México
Exclusivo: Rocca pidió un acuerdo continental para enfrentar a China
El CEO de Techint habló con LPO. Solicitó libre comercio en América, sin excluir a Brasil.

Paolo Rocca pidió a los gobiernos de Argentina y México asociarse para restringir las inversiones de China, durante su participación en el Foro Empresarial de ambos países realizado esta tarde en la Cancillería, donde atendió en exclusiva a LPO.

Rocca fue el empresario estelar del evento, que abrieron los presidentes Mauricio Macri y Enrique Peña Nieto, quien pidió estabilidad macroeconómica para garantizar inversiones.

Y antes de terminar su ponencia aprovechó para reiterar su temor a perder todo por el crecimiento de China en la región. Como ejemplo, celebró como un triunfo propio el reciente incremento de aranceles en México para importar acero desde el gigante asiático y Taiwán.

En diálogo con LPO confió en que Argentina irá por ese camino y dejó claro que no imagina otro posible. “Hay una conciencia de la importancia de tener una visión que incluya la exigencia de mantener la cancha nivelada para la producción industrial. Y la anomalía de China, que no es una economía de mercado. Esto va a ser un debate importante los próximos meses”.

-¿Le está pidiendo a Macri derogar cuanto antes los acuerdos con China, como el convenio de cooperación del anterior Gobierno?

-No entraría en un acuerdo específico. Pero que quede claro que ahora es un tema.

-¿Cree que Argentina necesita una medida antidumping contra China como ya hay en México?

Un acuerdo de libre comercio con México es interesante, pero había que explorarlo dentro de los límites de la realidad, que es la relación con Brasil, que también es importante y hay que preservar, afirmó Rocca a LPO.

-Macri está avanzando en la relación con la Alianza del Pacífico para ver como se puede articular el posicionamiento comercial internacional de Argentina. Me parece una posición muy sólida.

-Peña Nieto insistió con un acuerdo de libre comercio entre los dos países. ¿Está dispuesto a apoyarlo?

-Para nosotros sería interesante, pero vale la pena explorar dentro de los límites de la realidad, que es la relación con Brasil, porque también es importante y hay que preservar. (El acuerdo de libre comercio con México) tiene que ser algo discutido con nuestros socios del Mercosur. Pero es algo interesante.

Obsesión china

Además de su histórica presencia en Argentina, Rocca es un jugador fuerte en México, donde invirtió 12 mil millones de dólares en los últimos dos años, suficiente para visitar con frecuencia Los Pinos, la imperial residencia presidencial de México. 

Nadie le discute su presidencia de hecho de la Cámara de Comercio Argentino-Mexicana. Carlos Salazar Lomelín (CEO de Femsa, socia de Coca Cola) hace lo propio en la Cámara Mexicano-Argentina y por eso firmaron un convenio con Macri y Peña Nieto en la apertura del foro. 

“Nuestra primera planta de tubos sin costura fue en Veracruz en 1952. Recién dos años después llegamos a Argentina”, reseñó el empresario argentino-italiano, en la apertura de una panel que compartió con el CEO de Arcor Luis Pagani y los mexicanos Salazar Lomelín y Carlos Rojas Mota Velasco (titular de Rotoplas, fabricantes de tanques de agua).

Macri Junto a Rocca, mientras Peña Nieto habla con el CEO de Coca Cola Femsa, Carlos Salazar Lomelín.

En su discurso, el dueño de Techint celebró el cambio de rumbo de Mauricio Macri en Argentina (“estamos pasando de la discrecionalidad a la institucionalidad, con voluntad de construir políticas de largo plazo”) y auguró prontos acuerdos comerciales entre empresas de ambos países.

“Por primera vez en 30 años, Argentina y México están en un camino convergente. No se puede perder la posibilidad de construir una América Latina Industrial”, alentó.

Ponderó que ambos presidentes hayan negociado reformas estructurales con la oposición e insistió en que la relación bilateral está en ciernes de un despegue. “Argentina representa un 0.3% del comercio de México, que es el 2.5% del de aquí. Está todo por construir”, se esperanzó.

Pero su prédica victoriosa cambió cuando empezó a hablar del gigante asiático. “Entre los temas a futuro hay un tema: Los dos países tiene que tener una visión sobre China común”, exigió.

China no es una economía de mercado y plantea un desafío sustancial para todo el mundo, pero en especial para el futuro a diez años de la división industrial de América Latina, advirtió Rocca.

Un dato: uno minutos antes, en otro salón de la cancillería el ministro Francisco Cabrera había presentado una inversión automotriz junto al gobernador de Córdoba Juan Schiaretti, quien recientemente se enfrentó al jefe de Techint por querer importar tubos sin costura de China. Debió intervenir el Gobierno.

“China es un tema sustancial para la industria de nuestros países. Y lo es para todo el mundo, pero en particular para el futuro a diez años de la división industrial de América Latina y Estados Unidos”, explicó Rocca. 

Y le marcó el paso a Macri. “Lo tenemos que tener presente. Lo que percibo hoy en México y espero percibirlo en Argentina es una postura común en asegurar una ‘cancha nivelada’, donde se pueda invertir sin que la naturaleza del Estado de China pueda destruir valor”.

“Tenemos que tener una apertura entre Alaska y Tierra del Fuego. Pero no con China”, sentenció Rocca. Al salir de la sala un empresario intentó minimizar su preocupación, pero no lo logró.

“En China los obreros ya no ganan 20 dólares: ganan 300. Lo importante es que nos integremos”, propuso un invitado. “Si, pero China no es una economía de mercado y eso hay que tenerlo claro”, respondió el CEO de Techint, algo disconforme.

El resto de los oradores del panel (coordinado por periodista de La Nación José Del Río) derrocharon optimismo por el futuro comercial de Argentina y México.

“Me gustó mucho escuchar a Macri declarar la guerra contra la empresa. ¡Perdón! ¡Contra la pobreza!”, se corrigió Salazar Lomelín, presidente de la poderosa Femsa. Anunció jocoso la adquisición de la marca de jugo Ades, “que nació en Tucumán”, recordó. "Mirá que acá se le declaraba la guerra a las empresas", bromeó luego Rocca. 

Pagani ironizó por la devaluación de diciembre ("Ustedes están mejor porque le es más barato", dijo entre risas) y dio el ejemplo su alianza con Bimbo para promover asociaciones entre empresarios de ambos países. “México es muy dulcero. Pero les gusta con chile”, bromeó el dueño de Arcor, en alusión al picante consumido por el país azteca.

Velasco se mostró confiado en sumar mercado en el país, donde está hace 18 años. “Es un consumidor de clase media y exigente”, lo describió.

Temas de la nota:
Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
  • 3
    Armando Piatti
    31/07/16
    17:09
    Como, este señor no tiene una planta de acero en China ? Que tipo de alianza pide ?
    Responder
  • 2
    Susana Garcia
    30/07/16
    19:31
    en mexico hay 50% de pobreza
    fuera el alca
    Responder
  • 1
    dotcom
    29/07/16
    22:03
    Rocca, cagón, chorro, acostumbrate a competir....siempre viviendo de la teta del estado y debajo de sus polleras...reverendo hdmpta!!!!
    Responder