Juanjo Méndez
"No tenemos problema con Uber, pero tienen que cumplir las leyes"
LPO entrevistó al encargado del Transporte en la Ciudad. En qué proyectos trabaja.

Juan José Méndez es uno de los funcionarios más jóvenes del gabinete larretista. Con 39 años ya fue ex jefe de gabinete de Guillermo Dietrich y en 2015 fue nombrado en la Secretaría de Transporte. 

Si bien no es un "millennial", apuesta fuerte por las nuevas tecnologías. ¿Será posible ver en Buenos Aires vehículos autocomandados como ocurre en Las Vegas? Méndez es cauto, pero se ilusiona con que el proceso se vuelva "exponencial". 

De todas formas también lanza una advertencia: "Hoy es un problema tener entre 1 y 1,2 pasajeros por auto que se mueven en la Ciudad, pero si no hacemos nada el vehículo autocomandado puede generar algo mucho peor. Que haya media persona por auto, por ejemplo". De todas formas se ilusiona con poder corregir esa tendencia. "Vamos a inducir comportamientos más sustentables a partir de cómo el Estado administra el sistema", señala.

¿Cuál es el mayor problema del tránsito porteño?

Nuestra mayor desafío es seguir mejorando la calidad del transporte público. Tenemos que hacer que la gente perciba que en el transporte público viajás más rápido y más cómodo. El subte mejora, pero en hora pico todavía la pasás mal. El colectivo igual, pero a veces hay cortes o no sabés cuánto puede tardar.

¿Qué es lo que buscan entonces?

Tenemos que mejorar la experiencia de los pasajeros. El Metrobús es un elemento que ayuda a mejorar la calidad del servicio. Se acaba la congestión para el colectivo en ese lugar. Va siempre a la misma velocidad y sabés cuánto tarda de una punta a la otra. Pero llegás a la parada y no sabés cuándo viene el próximo colectivo. Una de las cosas que más nos marcan los vecinos es la imprevisibilidad.

¿Cómo pueden hacerlo más previsible?

Gracias a todas las herramientas tecnológicas es cada vez más fácil resolver este tipo de cuestiones. La congestión es casi inevitable, nuestra responsabilidad es generar una alternativa. No puedo decirle a los vecinos que no usen el auto, pero sí darles mejores opciones. El subte tiene aire acondicionado y en hora pico pasa cada tres minutos. Con el metrobús tardás la mitad del tiempo que antes y esperás en una parada más cómoda y segura.

Entonces no hay demasiadas alternativas para los automóviles.

Es una cuestión de equidad también. Un auto ocupa 10 o 12 metros cuadrados para una persona sola. En el mismo lugar que entran 3 autos, cabe un colectivo donde a veces van 35 o 40 personas. Es un reconocimiento a los que contaminan menos y ocupan menos espacio público. Cada vez que hacemos un Metrobús la demanda crece 20%.

¿La patente par/ impar es una posibilidad?

Es algo que no funcionó en el mundo. Tiene un impacto incluso negativo, porque las familias se compran un segundo o tercer auto y lo dejan en la calle. Nosotros queremos que la gente tenga un auto familiar para determinadas actividades, pero no para todos los días.

¿Qué ocurrirá con el estacionamiento medido que planeaban implementar en varios puntos de la Ciudad desde el año próximo?

La licitación está dividida en dos partes. Una es para las terminales y la otra es para la operación, que es lo que está trabado por la Justicia. Pero confiamos en que se destrabe pronto. En algunas zonas el estacionamiento está muy desordenado y la solución a eso es la fiscalización.

Con las grúas aparecen los reclamos por roturas o discusiones sobre el buen o mal estacionamiento de los vehículos. Pero vamos a poder filmar y documentar los acarreos y hacer más transparente la interacción con el servicio. Vamos hacia un sistema que tiene una lógica diferente: los adicionales se cobrarán si las empresas prestan un buen servicio. Y todos los ingresos son del Estado.

Otro de los grandes reclamos es respecto a los cortes de calle, ¿se aplica o no el protocolo de Patricia Bullrich?

Nosotros diferenciamos una manifestación masiva cuando hay miles de personas que se convocan para reclamar, celebrar o lo que sea. Ahí tenemos que acompañar. Y buscar rutas prefijadas: en la medida que eso se repita los usuarios van a poder ver cuáles son los nuevos recorridos de los colectivos, etc. Pero si hay 20 personas cortando una calle trabajamos en conjunto con la Policía de la Ciudad, porque 20 personas no pueden cortar una calle. Pero creo que las protestas están más ordenadas.

¿Cuándo podremos ver vehículos autotripulados en la Ciudad?

Hace dos años y medio hicimos una prueba de vehículos autocomandados y fue la primera de América Latina. Hicimos un acuerdo con unos científicos argentinos que hicieron un programa aplicable para cualquier tipo de vehículo y funcionó bien. Fue una buena experiencia para entender el proceso de "retrofitting". Eso quiere decir utilizar un medio que fue diseñado para ser comandado una por una persona y volverlo autocomandado.

¿Está previsto utilizarlos?

Buenos Aires es una de las 10 ciudades del mundo trabaja en una iniciativa de la Fundación Bloomberg y el Aspen Institute para debatir cómo deben prepararse las urbes para la llegada de vehículos autocomandados. Estamos discutiendo distintas dimensiones: una es la del uso del espacio público, la otra es la dimensión del trabajo y qué pasará con las miles de personas que trabajan conduciendo un vehículo. La tercera es cómo va a cambiar el comercio a partir de los vehículos autocomandados.

¿Hay fechas concretas para que circulen?

