Día de la Memoria
Obama y Macri recordaron a las víctimas de la Dictadura en un predio blindado y sin gente
"Hemos tardado en reconocer los derechos humanos", fue la leve autocrítica del norteamericano.

El presidente Mauricio Macri y su par de Estados Unidos, Barack Obama, recorrieron esta mañana un militarizado Parque de la Memoria, en un homenaje a las víctimas de la última dictadura cívico-militar al cumplirse el 40º aniversario del golpe de Estado de 1976, que no contó con la presencia de ningún familiar u organismo de Derechos Humanos.

Obama llegó al Parque de la Memoria a las 10.20 de la mañana en medio de un fenomenal operativo de seguridad, que incluyó un vallado que impidió que periodistas o cualquier persona se acerquen al lugar. De hecho, la policía detuvo a dos militantes que intentaron acercarle un petitorio al presidente de EEUU, incluido un amigo del Papa Francisco.

El Servicio Secreto tomó el control del Parque de la Memoria, e impidió a la prensa o cualquier persona acercarse a participar del homenaje de los presidentes a las víctimas de la Dictadura.

Macri y Obama recorrieron el muro que recuerda a las víctimas de la dictadura y arrojaron una ofrenda floral al Río de la Plata, en una ceremonia que no fue transmitida en vivo por Presidencia.

Los mandatarios realizaron luego una exposición en atriles, disfrazada de una suerte de conferencia de prensa, aunque los periodistas no tuvieron acceso al predio. La Policía Metropolitana hizo un cerco en la puerta de Ciudad Universitaria e impidió el acceso a la prensa por "órdenes del Servicio Secreto" estadounidense, adujeron. El evento fue cubierto, según anunciaron en el Gobierno, por la "prensa oficial", una entidad desconocida hasta el día de hoy. En concreto, Obama y Macri hablaron con sus propios funcionarios de público (ver video).

En la exposición, el estadounidense volvió a referirse a la polémica sobre el rol de su país durante la dictadura y como toda autocrítica del apoyo dado por su país a la Dictadura, admitió que "hemos tardado en defender los derechos humanos", aunque también defendió la tarea de funcionarios norteamericanos que denunciaron los crímenes.

"Sé que existen polémicas sobre las políticas de Estados Unidos en esos días oscuros. Las democracias deben tener el valor de reconocer cuando no se está a la altura de los ideales que defendemos, cuando hemos tardado en defender los derechos humanos; eso fue el caso de Argentina", reconoció Obama. 

Sin embargo, el mandatario destacó el rol del ex presidente Jimmy Carter, funcionarios estadounidenses y hasta atribuyó algún mérito a su país sobre la tarea profesional del periodista Robert Cox (ex director del Buenos Aires Herald) que trabajaron para denunciar las violaciones a los derechos humanos en Argentina.

"(Carter) fue un presidente que entendió que los derechos humanos son un elemento fundamental de la política exterior", resaltó Obama, que luego mencionó a "periodistas como Bob Cox, que con gran valentía informaron de los abusos de de los derechos humanos a pesar de las amenazas contra ellos y sus familias". También mencionó a los diplomáticos estadounidenses Patricia Derian y Tex Harris, que denunciaron los crímenes de la dictadura.

Marcelo Brosky, les muestra a los presidentes el nombre de su hermano desaparecido.

Así en su blindada defensa, el mandatario estadounidense también destacó que su país desclasificó archivos de la dictadura militar en el año 2002 y reiteró que "como respuesta a una solicitud de Macri" desclasificará más documentos, " incluyendo por primera vez archivos militares y de inteligencia". Aunque en Estados Unidos crecen las denuncias sobre estas "desclasificaciones" y la renuencia de la administración de Obama a cumplir con el acta de acceso a la información.

Así, toda la ceremonia tuvo un sabor extraño, ante la absoluta ausencia de representantes de los organismos que desde los años de plomo de la Dictadura pusieron el cuerpo para reclamar por los desaparecidos, como las Abuelas y Madres de Plaza de Mayo y organizaciones más contemporáneas como HIJOS. Fue extraño presenciar un homenaje sin la presencia de familiares de los homenajeados. 

La única excepción fue la presencia de Marcelo Brodsky, hermano de Fernando Brodsky, desaparecido el 14 de agosto de 1979, quien le mostró a los presidentes en el muro los nombres de su hermano y de Tony Motta, periodista de nacionalidad estadounidense que fue la última periodista desaparecida, en noviembre de 1980.

Gesto a las organizaciones 

Obama acaso se dio cuenta del estruendoso silencio que implicaba la ausencia de los familiares de las víctimas y en la simulada conferencia de prensa afirmó que el Parque de la Memoria "es un homenaje" a las víctimas, pero "también un homenaje a la valentía y a la perseverancia de los padres, los cónyugues, los hermanos y los hijos que los aman y recuerdan, quienes rehusaron abandonar los esfuerzos en la búsqueda de la verdad y la Justicia que se merecen".

"A esos familiares, a sus incesantes y constantes acciones que han marcado una diferencia. Ustedes han liderado los increíbles esfuerzos para que se responsabilicen a aquellos que perpetraron esos crímenes. Ustedes son los que harán que el pasado se recuerde y se cumpla con la promesa de 'Nunca Más'", agregó.

Obama destacó que "se necesita valor para que una sociedad aborde las incómodas verdaderas de las épocas oscuras de su pasado" y reconoció que enfrentar "los delitos cometidos por nuestros líderes, por nuestra gente, puede ser fuente de división y de frustración. Pero es fundamental que avancemos, que construyamos un futuro en paz y con prosperidad, en un país que respete los derechos de todos sus ciudadanos", sostuvo.

Incluso, el presidente tuvo una mención hacia la organización que lidera Estela de Carlotto, que ayer anunció que no iba a participar del homenaje. Lo hizo al destacar "a los científicos que respondieron al llamado de las Abuelas de Plaza de Mayo, que ayudaron a identificar a las víctimas en Argentina y en todo el mundo".

Ayer, todos los organismos de derechos humanos decidieron que no participarían de "ningún acto oficial junto al presidente norteamericano", debido a falta de "consenso" sobre esa posibilidad. "No es el momento para que estemos en un lugar así cuando estamos recordando 40 años de algo tan atroz, lleno de dolor", explicó Estela de Carlotto.

Ayer, en la conferencia en la Rosada, Obama admitió que en los 70 "el reconocimiento de los derechos humanos (...) era tan importante como el hecho de luchar contra el comunismo", una forma de avalar las dictaduras. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.