NAFTA
Las versiones de que Trump romperá el Nafta hicieron saltar el peso mexicano
El mercado teme que las negociaciones fracasen y se devalúe la moneda azteca.

El peso mexicano sufrió este lunes su caída más fuerte desde el pasado 2 de junio y orilló los 18,95 pesos por dólar, en un brusco descenso de su cotización que alcanzó el 0,55% y acumula en las últimas seis jornadas una pérdida de valor del 2,67%.

En el mercado el consenso es que la razón del desplome se vincula a la perspectiva que crece de un inminente fracaso de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN o NAFTA, por sus siglas en inglés), ante la posible decisión de la administración de Donal Trump de salirse del acuerdo.

En el mundo financiero se dice que los precios son enormes aspiradoras de información que reflejan los verdaderos estados de situación de una economía y el valor de una moneda, lo es por antonomasia. En este sentido, Benito Berber, economista senior del grupo Nomura, afirmó a LPO que "el tipo de cambio ha comenzado a interiorizar la posibilidad de que la renegociación del TLCAN fracase y éste finalmente desaparezca".

Mientras que, Gabriella Siller, directora de Análisis Económico-Financiero de Banco BASE, agregó que "el peso seguirá vulnerable a pérdidas frente al dólar, en particular por las noticias que puedan surgir de la cuarta ronda de renegociación del TLCAN", que tendrá lugar a mediados de esta semana en Washington y que se supone será la definitiva.

Coinicidió con este análisis Guillermo Aboumrad, analista de la sociedad de bolsa Finamex, quien advirtió que "un fracaso de las negociaciones del TLCAN conduciría definitivamente a una moneda más débil".

La última fuerte corrección cambiaria del peso mexicano se dio en el año 1994 y se hizo sentir sobre todas las economías emergentes como el Efecto Tequila, que le costó a Argentina una recesión del 4,4,% del PBI.

El analista de Finamex agregó que otro factor que ha desencadenado la depreciación de la moneda ha sido la improbable reacción del gobierno mexicano a una potencial reforma impositiva implementada por el gobierno de los Estados Unidos para hacer su país más atractivo a las inversiones. En un contexto donde el gobierno mexicano busca la consolidación fiscal, resulta difícil de imaginar que se implementen reducciones de impuestos corporativos como los que está contemplando su vecino del norte.

La última fuerte corrección cambiaria del peso mexicano se dio en el año 1994 y fue tan amplificado su impacto que se hizo sentir sobre todas las economías emergentes en lo que se denominó como el Efecto Tequila. A la Argentina, que en ese entonces estaba fuertemente expuesta al flujo internacional de capitales como ahora, le significó una fuga repentina de capitales y una caída del PBI del 4,4% en 1995, pese a la asistencia financiera del Fondo Monetario Internacional. En solo cincuenta días, 3.500 millones de dólares habían abandonado el país.

Incluso si con un plan de estabilización financiado por Estados Unidos y la ayuda del Nafta el pico de recesión y de desempleo fue rápidamente revertido en México, el Efecto Tequila creó una ola de desequilibrios de monedas en los países emergentes que se fueron reiterando y golpearon primero a los Tigres Asiáticos, también a Rusia creando el Efecto Vodka años más tarde y luego también a la Argentina con su crisis de deuda que también generó el Efecto Tango.

Esta vez, no habría no Nafta ni financiamiento de Estados Unidos para lograr un esquema que amortigüe la devaluación. Por eso crece la alerta en los mercados emergentes.

La política no ayuda

En ese escenario de incertidumbre externa, la política local no ayuda a tranquilizar los mercados. Aboumrad destacó que es posible que el mercado esté considerando seriamente la posibilidad de una victoria del líder populista de centro izquierda López Obrador, ante la decisión de Margarita Zabala de dividir los votos del Partido Autonomista Nacional (PAN) con su candidatura independiente.

Y si bien el líder del PAN, Ricardo Anaya, se cuidó de afirmar que la decisión de Zabala beneficiaba al Partido Revolucionario Institucional (PRI), la lectura del mercado es que al dividir el voto opositor, en rigor favorece la consolidación de López Obrador. Una lectura que debe compartir el propio Andrés Manuel López Obrador (AMLO); que días atrás recomendó a Zavala que se lance como candidata independiente.

No es un secreto que AMLO no ha logrado despejar la inquietud del mercado ante su hipotético triunfo en las presidenciales del año próximo, ante el temor de que revierta las reformas pro mercado, sobre todo en el sector energético que recientemente fue abierto a la participación privada. Un temor que no comparten -en plenitud- los analistas especializados en energía, pero que si pega fuerte en los sectores financieros.

"Tirar marcha atrás la reforma energética es virtualmente imposible dados los costos hundidos existentes así como por la magnitud de las mismos. Lo más probable es que AMLO tome como su caballo de batalla a la lucha contra la corrupción y al mejoramiento social", afirmó a LPO una fuente del sector energético.

Como sea, la situación interna y externa vuelve a poner en el ojo de la tormenta a la moneda mexicana, agitando un riesgo que en el país y el continente se conoce de sobra.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.