Todavía faltan un par de años. Recién ahora las automotrices empiezan a anunciar sus planes de cuándo podrían estar disponibles en el mercado mundial los vehículos autocomandados. En el mercado local va a depender de ciertas condiciones de la industria. En el Mercosur somos productores de autos y hay ciertas restricciones para los autos importados. Hoy los procesos fueron incorporando muchos elementos tecnológicos y los volvieron standard, como los sensores de estacionamiento. Es algo primitivo, pero se trata de proceso que se vuelve exponencial y en 10 o 12 años gran parte de los vehículos van a ser autocomandados. Eso va a traer muchos desafíos.

¿Cómo cuáles?

Cuáles van a ser los empleos del futuro en torno a los vehículos autocomandados, cómo va a ser el uso del espacio público. Hoy es un problema tener entre 1 y 1,2 pasajeros por auto que se mueven en la Ciudad, pero si no hacemos nada el vehículo autocomandado puede generar algo mucho peor. Que haya media persona por auto, por ejemplo.

¿Cómo se resuelve?

Por ejemplo, Libertador tiene cinco carriles hacia el centro y a la mañana tiene 8 o 9. De esos podemos hacer tres carriles para vehículos con más de 10 pasajeros; dos para vehículos con 4 o más pasajeros; y dos para vehículos con menos de tres. Si querés llegar rápido vas a tener que subir más gente a tu auto. Vamos a inducir comportamientos más sustentables a partir de cómo el Estado administra el sistema.

¿Qué quiere decir?

Los vehículos van a tener sensores que indican cuántos pasajeros viajan. El que tenga más de cuatro personas podrá utilizar algunos carriles. Pero como los carriles de vehículos autocomandados no se congestionan, cuando no entren más autos, aquellos que viajen de a pocos tendrán que tomar por otro camino más largo y más lento. Pero el que haya elegido el transporte público podrá viajar más rápido.

Hace poco un inventor creó un módulo unipersonal para volar, ¿cómo se hace para legislar pensando en el futuro?

El espacio aéreo urbano va a tener regulaciones en el uso. Hace poco vimos que una persona voló un dron en el cono de aproximación del aeropuerto. Eso va a estar más regulado porque los precios van a ser cada vez más bajos. Los costos de estas tecnologías caen cada vez más rápido. Amazon ya está haciendo pruebas para distribuir bienes. Hoy todavía no hay casos concretos de estos servicios. Si de helicópteros, como ocurre en México y, principalmente, en San Pablo.

¿Cómo sigue el conflicto con Uber?

Nosotros vamos a hacer lo mismo que hacemos con cualquier empresa que se quiera instalar. Hay otras compañías que cumplen con todas las normativas vigentes y operan, como Cabify. Es un tema de voluntad y responsabilidad empresarial. No tenemos un problema puntual con Uber, pero las empresas tienen que cumplir con las leyes. Se puede entender que algunas empresas necesiten un marco normativo distinto, pero eso no implica extorsionar con un servicio ilegal.

¿Cuál es la posibilidad de que en el corto plazo haya un boleto integral de transporte?

Es algo que discutimos todo el tiempo y en la Agencia Metropolitana de Transporte estamos haciendo mucho foco en eso, como antes lo hicimos en la ampliación de la tarifa social. Hoy trabajamos para ver a donde hay una oportunidad para tarifa integral. No hay un modelo definido aún. Estamos integrando físicamente el transporte, mejorando los centros de trasbordo, etc. Queda pendiente la integración tarifaria.

¿Cuál es el desarrollo de transportes que más lo sorprendió?

Me parece muy interesante que en las ciudades con alto poder adquisitivo haya una alta utilización de medios de transporte públicos. El futuro es del transporte compartido. Podemos anticiparlo si damos las señales correctas respecto de mejorar la calidad e inducir a que cada vez más elijan el transporte compartido. Estamos buscando que la aplicación Cómo llego se convierta en un sistema operativo personal de movilidad.

¿Qué implicará?

Hoy si tenés Waze te dice que tenés que salir en 15 minutos para llegar a una reunión. Queremos algo parecido, que contemple todas las opciones y que permita tomar la decisión más inteligente. Hoy los usuarios están presos de la falta de información. La gente mira el clima para ver si sale o no con paraguas. Va mirar el celular y te va a decir cómo está el tránsito o el nivel de ocupación de un colectivo.

¿El gobierno va a competir contra las aplicaciones de tránsito?

No, el gobierno comparte datos con Google, Moovit o Waze. No me importa si entran por Moovit o Cómo llego, sí me importa que utilicen herramientas. Si todos los que deciden agarrar el auto usan Waze, me resuelve un problema. Porque tenemos un acuerdo por el cual cada vez que hay un corte nosotros lo cargamos al sistema. Entonces la gente se va a evitar los cortes.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
2
Lo de Uber es una locura permitir que se siga agrandando el parque automotor , que haya mas vehixylos de transporte paea competir con el taxi cuando hay 38000 taxis que tienen radiotaxi o usan Ba Taxi y brindan un servicio excelente , poner mas autos en un mercado ya saturado es destruir al taxi que paga todo hace años y tiene un parque automotor renovado actual controlado x Sacta
Ministro no permita a Uber esta destruyendo al taxi
Uber es caro tiene tarifa dinamica no tiene seguro de transporte de pasajeros
Los choferen no son profesionales hubo casos de choferes buscados por la justicia ect
1
Se contradice, por un lado dice que quiere beneficiar al transporte público para acortar tiempos, por otro habla de meter más autos en la calle con el transporte ilegal como uber y Cabify, xq ellos dicen que Cabify es legal pero la mayoría de los coches no tienen habilitación. Una vergüenza este Sr.