Peronismo11.11.2017
(5)guardarlectura zen
No hubo acuerdo entre Espinoza y los intendentes y sigue la negociación por el PJ Bonaerense
LPOEl matancero apuesta a encabezar una lista de unidad, pero Insaurralde y Menéndez dicen que está "desgastado".

Fernando Espinoza reunió anoche a los intendentes peronistas de peso en un coqueto restaurante de Barrio Norte. A días del cierre de las candidaturas por la elección del PJ Bonaerense, insistió en su estrategia para convencerlos de que debe seguir en su cargo. Sin embargo, se fue sin llegar a un acuerdo.  

Como anticipó LPO, de la cena clave de anoche en el restaurante Oviedo participaron Gustavo "Tano" Menéndez (Merlo), Leo Nardini (Malvinas Argentinas), Alberto Descalzo (Ituzaingó), Martín Insaurralde (Lomas de Zamora), Mariano Cascallares (Almirante Brown) y Julio Pereyra (Florencio Varela). 

El matancero les explicó que resulta crucial que logren acordar una lista de unidad y eviten ir a internas en medio de la caótica coyuntura que atraviesa el peronismo. El problema está en que todos coinciden en el diagnóstico y en el análisis que hace Espinoza, pero rechazan que sea él quien encabece la boleta.

Los intendentes le dijeron a Espinoza que quieren una cara 'nueva' después de las últimas tres derrotas y que su figura les dificulta hablar de 'renovación' o arrimar a dirigentes que se alejaron del partido

Como supo LPO, los intendentes salieron a cruzar -aunque en buenos términos- al actual presidente del PJ Bonaerense y le recordaron que quieren una cara "nueva" al frente del partido después de las últimas tres derrotas que muchos le adjudican.

Frente a esto, Espinoza respondió que deben llegar a un acuerdo "hacia adelante" y les aseguró que de ser electo el próximo será su último mandato, porque el contexto no es propicio para que se renueven las autoridades del partido ya que no hay ninguna figura de consenso para encabezar la renovación. 

Desde el entorno de Espinoza dijeron a LPO que la negociación está "encaminada", aunque él no saldrá a hacer declaraciones públicas en estos días. Es que los intendentes llegaron anoche a una suerte de "pacto de silencio" para intentar evitar que se embarre más la cancha. 

Sin embargo, en off, reconocen que en la cena quedó claro que será muy difícil convencer a Espinoza para que deponga su candidatura. 

A días del cierre, los intendentes tampoco quieren dar el brazo a torcer y siguen intentando convencer a Espinoza de que no tendrá los apoyos necesarios, aunque saben que les será difícil correrlo de la conducción. 

Menéndez e Insaurralde fueron claros cuando le plantearon anoche el panorama al matancero. Le dijeron que es una figura "desgastada" y que de seguir al frente los complicará para propagar el discurso de renovación que necesitan para la reconstrucción del partido. 

El intendente de Merlo -uno de los primeros anotados para disputarle el puesto a Espinoza- le dijo que debe "interpretar el mensaje de las urnas". Se sabe que empuja por el regreso de figuras que se alejaron del PJ -como Felipe Solá, Diego Bossio o el propio Sergio Massa- y eso le resultaría imposible de seguir Espinoza en el sillón presidencial. En tanto, Insaurralde también piensa que Espinoza debe dar un paso al costado y lo encaró al decirle que debía cambiar su "impronta".

Espinoza parecía registrar estas críticas y las oía asintiendo. "Tomó nota de lo que decían, incluso agradeció la sinceridad", contaron a este medio. Sin embargo, los acuerdos fueron nulos. En definitiva, la idea del matancero era poner sobre la mesa de discusión una lista unificada, algo que los demás también apoyan. 

"Todos estamos de acuerdo en que la interna la tenemos que evitar, los plazos administrativos están vencidos", dijo uno de los intendentes que participa de la negociación en la que también los corre la figura de Eduardo Duhalde, preparado para buscar una excusa para intervenirles el partido, con el guiño de un sector de la Rosada. 

En el PJ creen que Espinoza apuesta a que no haya consenso por otro candidato y terminar desgastando la negociación. En paralelo, Menéndez asegura en público que él quiere competir y -aunque resalta que estaría dispuesto a no hacerlo si encuentran una figura de unidad- ya se muestra lanzado a la campaña y este sábado participó de tres plenarios en la Provincia, en los que habló de "renovación con unidad".

Menéndez estuvo con intendentes de la Segunda Sección y esa foto no fue ingenua, ya que Paco Durañona y Sergio Berni advierten que presentarán una lista para competir en la interna, algo que el intendnete de Merlo quiere evitar aglutinando al resto de los dirigentes locales detrás suyo. 

Mientras Menéndez repite que no se cerrará en ser candidato y que puede haber otras opciones, desde el PJ un grupo apuesta a una "tercera vía" y en ese sentido se barajaba la opción de Fernando Gray o de Alberto Descalzo, que anoche terminó por descartar él mismo al decir que no competirá.En paralelo, el camporista Walter Festa ya presentó su candidatura, al igual que Mario Ishii. 

En los próximos días seguirán las reuniones reservadas para intentar llegar a una lista de unidad. El próximo jueves vence el plazo de presentación de candidatos y el miércoles 28 la Junta Electoral los oficializaría para celebrar la elección el 17 de diciembre.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
5
al amigo espinosa, como pagó la cena, le regalaron un cordon de seda.
4
El problema del peronismo son sus dirigentes.
3
Parece que a chisito no lo quiere nadie. No me extraña que la matancera lo deje plantado en cualquier momento.
2
Yo he visto malos que se han vuelto buenos, pero no he visto jamás un bruto volverse inteligente
1
los cerdos engullen en "coquetos restaurantes de barrio norte",,jajajajajaj