijo, refiriéndose al programa creado por Barack Obama para proteger a los dreamers de ser deportados y que Trump eliminó en septiembre pasado-pero no quieren ayudar a la gente de DACA".

Trump aseguró que los legisladores demócratas, liderados por el senador Chuck Schumer y la asambleísta Nancy Pelosi, "No quieren seguridad en la frontera. Nosotros estamos listo, dispuestos y capaces para hacer un trato, pero ellos no quieren.

"No quieren seguridad en la frontera, no quieren detener las drogas. Y quieren quitarle dinero a nuestro ejército, algo que no aceptaremos".

El presidente insiste en que si el gobierno cae en suspensión el ejército se vería afectado. No queda claro a qué se refiere Trump pues la suspensión de pagos del gobierno federal no afecta áreas referentes a la seguridad nacional o que pongan en riesgo la operación del gobierno. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
1
Falta que estos empiecen con el mismo argumento que aqui: Es una mentira de la prensa!!!